Atualidade COVID-19

Conselhos para viajar com segurança

Guadalupe

Cáceres

Situada en la comarca cacereña de Las Villuercas, Guadalupe es un histórico pueblo de calles empedradas y casas de arquitectura tradicional que alberga monumentos de gran valor, entre los que sobresale el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Guadalupe permitirá recorrer otras localidades serranas pertenecientes a Las Villuercas, como Cañamero, Logrosán o Berzocana. Otro de los atractivos de la zona será descubrir la sencilla pero suculenta gastronomía extremeña, caracterizada por la excelente calidad de sus materias primas.

Asentada a los pies de la sierra de Altamira, La Puebla de Guadalupe es un lugar ilustre por su historia y por el destacado patrimonio monumental que conserva. Esta típica villa serrana, declarada Conjunto Histórico-Artístico, creció al abrigo del Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993, el Monasterio fue mandado construir en el siglo XIV por el rey Alfonso XI de Castilla, en agradecimiento a la Virgen tras su victoria en la batalla del Salado, en el año 1340. Desde su fundación, se convirtió en uno de los principales centros de peregrinación de la península. También fue escenario de importantes acontecimientos, entre ellos la audiencia que concedieron los Reyes Católicos a Cristóbal Colón para otorgarle dos carabelas que le permitirían emprender rumbo a América. Tras admirar su soberbia fachada, en la que resaltan sus puertas de bronce, se accede al interior del edificio. En él sobresalen sus dos claustros, uno de ellos gótico y otro de estilo mudéjar, en el que se alza un templete de transición del gótico al mudéjar. La sacristía del monasterio es de visita obligada, ya que contiene once lienzos de Francisco de Zurbarán. Igualmente, habrá que acercarse al camarín de la Virgen, con algunas obras de Lucas Jordán, donde se guarda la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de Extremadura. En la céntrica Plaza de Santa María, la fuente de los Tres Caños recuerda uno de los hitos históricos de La Puebla, ya que en ella fueron bautizados los primeros indios traídos por Colón tras su segundo viaje a América. Frente al Monasterio se alza el antiguo hospital de San Juan Bautista (siglos XIV y XV), actual Parador de Turismo. A lo largo de su existencia, el edificio dio cobijo a multitud de peregrinos que acudían a Guadalupe. También fue una importante Escuela de Medicina, donde se formaron doctores que sirvieron en la corte real. Anexo a esta construcción se encuentra otro edificio que recuerda el esplendor cultural que vivió esta población en el pasado: el Colegio de Infantes, donde los alumnos aprendían canto, gramática y teología y que actualmente forma parte del Parador de Turismo de Guadalupe. La calle Mayor, que conecta las partes alta y baja de la ciudad, se convierte en el eje principal de un entramado de calles empedradas y casas de arquitectura tradicional con balcones de madera, pórticos y soportales. Otro monumento destacado es la Ermita del Humilladero (siglo XV),  a unos cuatro kilómetros del centro del pueblo.

Gastronomía, fiestas y alrededores

Guadalupe es un buen escaparate de la cocina de la tierra. Platos caracterizados por su sencillez y la excelente calidad de sus ingredientes: embutidos ibéricos, ajoblanco, migas (con chorizo, tocino y pan), caldereta de cordero o pollo “a lo padre Pedro”. Los vinos con Denominación de Origen Ribera del Guadiana son el mejor acompañamiento para estas recetas. Una de las fiestas más importantes de La Puebla es la que se celebra en honor de la Virgen de Guadalupe, que tiene lugar cada 8 de septiembre. Entre las tradiciones más arraigadas en el pueblo destaca la artesanía del cobre, una técnica ancestral cuyo origen tiene que ver con las labores de los monjes jerónimos del Monasterio en la Edad Media. De generación en generación ha pasado este arte, con el que hoy se elaboran a mano desde jarrones hasta piezas decorativas o bisutería que pueden comprarse en muchas de las tiendas tradicionales del centro del municipio.  Guadalupe es la excusa perfecta para recorrer Las Villuercas, macizo montañoso situado al este de Extremadura. El recorrido por los bellos parajes serranos conducirá por localidades como Bohonal de Ibor, Cañamero, Logrosán o Berzocana. Otra opción es acercarse hasta la comarca de La Vera, con un paisaje exuberante marcado por la ribera del Tiétar, a lo largo de la cual encontramos lugares como Hervás, el Monasterio de Yuste o Jarandilla de La Vera, cuyo castillo-palacio es hoy Parador de Turismo. Entre Navalmoral de la Mata, Plasencia y Trujillo, se sitúa el Parque Nacional de Monfragüe, espacio natural en el que se pueden realizar excursiones a pie, rutas en bicicleta o a caballo. Además, a poco más de 20 kilómetros de Guadalupe encontramos el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, un macizo montañoso de más de 2.500 kilómetros cuadrados reconocido por la UNESCO por su patrimonio geológico singular.

Não deixe escapar

O que visitar


Selecione na lista ou navegue pelo mapa para descobrir os pontos de interesse.