Actualidad COVID-19

Consejos para viajar seguro
Turista en el arco del triunfo en Barcelona

Barcelona en dos días

Barcelona

Un fin de semana en una de las ciudades más famosas del mundo

La amplia oferta cultural y de ocio hace que Barcelona sea una de las ciudades más visitadas del mundo. De hecho, como buen destino cosmopolita, prácticamente cualquier plan es bienvenido en Barcelona. Si la visitas por primera vez, quizás quieras aprovechar para vivir un fin de semana en el que disfrutar de lo fundamental y empaparte del ambiente de la ciudad para volver de nuevo en el futuro. La verdad es que dos días resultan poco tiempo para recorrerla, pero vamos a intentarlo.

Día 1

El casco viejo de la ciudad, la Barcelona marítima y las vistas desde Montjuïc son el eje de nuestro primer día en Barcelona.

Distancia:9.5Km

Paseo por el centro histórico

A primera hora de la mañana, toca empezar desayunando por la zona con más encanto de Barcelona, el barrio Gótico (¡aquí abundan las chocolaterías y pastelerías tradicionales!), y perderse por las callejuelas de la que fuera la Barcelona romana y medieval. Da un paseo recorriendo y contemplando la plaza del Rey, la Catedral, la Iglesia de Sant Felip Neri, los palacios de la Generalitat y el Ayuntamiento o la Iglesia de Santa María del Pi. Encontrarás rincones que parecen salidos de un cuento, como el precioso Puente del Bisbe que une la Generalitat con la Casa dels Canonges. Desde aquí puedes acceder a la calle más famosa de la ciudad: La Rambla, 1.200 metros que ningún visitante de Barcelona se debería perder. Terrazas, artistas callejeros, floristas y quioscos te acompañarán en el camino y, a medida que avances, te irás encontrando con algunos lugares muy conocidos como el Mercado de la Boquería (¿te animas a hacer un taller de cocina española?), la plaza Real o el Gran Teatre del Liceu. Cuando La Rambla llega al mar, hallarás el icónico Mirador de Colom, al que puedes subir para ver Barcelona desde las alturas.

 Barrio Gótico de Barcelona

Comer con vistas al mar y teleférico a Montjuïc

Al final de La Rambla, llegarás a la zona conocida como Port Vell (puerto viejo). Si sigues caminando a través del Moll de la Fusta (muelle de madera), contemplarás esculturas contemporáneas, barcos fondeados… Así hasta llegar a la playa de la Barceloneta. Aprovecha para reservar mesa en alguno de los restaurantes de la zona especializados en paellas, fideuá y marisco. Y si es en una terraza con vistas al mar, mejor. Además, si hace buen tiempo y te animas, incluso puedes meterte un ratito en el agua. Si ha sobrado tiempo antes de cenar y quieres tener unas vistas privilegiadas del puerto y la ciudad, una opción para pasar la tarde puede ser subir hasta la montaña de Montjuïc. Se puede llegar fácilmente desde la estación de Paral·lel, con el funicular y el teleférico. Allí está el Museu Nacional d´Art de Catalunya y la Fundació Joan Miró. Si vas justo de tiempo, mejor da un pequeño paseo por el bonito Parc de la Ciutadella, el pulmón de Barcelona.

Vista del teleférico a Montjuïc en Barcelona

Fuente Mágica y cena en El Raval o en el Born

Si has ido hasta Montjüic, aprovechando que estás por la zona, seguro que te gustará presenciar por la noche el espectáculo de luces, música y agua de la Fuente Mágica de Montjuïc (según la época del año, suele tener lugar entre las 20.00 y las 22.00 h.). A la hora de cenar, puedes acercarte hasta el Born, barrio encantador donde los haya y de gente cool que cuenta con otros puntos fuertes de la ciudad como el Museo Picasso o la Iglesia de Santa María del Mar. Sin duda, ideal para cenar y tomar la primera copa.

La Catedral del Mar en Barcelona
Visitas imprescindibles

Qué ver


Día 2

El modernismo y en concreto la obra de Antoni Gaudí serán los grandes protagonistas de nuestro segundo día en Barcelona.

Distancia:9.5Km

Mañana en la Casa Batlló y La Pedrera

Podemos empezar hoy nuestro camino en la plaza de Catalunya, desayunar el típico pa amb tomàquet (pan con tomate) y llegar en menos de 10 minutos a la Casa Batlló en pleno passeig de Gràcia. La Casa Milà o La Pedrera la encontrarás un poco más adelante, en la calle de Provença. El exterior de estos dos edificios modernistas, ideados por Gaudí y declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO, ya llamará tu atención. Pero, si tienes tiempo, te recomendamos también visitar su interior para aprender todavía más sobre la imaginación y las formas imposibles de Gaudí. Por cierto, para descubrirlo todo sobre el modernismo catalán, puedes apuntarte a la ruta Barcelona Walking Tours Modernisme por el Quadrat d´Or. Y ya que estás en el passeig de Gràcia… ¡aprovecha para darte un capricho y comprar!, porque aquí están algunas de las firmas más exclusivas de la ciudad.

Casa Batlló

Sagrada Familia: el icono indiscutible de Barcelona

La Ruta Azul del Barcelona Bus Turístic tiene una parada justo enfrente de este monumento declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO del que te recomendamos que reserves la entrada con antelación. Estamos en un momento muy especial del viaje, ya que vamos a conocer todo un símbolo de la arquitectura mundial y la obra más conocida de Gaudí. Aunque su construcción aún continúa desde que se iniciara en 1882 (se prevé que en 2026 se finalice), merece la pena subir a lo alto de sus originales torres y contemplar la magnífica vista de Barcelona. Una curiosidad: ¿sabías que aquí está enterrado el propio Gaudí que fue atropellado por un tranvía?

Interior de la Sagrada Familia

Comida en Gràcia y Park Güell

La misma Ruta Azul del Bus Turístic puede dejarnos también en el Park Güell. Pero antes, podemos hacer una parada en el barrio de Gràcia para comer. Es una de las zonas más carismáticas de Barcelona. Se suele decir que aquí la vida es “muy de barrio”, hay muy buen ambiente entre los vecinos y, junto a los bares y restaurantes de toda la vida, han abierto tiendas de nuevos diseñadores y locales de restauración multiculturales. Después de comer lo mejor es ir a dar un paseo por el Park Güell, también obra de Gaudí y Patrimonio Mundial y uno de los mejores sitios para disfrutar del atardecer. Seguro que te querrás hacer fotos en su Escalinata del Dragón, en la Sala Hipóstila, con la panorámica de la ciudad de fondo… El propio parque ofrece visitas guiadas en varios idiomas de 50 minutos si quieres que te cuenten todos sus secretos.

Parc Güell en Barcelona

Cena gourmet

Para acabar el viaje por todo lo alto, y si te gusta la alta cocina, puedes darte el capricho de ir a alguno de los restaurantes de la ciudad más conocidos, varios de ellos en la zona del Eixample: Lasarte, Moments, Caelis, Hofmann, Disfrutar, Cinc Sentits, Tickets, Via Veneto… Tienes muchos para elegir. Si no, también puedes acabar en el Port Vell disfrutando de la brisa del Mediterráneo y pasándolo bien en algún local en el Maremàgnum.

Vista aérea del Passeig de Lluis Companys en Barcelona

Bonus track

Resulta difícil encajar en dos días todo lo que hay que ver en Barcelona. Por eso, si cuentas con algo más de tiempo (por ejemplo, un viernes por la tarde si vienes un fin de semana completo), no nos resistimos a recomendarte otros dos puntos algo más alejados del centro también muy interesantes. El primer plan consiste en coger el funicular que te lleva hasta la montaña del Tibidabo, donde está el parque de atracciones de Barcelona y resulta perfecto si viajas con niños. El segundo plan, algo menos conocido pero más original, sobre todo entre los más jóvenes, es acercarte hasta los bunkers del Carmel, el lugar que para muchos -a pesar de estar algo alejado- es el mejor mirador de Barcelona. Las líneas de autobús V17, 24, 92, 114 o 119 te dejan cerca, aunque tendrás que caminar unos 10 minutos. ¡Imprescindible para ver cómo la ciudad se va iluminando al atardecer! Por cierto, no nos olvidamos de los futboleros. Si más allá de planes culturales, tu ilusión es conocer el estadio del FC Barcelona por dentro, el Camp Nou, el tour Camp Nou Experience incluye visita al museo, zona de trofeos, túnel de jugadores, zona de prensa…

Monte Tibidabo en Barcelona
Visitas imprescindibles

Qué ver