Actualidad COVID-19

Consejos para viajar seguro
Museo Guggenheim en Bilbao

Bilbao en dos días

Bizkaia

Bilbao en dos días

Si te apetece hacer una escapada de dos días y quieres conocer una de las ciudades más vanguardistas de España, Bilbao es tu sitio. Aunque solo tengas 48 horas, te garantizamos que te dará tiempo a ver desde los edificios más innovadores de diferentes arquitectos internacionales como el Guggenheim hasta los monumentos del casco viejo. Además, vas a poder probar una de las gastronomías más deliciosas del país. ¿Has oído hablar de los pintxos?

Primer día

El primer día puedes dedicarlo a conocer Bilbao desde dos perspectivas: la ciudad desde las alturas y el Bilbao más moderno con iconos como el Museo Guggenheim o el Palacio Euskalduna. Te espera un día de lo más completo.

Desplazamiento: A pie / Duración: 1 día

Plaza Nueva en Bilbao

Mañana “desde lo alto”

¿Uno de los mejores lugares para empezar el día en Bilbao? Sin duda, desayunando en el mítico Café Iruña, junto a los jardines de Albia. Abierto desde 1903, es todo un referente para bilbaínos y visitantes. A menos de 10 minutos, cruzando la ría de Bilbao, te encontrarás con el elegante Ayuntamiento, justo en la orilla y seguramente será el momento de hacer la primera foto del viaje. Después, un pequeño paseo te llevará hasta el funicular de Artxanda, que une la zona del Campo Volantín con el monte Artxanda. Te recomendamos cogerlo para tener unas vistas fantásticas de Bilbao. Una vez abajo, toca cruzar por uno de los primeros ejemplos de arquitectura moderna que te vas a encontrar: el Puente Zubizuri (del arquitecto Santiago Calatrava) para contemplar de fondo las torres del arquitecto japonés Isozaki Atea. Un tranquilo paseo siguiendo la ría, te llevará hasta el que seguramente sea el punto estrella de tu viaje: el Museo Guggenheim Bilbao.

Ayuntamiento de Bilbao

Museo Guggenheim y hora de comer

A las puertas del museo, lo primero que te recibe es la escultura de una araña de nueve metros de altura llamada Mamá, de Bourgeois. Todavía más sorprendente resulta el propio museo -hecho a base de 33.000 planchas curvilíneas de titanio ideadas por Frank Gehry con la ayuda de un avanzado software de la industria aeroespacial- y que se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Otra sorpresa también en el el exterior del edificio es Puppy, un enorme perro creado por Jeff Koons hecho a base de acero y flores. Según dispongas o no de tiempo, nunca está de más pasar al interior del museo para ver sus exposiciones permanentes y temporales dedicadas al arte contemporáneo e incluso comer allí.

Interior y exterior del museo Guggenheim

Tarde por el Palacio Euskalduna y Azkuna Zentroa

Después de comer, si cruzas uno de los últimos puentes construidos en Bilbao, el de Pedro Arrupe, podrás echar un vistazo a la Universidad de Deusto. Volviendo a cruzar esta vez por el puente de Deusto y caminando por la avenida Abandoibarra, llegarás a otro símbolo importante de la arquitectura contemporánea: el Palacio Euskalduna, que acoge todo tipo de espectáculos y exposiciones. Tras comer y para continuar la tarde caminando tranquilamente, lo mejor es adentrarse por la zona del Ensanche por calles como Sabino Arana, Rodríguez Arias o Alameda Urquijo. Así llegarás hasta el majestuoso edificio de la Alhóndiga (Azkuna Zentroa). Este antiguo almacén de vinos ha sido recuperado por Philippe Starck y hoy en día es un polifacético centro cultural que cuenta con sala de exposiciones, cines, un design corner o un restaurante en el que puedes cenar y si es verano tomar algo en la terraza en un ambiente chill out. ¿A que ha sido un día de lo más completo?

Palacio Euskalduna en Bilbao
Visitas imprescindibles

Qué ver


Segundo día

Hoy toca combinar la zona del Ensanche con el Bilbao más tradicional concentrado en el casco viejo. Nos disponemos a descubrir las famosas “7 calles” y a probar los pintxos más ricos. ¿Preparado?

Desplazamiento: A pie / Duración: 1 día

Mercado de la Ribera en Bilbao

Mañana en la Basílica de Begoña

Si te levantas con bastante tiempo, recomendamos empezar el día en un punto un poco más alejado y que domina la ciudad desde lo alto pero donde merece la pena acercarse: la Basílica de Begoña, uno de los símbolos de Bilbao y un santuario en el que se venera a la Virgen de la Begoña, muy asociada al mar ¿Sabías que desde el S. XVI muchos barcos bilbaínos se han llamado “Begoña” o que la gente del mar saluda al santuario al divisarlo al remontar la ría? Para llegar desde allí hasta el casco viejo, puedes animarte a ir caminando y bajar por las escaleras de Mallona hasta la plaza de Unamuno. Si es domingo, puedes acercarte primero hasta el parque del Arenal, donde montan un bonito mercado de flores y los colores y olores lo invaden todo. Además, la misma plaza de Unamuno es un buen lugar para pararse a tomar un café y disfrutar del ambiente.

Pintxos en Bilbao

El carácter más tradicional de Bilbao

Ahora lo mejor es que te “pierdas” por las callejuelas empedradas del casco histórico de la ciudad y en concreto por la zona conocida como “las 7 calles”: las vías paralelas que comienzan en Somera. A lo largo de ellas y de sus alrededores, puedes visitar por ejemplo el mercado de la Ribera, uno de los mayores mercados cubiertos de toda Europa. Se trata de un sitio muy especial, porque además de puestos tradicionales de productos frescos, hay bares-restaurantes con una cuidada selección de pintxos (si todavía no habías probado estas deliciosas obras culinarias en miniaturas típicas del País Vasco… ¡es el momento!) Más puntos interesantes que encontrarás por esta zona. La iglesia de San Antón, la catedral de Santiago o el edificio de la Bolsa. Por cierto, junto a este edificio, puedes ver una estrella en el suelo: marca el único sitio de las 7 calles desde donde es posible ver la basílica de Begoña. Si llegado este punto todavía no has comido en algún local de la zona, te recomendamos que te acerques caminando a la cercana plaza Nueva. Si es domingo, tendrás la suerte de asistir a su mercado semanal, con padres e hijos buscando e intercambiando todo tipo de objetos y antigüedades. Además, hay multitud de locales con oferta de pintxos en sus barras. Y si los acompañas del vino de la tierra, el txacoli, mejor.

Ría de Bilbao

Tarde de despedida

Aunque ya nos quedan pocas horas en la ciudad, vamos a intentar aprovechar el tiempo. A menos de cinco minutos de la plaza Nueva, podemos ir caminando tranquilamente hasta el teatro Arriaga, un bellísimo edificio inspirado en la Ópera de París. Si hemos reservado entrada para alguna obra, es una buena manera de despedir el día. Si no, la tarde podemos dedicarla a adentrarnos de nuevo en la zona del Ensanche cruzando hacia la plaza Circular. Desde aquí, siguiendo la Gran Vía de Don Diego López de Haro, encontraremos varias tiendas para hacer compras, el palacio de la Diputación Foral o las originales entradas al metro, llamadas cariñosamente “fosteritos”, ya que han sido diseñadas por Norman Foster. No muy lejos, siguiendo por la calle Elcano, la tarde también puede acabar visitando la completísima colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao o descansando junto a un lago en el parque de Doña Casilda Iturrizar.

Teatro Arriaga en Bilbao
Visitas imprescindibles

Qué ver


Consejos y recomendaciones

Te hemos propuesto 48 horas de lo más intensas en Bilbao. Sin embargo, en caso de que tengas más días de vacaciones, nos gustaría recomendarte también otros tres planes. El primero, navegar por las aguas del Nervión (¿sabes que incluso existe un experiencia de Nautic Gourmet)?

El segundo, acercarte a Portugalete (a menos de 10 kilómetros) hasta el Puente Colgante de Bizkaia, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO y obra del discípulo del creador de la Torre Eiffel. Y, por último, la tercera excursión que te sugerimos, sobre todo si es verano, es que te des un baño en las cercanas playas de Getxo, a unos 20 minutos de Bilbao.

Descubre más sobre...
Qué hacer

Planes para inspirarte