Actualidad COVID-19

Consejos para viajar seguro
 Vista aérea de Burgos

Camino del Cid

camino-cid-aventuras

Tras las aventuras de un caballero del siglo XI

¿Has oído hablar del Cantar de Mío Cid? Es un famoso poema castellano del siglo XII que cuenta la historia del legendario caballero Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Te proponemos revivir sus aventuras de una manera divertida: haciendo un viaje a España que siga el recorrido que aparece en el propio libro. La idea es que hagas una ruta turística y cultural que te llevará por el interior y el este del país, ya que pasa por tierras de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana. En este itinerario te esperan lugares declarados Patrimonio Mundial; ejemplos de arte románico, mozárabe, mudéjar, islámico y gótico y más de 70 espacios naturales protegidos. Aunque en realidad son rutas de entre 50 y 300 kilómetros que se unen unas con otras, en conjunto suman 2.000 kilómetros de carreteras y 1.400 kilómetros de senderos señalizados. A continuación encontrarás información más detallada de cada uno de los tramos principales:

Primer tramo: El destierro

En el Cantar del Mío Cid se relata el destierro que sufrió el Cid en 1088, a causa del rey Alfonso VI. Acompañado de su familia y de unos pocos caballeros leales, abandonó Castilla. Esta primera parte de la ruta del Camino del Cid cubre el viaje que realizó el famoso caballero desde Vivar del Cid (Burgos) hasta la villa de Atienza (Guadalajara).

 

Distancia:340Km Desplazamiento: En coche / Duración: 4 días Desplazamiento: A pie / Duración: 15 días Desplazamiento: En bicicleta / Duración: 5 días

Este tramo transcurre por las provincias de Burgos, Soria y Guadalajara. Abarca 341 kilómetros por carretera y 285 kilómetros por senderos divididos en etapas. Si viajas en coche, te recomendamos realizarlo en cuatro días para visitar los sitios tranquilamente. La alternativa para caminantes duraría 15 jornadas, mientras que para los ciclistas serían cinco días. Parte de donde nació el protagonista, Vivar del Cid. Atravesarás paisajes de campos de cultivo, montañas y bosques, descubrirás ciudades y villas históricas e importantes monumentos. Para que no te pierdas nada, lo mejor es que acudas a las oficinas de turismo de cada lugar.

Estatua del Cid en Burgos

Lugares destacados

Burgos es uno de los sitios donde merece la pena detenerse. En su Catedral, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, descansan los restos del Cid y de su esposa, doña Jimena. No obstante, hay muchos más monumentos que ver en esta ciudad, entre otros, la Iglesia de San Nicolás o el Monasterio de las Huelgas. Más adelante, tampoco hay que perderse el Monasterio de San Pedro de Cardeña, el lugar donde el Cid dejó a su mujer y a sus hijas camino del destierro. Tras pasar por Covarrubias, puedes ir en busca de otro centro monacal imprescindible en este viaje: el Monasterio de Santo Domingo de Silos, congregación a la que el Cid donó algunas heredades. Su famoso claustro es una auténtica joya del románico. Románicas también son las iglesias de Nuestra Señora de la Asunción en Castillejo de Robledo, con sus pinturas murales, y las de San Miguel y de Nuestra Señora del Rivero en San Esteban de Gormaz. Antes de llegar a Gormaz, donde se encuentra el castillo califal del que fue alcaide el Cid, conviene hacer una parada en El Burgo de Osma, para conocer su catedral gótica y su casco histórico. Berlanga de Duero es otra población destacada de este recorrido sobre el Cid, a quien el rey Alfonso VI le concedió su señorío en 1089. Su castillo de planta renacentista o su iglesia colegiata son algunos de sus atractivos. También es interesante el punto final de este tramo, Atienza. Sus calles están repletas de casas nobles y templos románicos y góticos. Además, desde su castillo se disfruta de unas fabulosas vistas.

Calle de Atienza, Guadalajara

Segundo tramo: Tierras de frontera

Este segundo tramo de la ruta prosigue por los puntos que entonces delimitaban la frontera entre los dominios musulmanes y cristianos. Un territorio donde comenzó a forjar su leyenda guerrera el Cid Campeador. Comienza en Atienza (Guadalajara) y finaliza en Ateca (Zaragoza).

Distancia:267Km Desplazamiento: En coche / Duración: 3 días Desplazamiento: A pie / Duración: 12 días Desplazamiento: En bicicleta / Duración: 6 días

El recorrido son 267 kilómetros, tanto por carretera como por senderos, sin contar con el ramal de la Algarada de Álvar Fáñez, que son 80 kilómetros más que van desde Villaseca de Henares hasta la ciudad de Guadalajara. Para disfrutar con tranquilidad se recomienda realizarlo en tres días si se viaja en coche. Para los que prefieran hacer las etapas a pie serían 12 jornadas, mientras que los ciclistas necesitarían seis días. El itinerario te descubrirá castillos de diversas épocas, pequeños pueblos con encanto y ejemplos de arte románico, mudéjar e islámico que, a veces, coinciden en el mismo lugar por el carácter fronterizo que tuvo la zona. La visita a las oficinas de turismo de cada sitio te ayudará a no perderte nada. El paisaje que verás estará marcado por la diversidad y los contrastes: de la Sierra de Guadalajara pasaremos al Parque Natural del Barranco de Río Lobo o al aspecto lunar de la Vega del Jalón.

Estatua del Cid en el Camino del Cid

Lugares destacados

En Jadraque no solo hallarás casonas de los siglos XVII y XVIII, también su castillo, al que llaman del Cid y su iglesia con una obra de Zurbarán y una talla de Pedro de Mena. Otra fortaleza impresionante es la de Sigüenza, convertida actualmente en Parador Nacional. Además, hay que visitar su catedral, para contemplar el sepulcro de Martín Vázquez de Arce, el famoso Doncel de Sigüenza. Al pasar por Anguita llama la atención su atalaya de origen islámico, conocida como la Torre de la Cigüeña. En Medinaceli encontrarás los restos de otra fortaleza, además del único arco romano de España con triple arquería y edificios históricos como el Palacio Ducal o la Colegiata de Nuestra Señora. Santa María de Huerta y su monasterio cisterciense es otra parada obligada. Admirarás, por ejemplo, los distintos estilos arquitectónicos de su claustro o la bóveda de su refectorio. De camino a Ateca, el final de este segundo tramo de la ruta, hallarás Alhama de Aragón, famosa por sus aguas termales. Desde aquí merece la pena desviarse del trazado principal para conocer el Monasterio de Piedra, situado a menos de 20 kilómetros, donde podrás disfrutar además del monasterio de un paraje natural con múltiples cascadas.

Monasterio de Piedra, Calatayud

Tercer tramo: Las tres taifas

El Cid logró reunir un ejército numeroso y fuerte, que se movía libremente por la zona de las taifas (reinos árabes) de Toledo, Zaragoza y Albarracín. El tercer tramo discurre entre las localidades de Ateca (Zaragoza) y Cella (Teruel), por las poblaciones que antiguamente quedaban enmarcadas en esos territorios.

Distancia:322Km Desplazamiento: En coche / Duración: 3 días Desplazamiento: A pie / Duración: 13 días Desplazamiento: En bicicleta / Duración: 6 días

El trazado de este tercer tramo de la ruta de del Cid viaja por las provincias de Zaragoza, Guadalajara y Teruel. Los que vayan por senderos deberán recorrer 289 kilómetros en distintas etapas (13 jornadas a pie, 6 jornadas en bicicleta); en cambio, para los que viajen en coche y deseen disfrutar del viaje con tranquilidad serán 322 kilómetros en tres días. Además, dentro de este itinerario hallarás otros dos recorridos circulares alternativos. Uno, el anillo de Gallocanta, parte del pueblo de Daroca y es una ruta de 47 kilómetros que permite descubrir la Laguna de Gallocanta, uno de los humedales más importantes de España. El otro sale de Luco de Jiloca y se denomina el anillo de Montalbán. A lo largo del camino desde Ateca hasta Cella pasarás por el valle del Jiloca, la comarca del Alto Tajo y la sierra de Albarracín. Lo más recomendable es visitar las oficinas de turismo de cada lugar para informarse de todas las actividades y puntos de interés existentes.

Puente de Piedra y Basílica del Pilar en Zaragoza

Ciudades destacadas

Calatayud es uno de los destinos que no debes perderte durante el viaje. Fundada en el siglo VIII, junto a los restos de la fortaleza árabe que se conservan, merece la pena ver su conjunto histórico mudéjar, donde sobresale especialmente la Colegiata de Santa María la Mayor. Más adelante, también hay que detenerse en Daroca, para admirar su imponente recinto amurallado y conocer sus palacios, iglesias y edificios de estilo románico y gótico. Otra parada importante de este recorrido es Molina de Aragón. Con un paseo tranquilo disfrutarás de su abundante patrimonio: el castillo, su barrio medieval, los edificios religiosos, las casas señoriales… Continuando el itinerario llegarás a otro punto interesante: Albarracín. Además de sus murallas y su evocador casco antiguo, sorprende el acueducto romano que une la localidad con el final de este tercer tramo de la ruta del Cid, Cella. La construcción va bordeando la carretera e incluso se puede recorrer en alguno de sus tramos.

Castillo de Ayub en Calatayud

Cuarto tramo: La conquista de Valencia

“A quien quiera ir conmigo a cercar a Valencia… tres días les esperaré en el canal de Cella”. Según el Cantar del Mío Cid, Cella fue el lugar elegido por el famoso caballero para reunir un ejército con el que conquistar la ciudad de Valencia. Este cuarto tramo del Camino del Cid recrea aquella aventura que comenzó en Cella (Teruel) y finalizó con la toma de Valencia.

Distancia:228Km Desplazamiento: En coche / Duración: 3 días Desplazamiento: A pie / Duración: 12 días Desplazamiento: En bicicleta / Duración: 5 días

Son 245 kilómetros de senderos, o bien 228 kilómetros por carretera. Un viaje tranquilo requerirá unas 12 jornadas a los caminantes, cinco a los ciclistas y tres días para los conductores. Para informarse bien de todas las actividades que se pueden hacer, lo mejor es acudir a las oficinas de turismo de cada lugar. Además, existen otros dos itinerarios circulares alternativos: los anillos del Maestrazgo y de Morella. El primero recorre la comarca del Maestrazgo, entre las localidades de Rubielos de Mora (Teruel) y Montanejos (Castellón); y el segundo nace en La Iglesuela del Cid y pasa por Morella. También hallarás el ramal de Castellón, entre Sagunto y Castellón de la Plana: un trayecto de 48 kilómetros que sigue la línea defensiva creada por el Cid a lo largo de la costa mediterránea para proteger la ciudad de Valencia.

Hito en el Camino del Cid

Lugares destacados

Desde Cella puedes iniciar un recorrido que te llevará por villas históricas y localidades de encanto medieval. Una parada imprescindible es Teruel, para ver su conjunto de arquitectura mudéjar, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, con sus bellas torres e iglesias. También hay que conocer el castillo y el casco histórico de Mora de Rubielos. La población vecina de Rubielos de Mora es otro punto de interés, sobre todo, por sus pintorescas casas solariegas y su arquitectura religiosa. Más adelante, puedes detenerte en Montanejos, para disfrutar de sus aguas termales y su entorno natural; y en Jérica, una de las localidades levantinas conquistadas por El Cid. Todavía antes de llegar a Valencia, final de este tramo, te quedarán un par de paradas por hacer: Segorbe, con su catedral, sus murallas y su casco antiguo; y Sagunto, donde sobresalen el recinto del castillo y el teatro romano.

Arcos de Teruel. Castillo de Mora de Rubielos y Lonja de la Seda en Valencia

Quinto tramo: La defensa del sur

El quinto tramo de la ruta del Camino del Cid te mostrará los castillos y fortalezas levantadas por el Cid para defender el territorio conquistado en Valencia de los ataques almorávides. Un recorrido que te llevará de la ciudad de Valencia a Orihuela, el punto más al sur hasta donde se extendió la influencia del célebre caballero medieval.

Distancia:259Km Desplazamiento: En coche / Duración: 2 días Desplazamiento: A pie / Duración: 11 días Desplazamiento: En bicicleta / Duración: 4-5 días

Transcurre por las provincias de Valencia y Alicante y se desarrolla a lo largo de 244 kilómetros de senderos divididos en etapas y 259 kilómetros por carretera. Para disfrutar del viaje tranquilamente, a los caminantes se les recomienda realizarlo en 11 jornadas. Los que opten por la bicicleta serán entre cuatro y cinco días, mientras que los que vayan en vehículo necesitarán dos días. Conviene, cómo no, pasarse por las distintas oficinas de turismo para informarse bien de todo lo que se puede ver y hacer en cada lugar.

Valencia

Lugares destacados

Se parte de Valencia, la ciudad que logró conquistar El Cid en 1094. Hoy, a su riqueza patrimonial (Catedral, Miguelete, Lonja de la Seda, Mercado Central, etc.) hay que sumarle la vanguardia de edificios como los de la Ciudad de las Artes y las Ciencias o el Puente de la Exposición. Si sigues el camino, hallarás localidades como Alzira o Xàtiva, poseedoras de un interesante casco antiguo y un buen número de monumentos (palacios, iglesias, fuentes...). Ontinyent y Bocairent también se encuentran en la lista de lugares en los que merece la pena detenerse. En el primero verá,s por ejemplo, el encantador Barrio de la Villa o el gran campanario de la Iglesia de Santa María. En el segundo, puedes dar un agradable paseo por su antiguo barrio medieval, cuyas calles todavía guardan reminiscencias islámicas. En este viaje te sorprenderán las imponentes almenas de los castillos de Villena, Sax y Petrer. Otro punto señalado del recorrido es Elche, donde El Cid pasó el invierno de 1088. La Basílica de Santa María (donde se escenifica todos los años el Misterio de Elche), su Vila Murada y, por supuesto, el Palmeral de Elche, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, son sólo algunos de sus muchos atractivos. Por último, en Orihuela, al final de la ruta, no sólo disfrutarás de una villa monumental con edificios como la Catedral del Salvador o el Convento de Santo Domingo, sino que además podrás conocer el lugar donde nació el poeta Miguel Hernández, visitando la casa-museodedicada al escritor.

Consejos y recomendaciones

  • Todo el Camino se divide en cinco tramos, según los diferentes episodios narrados en el poema del “Cantar del Mio Cid”.
  • Cada uno de estos tramos podrás hacerlo a pie (mayoritariamente por senderos y caminos rurales), en bici todo terreno (también principalmente por senderos y caminos rurales), en bici de cicloturismo clásico (si eres un ciclista que prefiere el asfalto) o en coche o moto (por carreteras secundarias y algunas vías rápidas).
  • Ten en cuenta que desde el trazado principal también parten otros pequeños recorridos temáticos. Son los llamados “anillos”, de estructura circular, que comienzan y acaban en un mismo lugar; y los “ramales”, trayectos lineales que se desvían de la ruta por motivos históricos.
  • Si te animas a realizar el Camino del Cid, puedes hacerte con una credencial llamada Salvoconducto, donde recibirás los sellos de las diferentes localidades de la ruta. La credencial es gratuita, ofrece descuentos en más de un centenar de alojamientos y si obtienes más de cuatro sellos será tuyo gratis el documento acreditativo del Camino del Cid.
  • En la página web oficial de la ruta encontrarás también topoguías de las rutas para senderistas y cicloturistas y tracks de georeferenciación de las rutas según su modalidad (motor, senderismo, BTT, cicloturismo de asfalto…).

Cuándo hacer la ruta

En Burgos se organiza en octubre el Fin de Semana Cidiano. La ciudad parece volver durante unos días al Medievo con espectáculos al aire libre, torneos y mercados medievales, teatro de calle… Muy divertido.

Qué hacer

Planes para inspirarte