Actualidad COVID-19

Consejos para viajar seguro
Vista de Sevilla al atardecer

Ruta de 7 días por Andalucía

andalucia-coche

Recorre Andalucía

¿Estás planeando un viaje por el sur de España para tus próximas vacaciones? ¿No estás seguro de cuál es el mejor itinerario? Andalucía es la segunda zona más extensa del país -de un extremo al otro hay alrededor de 600 kilómetros- por lo que te recomendamos al menos una semana si quieres conocer sus ciudades más famosas. Prepárate para ver llamativos pueblos blancos, para pasear por palacios de arquitectura islámica, para subir a lo alto de catedrales y fortalezas, para descubrir escenarios de “Juego de Tronos” y “Star Wars”, para experimentar la pasión por el flamenco, para probar tapas y vinos como el Jerez y para conocer a gente con una alegría que no se encuentra en otros sitios. Para ir a tu ritmo, lo mejor es que alquiles un coche. ¡Te espera una semana apasionante!

Día 1 Málaga

Te proponemos comenzar el viaje en Málaga, en plena Costa del Sol y con múltiples conexiones aéreas internacionales.

Mañana en el casco histórico Tras un buen desayuno en la plaza de la Constitución, tu primera parada puede ser en la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, a la que se conoce como “La Manquita” porque la torre sur quedó inacabada. Existe una modalidad de visita que te permitirá subir a las cubiertas y contemplar toda la ciudad desde lo alto. Después, lo mejor es que te acerques hasta el Teatro Romano y la Alcazaba, un palacio fortaleza que construyeron los gobernantes musulmanes. Verás que en lo alto de esa zona hay también un castillo, el de Gibralfaro, al que puedes llegar cogiendo la línea 35 de autobús que sale de la Alameda Principal. Justo ahí está además uno de los mejores miradores de la ciudad, desde donde verás incluso la costa. Tarde de museos y compras en la calle Larios A la hora de comer puedes ir a alguno de los locales más emblemáticos de la ciudad como El Pimpi y probar la ensaladilla, el flamenquín ibérico, la pringá… Después, aprovecha la tarde para ir a alguno de los museos de la ciudad como el Carmen Thyssen o el Museo Picasso. ¿Sabías que en esta ciudad nació el famoso pintor? De hecho, también se puede visitar su casa natal y otros lugares relacionados con su vida. Si te apetece hacer unas compras, lo mejor es que te des un paseo por su famosa calle Larios, animadísima y llena de tiendas. Atardecer en el puerto La tarde puedes dedicarla a darte un baño en la playa de La Malagueta si las temperaturas acompañan. Si no, un paseo por el Palmeral de las Sorpresas te llevará hasta la zona del puerto conocida como Muelle Uno. Allí encontrarás el curioso cubo de colores del Centre Pompidou y caminando llegarás hasta La Farola, un antiguo faro que se terminó de construir en 1816. Verás además que hay multitud de tiendas y restaurantes para que acabes bien el día. Desde allí se viven algunos de los atardeceres más imponentes de la ciudad.

Día 2 Ronda

Lo mejor es que en la propia ciudad de Málaga alquiles un coche para el resto de tu viaje. A hora y media te espera Ronda, uno de los lugares más sorprendentes y fotografiados de Andalucía.

Desplazamiento: En coche

Vistas a un puente de 98 metros de altura Aunque la ruta más corta para llegar a Ronda es por el norte -carreteras A-357 y A-367-, si quieres, puedes hacer una ruta un poco más larga yendo por el sur y parar en Marbella, famosa por sus playas, sus puertos deportivos, sus tiendas de lujo y restaurantes de categoría como el del chef Dani García. Una vez en Ronda, el lugar que no puede faltar en tu visita es su Puente Nuevo sobre el Tajo, de 98 metros de altura, construido entre 1751 y 1793 y sobre un precipicio que impresiona. ¿Qué otros puntos fuertes tiene Ronda? La plaza de toros (una de las más antiguas de España), la Alameda del Tajo (un bonito paseo con un gran mirador), los jardines del Palacio del Rey Moro, los Baños Árabes… Por cierto, una ruta de tapas por los bares de Ronda siempre es un placer. Posible excursión de tarde La atmósfera que se crea en Ronda al iluminarse tenuemente sus calles es muy romántica, pero si quieres aprovechar la tarde para conocer otro sitio, prueba a ir a alguno de los típicos pueblos blancos de Cádiz. Por ejemplo, Setenil de las Bodegas está a solo media hora en coche y te sorprenderá porque sus casas están enclavadas dentro de la montaña aprovechando el tajo creado por el río en la roca. ¡Un lugar muy fotogénico ¿Otro pueblo blanco interesante? Arcos de la Frontera, a poco más de una hora de Ronda. Está ubicado sobre una peña y sus casitas blancas, sus calles estrechas y empinadas y sus impresionantes miradores enamoran a cualquiera. Pura esencia de Andalucía.

Ronda al atardecer, Málaga

Dia 3 Jerez de la Frontera y Cádiz

A escasa media hora de Arcos de la Frontera aparece Jerez de la Frontera, el mejor lugar para adentrarse en el mundo del caballo andaluz.

Desplazamiento: En coche

Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre ¿Has visto alguna vez de cerca un caballo de pura raza española? Esta escuela organiza visitas temáticas para poder ver el entrenamiento de los caballos con sus jinetes y el espectáculo “Cómo bailan los caballos andaluces”, un auténtico ballet ecuestre en el que además se usa el vestuario típico del siglo XVIII. Otra de las cosas que hace famosa a Jerez es su Ruta del Vino y el Brandy, así que aprovecha que estás allí para hacer una cata en alguna de sus bodegas. Tarde en Cádiz Si no estás muy cansado, merece la pena ir a la ciudad de Cádiz, a poco más de media hora. Nos acercamos a aguas del Atlántico, así que, si el tiempo acompaña, puedes darte un baño. Si no, merece la pena pasear por esta ciudad que está considerada como la más antigua de Occidente. Te gustará su barrio de la Viña, su barrio del Pópulo (el más antiguo de la ciudad), su Catedral… Y como no, te recomendamos comer un papelón de pescaíto frito al sol en la playa de La Caleta, un lugar también perfecto para vivir uno de esos atardeceres que no se olvidan. La luz de Cádiz es mágica.

Feria del Caballo en Jerez

Días 4 Sevilla

Hoy toca uno de los “platos fuertes” de la ruta. La capital de Andalucía tiene varios monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad y un encanto que la convierte en una de las ciudades más bonitas de España. Llegarás a ella en menos de hora y media desde Cádiz. Te aconsejamos que a poder ser amplíes tu ruta y le dediques al menos dos días.

Desplazamiento: En coche

Catedral, Giralda y Real Alcázar El punto perfecto para empezar el día es la plaza del Triunfo. Justo aquí se alza la imponente Catedral, uno de los templos cristianos más amplio del mundo y donde está la tumba de Cristóbal Colón. Su torre de la Giralda te hará mirar hacia arriba, pues, con sus casi 100 metros de altura fue en su época la torre más alta del mundo. La buena noticia es que puedes subir a lo alto del que es seguramente el símbolo más conocido de Sevilla. Justo enfrente está el Real Alcázar de Sevilla, un conjunto de palacios donde han residido reyes de diferentes épocas con unos jardines que parecen sacados de un sueño y donde no querrás que pase el tiempo… Si eres fan de “Juego de Tronos” te gustará saber que estás en el Palacio del Reino de Dorne. Barrio de Santa Cruz y Plaza de España A la hora de comer, ningún barrio como el de Santa Cruz para sentir la esencia de la ciudad y reponer fuerzas. Estrechas callejuelas, plazas donde descansar, bares donde tomar tapas típicas como gazpacho, papas aliñás, menudo sevillano, huevos a la flamenca, adobo… Por la tarde, te proponemos ir hasta la Plaza de España, que se construyó para la Exposición Iberoamericana de 1929 y, para muchos, la plaza más hermosa que han visto en su vida. ¿Sabías que aquí se rodó una escena de “Star Wars”? Justo al lado está el Parque de María Luisa. ¿Qué te parece si lo visitas montando en un coche de caballos? Cruzando a Triana para cenar A orillas del río Guadalquivir encontrarás otro símbolo sevillano: su Torre del Oro, que iluminada es todavía más bonita. Puedes ir al Muelle de Nueva York y tomar un cóctel para abrir el apetito. Y caminando unos 15 minutos, llegarás hasta el puente de Triana. Al otro lado del puente te espera uno de los barrios con más carácter e identidad propia de Sevilla, el de Triana, un buen lugar para acabar el día y cenar en alguna terraza con vistas. Y si te animas, lo ideal es ir de tapas recorriendo varios locales de la ciudad y alargarse hasta pasada la media noche. Por cierto, si vas a Triana durante el día, aprovecha para llevarte un regalo de alguna de sus tiendas de cerámica, donde encontrarás los azulejos mudéjares que decoran gran parte de Sevilla. Otra opción antes de cruzar a Triana es ver el atardecer desde las “Setas de Sevilla”, un proyecto del arquitecto Jürgen Mayer que es una especie de plaza elevada que se creó como la estructura de madera más grande del mundo y desde obtendrás una panorámica de toda la ciudad. Una manera de conocer la Sevilla más moderna. Después, siempre puedes volver a la tradición asistiendo a un espectáculo nocturno de flamenco.

Vista aérea del parasol Metropol, Sevilla

Día 5 Córdoba

Recorriendo unos 140 kilómetros llegarás desde Sevilla hasta Córdoba, otro de los puntos imprescindibles de Andalucía gracias a monumentos como la Mezquita-Catedral.

Desplazamiento: En coche

Dentro de un “bosque” de columnas Como no podía ser de otra manera, un buen día en Córdoba comienza cruzando su Puente Romano y haciendo una visita por el interior de la Mezquita-Catedral, el monumento más importante de todo el Occidente islámico. Caminar entre sus cientos de columnas y arcadas bicolores y salir a su encantador Patio de los Naranjos es una experiencia única. Estamos en una de las obras de arte más impresionantes de la historia. Además, existe una modalidad de visita nocturna llamada “El Alma de Córdoba”. Desde aquí puedes acercarte hasta el Alcázar de los Reyes Cristianos y a sus extensos jardines por los que da gusto pasear para escuchar el rumor de las fuentes y, que por cierto, también puedes visitar de noche a través del espectáculo “Noches Mágicas en el Alcázar”. A la hora de comer, lo mejor es ir a alguna de las tabernas de la ciudad y probar los platos típicos de Córdoba como el salmorejo, el flamenquín o el rabo de toro. En plazas como la de Tendillas o la de la Corredera encontrarás multitud de opciones. Tarde de Judería y de flores Toca recorrer sin prisas el laberinto de calles de la Judería y conocer la Sinagoga, la Casa de Sefarad o la plaza Tiberíades. Y por supuesto, no te puedes ir de Córdoba sin conocer sus famosos patios llenos de macetas con flores y dejarte llevar por los aromas y los colores. La mejor época para visitarlos es en mayo, durante el Festival de los Patios, aunque en realidad, puedes hacerlo durante todo el año. Córdoba de noche Para terminar el día de una manera relajada, ve a alguno de los famosos baños árabes de la ciudad. Y al anochecer, está el espectáculo ecuestre “Pasión y Duende del Caballo Andaluz” que se representa en las Caballerizas Reales de Córdoba.

Puente Romano e interior de la Catedral de Córdoba

Día 6 La Alhambra de Granada

La última ciudad que te proponemos conocer es Granada, a unos 200 kilómetros de Córdoba. Como aquí está uno de los monumentos más hermosos del mundo -la Alhambra- y queremos que te tomes tu tiempo para disfrutar de él, te proponemos dos días en la ciudad.

Desplazamiento: En coche

Descubriendo la Alhambra Al ser un monumento tan visitado, lo primero que queremos recomendarte es que reserves tus entradas con antelación. Conviene dedicar al menos medio día para conocer este conjunto de palacios y jardines que en su día simbolizaron todo el poder de la dinastía nazarí. Hay mucho que ver y alguno de los puntos más famosos de la Ciudad Palatina son: el Palacio de Carlos V, el Patio de los Leones y su emblemática fuente, el Patio de Comares, la Sala de Dos Hermanas o el Peinador de la Reina. Generalife y jardines Si compras la entrada general a la Alhambra, ésta incluye la visita al Palacio de Generalife que utilizaban los reyes musulmanes como lugar de descanso y a sus increíbles jardines. Pasear por ellos es un placer para los sentidos. Si te apetece conocer este monumento por la noche, también existen diferentes modalidades de visita nocturna con una iluminación especial. Tarde relajada Tras un día tan intenso, puedes tomar algo tranquilamente por el barrio del Realejo, ir a alguna tetería árabe alrededor de la calle Calderería Nueva o a algún hamman construido sobre el sitio original, con piscinas de diferentes temperaturas y con opción a masaje. Seguro que el cuerpo ya te lo va pidiendo…

Vista de la Alhambra de Granada

Día 7 Granada ciudad

Aunque una visita a la Alhambra siempre deja huella, lo cierto es que Granada es mucho más, por eso te aconsejamos que reserves otro día de tu viaje para ella.

Desplazamiento: En coche

Paseo por el casco histórico El casco antiguo de Granada es precioso y para comprobarlo, puedes empezar tu recorrido en la Catedral y la Capilla Real, donde están enterrados los Reyes Católicos. Puedes continuar por la plaza Nueva y recorrer después el bonito paseo conocido como “de los Tristes” por su cercanía al cementerio y paralelo al río Darro. A la hora de comer estarás de suerte, ya que Granada es una de las mejores ciudades de España para tapear y tendrás un montón de bares para escoger. Atardecer en el barrio del Albaicín Un paseo por la callejuelas y casas típicas de este barrio te bastará para entender por qué junto a la Alhambra y el Generalife está declarado Patrimonio de la Humanidad. Además, desde aquí llegarás hasta uno de los miradores más bonitos de España, el de San Nicolás. Sentarse aquí al atardecer para contemplar de fondo la Alhambra y las montañas de Sierra Nevada y escuchar el sonido de las guitarras de los artistas callejeros es un momento mágico. Cena y espectáculo flamenco en Sacromonte Probablemente el barrio más curioso de la ciudad es el de Sacromonte por sus peculiares casas cuevas. Para aprender un poco sobre la cultura y forma de vida de este barrio tan ligado al arte del flamenco, lo mejor es que te vayas a un espectáculo de flamenco en las emblemáticas zambras, cuevas que se usan como escenarios. Es, sin duda, la guinda perfecta para un viaje de lo más andaluz.

Carrera del Darro, Granada

Consejos y recomendaciones

  • Para un viaje más relajado, te aconsejamos que reserves dos semanas para recorrer Andalucía.
  • Si puedes ampliar tu recorrido, hay muchos más lugares de Andalucía que te van a gustar como la Alcazaba de Almería y el Cabo de Gata-Níjar en Almería, las Ciudades Patrimonio de la Humanidad de Úbeda y Baeza en Jaén, el Parque Nacional de Doñana en Huelva (también Sevilla y Cádiz), Itálica en Santiponce (Sevilla), Medina Azahara en Córdoba o el Caminito del Rey en Málaga, entre otros.
  • Varias ciudades andaluzas están conectadas con Madrid y Barcelona y entre ellas a través del tren de alta velocidad, AVE. También te puede ser útil el pase Renfe Spain Pass.
  • Si no quieres alquilar coche, otra buena opción de conocer esta zona de España es hacer el viaje en el tren Al-Andalus, un auténtico palacio sobre raíles.
  • Incluso en grandes ciudades como Córdoba o Sevilla es fácil moverse solo a pie para llegar a los sitios principales sobre todo el casco antiguo.
  • Las temperaturas en Andalucía en verano pueden llegar a ser bastante altas, así que este viaje, aunque es válido para todo el año, puede ser más agradable en primavera.
  • Sobre todo, si vas a viajar en verano, te recomendamos que reserves con antelación tus alojamientos, tours y entradas a monumentos más famosos.
  • ¡Comparte tu viaje con el hashtag #AndaluciaRoadTrip y cuéntanos qué tal te ha ido!