Actualidad COVID-19

Consejos para viajar seguro
Catedral de Santiago por la noche

Velero o trenhotel, dos formas originales de recorrer el Camino de Santiago

none

Opciones para hacer del Camino una vivencia inolvidable

El Camino de Santiago es una ruta única de las que demuestran que el camino  puede ser más importante que la propia meta. Aunque el modo tradicional es completarlo a pie y siempre se tiene que hacer unos kilómetros andando, hay opciones mucho más cómodas que hacen de la experiencia una vivencia aún más inolvidable.

El camino desde el mar

El Camino de Santiago tiene su versión más marinera con la posibilidad de completarlo en velero y hacer paradas en puertos como Santander, Gijón o A Coruña, por ejemplo. La asociación Northmarinas celebra cada año (habitualmente en verano) la travesía “Navega el Camino”. Puedes participar de forma individual o en grupo, tengas o no embarcación y poseas o no el título de patrón. Las inscripciones se suelen abrir en enero en su página web.

Si lo prefieres, puedes hacer el Camino en barco en cualquier momento y de forma libre. Siempre tienes la opción de alquilar una embarcación, contratar un patrón o navegar tú mismo. Si quieres recibir la Compostela (acreditación que certifica que se ha realizado el Camino de Santiago), tendrás que navegar al menos 100 millas náuticas y realizar los últimos kilómetros a pie para recibir el sello final en el Monte do Gozo. Entre los puertos a parar, se encuentran interesantes pueblos marineros como Cudillero, San Vicente de la Barquera o Bermeo, entre otros. Otra posibilidad para hacer parte del Camino de Santiago en barco es la ruta jacobea del mar de Arousa y el río Ulla. Este recorrido se hace en catamarán y conmemora la llegada a Galicia por mar del cuerpo de Santiago Apóstol. La embarcación parte de O Grove, municipio conocido por su marisco, y llega hasta Padrón.

Puerto de San Vicente de la Barquera

El Camino en tren

Es el Tren Peregrino y va desde Madrid a Santiago de Compostela ofreciendo alojamiento y restauración en un hotel sobre raíles. Una vez en Galicia, el tren realiza distintas paradas en ciudades como Vigo, Pontevedra o Vilagarcía de Arousa. En cada lugar podrás elegir si recorrer una etapa completa, hacer sólo la mitad, hacerlo a pie o en bicicleta o dedicar el día a conocer la ciudad. De este modo, podrás recibir la Compostela a tu llegada a Santiago de Compostela siempre que hayas recorrido a pie 100 kilómetros de la peregrinación (o 200 kilómetros si lo haces en bicicleta). Además, siempre tendrás la ventaja de poder dejar el equipaje en el tren y descansar cada noche en el tren. El Tren Peregrino funciona habitualmente durante el mes de agosto y el trayecto tiene una duración de cinco días y cuatro noches.

Collage del Tren del Peregrino
Descubre más sobre...