Atualidade COVID-19

Conselhos para viajar com segurança

Modernismo en Palma de Mallorca

Palma

Mallorca

Recorrido por la arquitectura modernista y art-nouveu de la ciudad.

Grandes nombres del modernismo catalán como Gaudí o Domènech i Montaner marcaron la arquitectura de Palma de Mallorca con su estética a principios del siglo XX. Este itinerario recorre los edificios modernistas más representativos de la ciudad, un estilo que hoy en día sigue impactando a quien lo mira.

La ruta que sugerimos a continuación se puede realizar caminando, en un tiempo aproximado de 2-3 horas.

Parlament-Antiguo Círculo Mallorquín

El itinerario comienza en el edificio del Parlament de las Islas Baleares, el antiguo Círculo Mallorquín. La decoración modernista se aprecia en las ventanas, columnas y capiteles. Muy cerca también tenemos Can Corbella, un original edificio de viviendas de estilo neomudéjar. Las columnas de madera superpuestas a la fachada, junto con los arcos de herradura y vidrieras de colores de la planta baja son algunos de sus elementos más sobresalientes.

Edificio Paraire

Continuamos en busca del Edificio Paraire, en el que destaca la sensación de verticalidad, la decoración de líneas geométricas y la combinación de vidrio, piedra e hierro forjado en los balcones. Del mismo arquitecto modernista es la siguiente parada, Can Roca, cuyos balcones ya cuentan con el colorido ornamental de la cerámica.

Detalle de la fachada de Can Corbella, Palma

Can Casasayas-Pensión Menorquina

Ya en la plaza del Mercat encontramos estos dos inmuebles “hermanos”: fueron proyectados de manera simultánea, con una estética similar y debían estar unidos por un paso voladizo que finalmente no se construyó.  Las líneas onduladas de la fachada evocan a las de la Casa Batlló de Barcelona.

Gran Hotel

Es nuestro siguiente objetivo, está en la plaza Weyler y es una de las muestras modernistas más significativas de la ciudad. Entre otros elementos, llama la atención su repertorio decorativo art-nouveau, con esculturas y motivos naturalistas, cerámicas policromadas, balaustradas y trabajos de hierro forjado. Por dentro destacan las distintas soluciones arquitectónicas diseñadas para lograr una perfecta iluminación interior. El edificio funciona en la actualidad como centro cultural de la Fundación La Caixa: cuenta con una colección permanente de obras del pintor modernista Anglada Camarasa y programa diferentes exposiciones temporales a lo largo del año.

Fachada del Gran Hotel

Sin salir de la plaza Weyler hallamos otro singular ejemplo de decoración art-nouveau, esta vez aplicada al exterior de un local comercial donde estuvo la famosa pastelería Forn des Teatre.

Can Forteza Rey-Almacenes El Águila

Llegamos a estos dos edificios vecinos que captan inevitablemente la mirada con la riqueza ornamental que exhiben sus fachadas. Los múltiples colores de sus cerámicas y baldosas fragmentadas (trencadís), los sinuosos balcones y barandillas de hierro forjado, la abundancia escultórica de los miradores o las paredes decoradas con motivos florales, vegetales y animales son impactantes. Bajando por la calle Colom hallamos la Antigua Casa de las Medias. Aquí hay que fijarse en el trencadís bajo los balcones, los plafones circulares de cerámica, las molduras curvilíneas y de tipo vegetal y, por supuesto, los balcones triangulares del último piso.

Ejemplos de modernismo de la Palma

Can Barceló

Tomamos rumbo hacia este edificio de viviendas, para admirar en su fachada varios conjuntos cerámicos con alegorías de las artes, la economía y la artesanía. De estilo modernista también es la ornamentación de inspiración vegetal y zoomórfica.  Más adelante también podemos hacer una parada en el Museo de Mallorca, que cuenta con una sección dedicada al mobiliario modernista. Seguimos en dirección a la Catedral, cuyo interior fue reformado por Gaudí. Antes de salir, y aunque no sea de estilo modernista, no podemos perder la oportunidad de ver la capilla del Santísimo para disfrutar del sorprendente mural de Miquel Barceló.

Can Coll

Nos acercamos a la Lonja de Palma y justo al otro lado de la plaza, tenemos el edificio de Can Coll. Sobresalen la decoración en hierro forjado de sus barandillas y balcones acristalados, así como los motivos vegetales esculpidos en la fachada. Cerca, en la avenida Antoni Maura, hay también otros dos inmuebles con detalles ornamentales modernistas: Can Salas y Can Mulet.

Chica sacando foto a la Catedral de la Palma

¿Con ganas de ver más?

Fuera del centro histórico hay otros lugares de interés de estilo modernista. Por ejemplo, en el barrio de Santa Catalina (la centenaria ferretería La Central, el Hostal Cuba -declarado Bien de Interés Cultural-, los edificios de Can Pujol, Can Palmer…) o en el barrio del Terreno (Villa Schembri, Can Quetglas…). Además, la colección permanente de la Fundación Barceló incluye obras de pintores modernistas como Santiago Rusiñol o Anglada Camarasa.

Descubra mais sobre...