Travel Safe

Consejos para viajar seguro Últimas noticias
Vista nocturna de la Catedral de Burgos, Castilla y León

¿Qué hacer en Burgos? Ideas para un daytrip

none

La ciudad castellano-leonesa de Burgos respira historia por los cuatro costados, ya que cuenta con una gran cantidad de construcciones de la época medieval, como su increíble catedral. Una ciudad que te enamorará desde el primer momento en que la pises, y en la que podrás disfrutar de un fantástico día lleno de experiencias. Si quieres descubrir algunos de los mejores planes, solo debes seguir leyendo y tomar nota.

Una buena forma de empezar el día es desde el mirador más alto de la ciudad, el mirador del Castillo, desde donde podrás tener una panorámica perfecta y trazar desde allí los siguientes pasos de tu día. Aunque puede que el más obvio sea visitar el Castillo, fundado en el 884 como línea defensiva de la ciudad, y del que aún quedan en pie parte de los muros. Una vez hayas bajado del mirador, lo mejor es que te dirijas a la Catedral de Burgos, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica española. Esta edificación también cuenta con partes de otros estilos, ya que su construcción se alargó del 1221 al 1765. Uno de los elementos más impactantes de esta catedral es la Puerta del Sarmental, la primera entrada que se construyó en la catedral. Además, en su interior, podrás visitar la tumba del Cid Campeador y la de su esposa Jimena, unos de los personajes históricos más famosos de la ciudad y del país. 

Arriba: Vistas de la Catedral de Burgos, Castilla y León / Abajo: Puerta del Sarmental de la Catedral de Burgos, Castilla y León

Para seguir con tu día, puedes dirigir tus pasos hacia el Arco de Santa María, que data del siglo XII y que fue el lugar donde se fundó el primer ayuntamiento de Burgos, una construcción que te sorprenderá, ya que en sus inicios fue concebida como un arco triunfal. Esta también era una de las 12 puertas de entrada con las que contaba la antigua ciudad amurallada. Una vez aquí, puedes pasar por debajo del arco y seguir por el paseo del Espolón, un parque repleto de árboles muy cerca del centro de la ciudad, que te servirá para tomar aire y reposar durante unos momentos antes de continuar. Una vez tengas la mañana completa, lo mejor es dejarte caer por la plaza Mayor, un lugar que visitarás casi sin querer ya que se sitúa en pleno centro de la ciudad. Aquí podrás pasear mientras ves sus coloridas casas y caminas entre sus arcos, e incluso sentarte a comer en alguna de sus numerosas terrazas.

Arriba: Arco de Santa María de Burgos, Castilla y León / Abajo: Plaza Mayor de Burgos, Castilla y León

Al llegar la tarde, el mejor plan es acercarse tranquilamente al Museo de la Evolución Humana, donde podrás viajar todavía más lejos en el tiempo y disfrutar de algunos de los restos encontrados en el cercano yacimiento de Atapuerca, uno de los de mayor importancia mundial. Cuenta con algunos elementos increíbles, como el cráneo completo más antiguo de todo el mundo, con más de 500.000 años de antigüedad. Además, si te quedas con ganas de más, siempre puedes visitar Atapuerca a tan solo 15 kilómetros de la ciudad. Burgos es una ciudad magnífica con multitud de lugares de interés, espectaculares y antiguas construcciones, y una gran cantidad de servicios para que no te falte de nada. Y, por supuesto, en caso de que desees pasar más de un día, te ofrece todavía más lugares y experiencias para que no te aburras ni un momento. 

Arriba: Fachada del Museo de la Evolución Humana de Burgos, Castilla y León / Abajo: Interior del Museo de la Evolución Humana de Burgos, Castilla y León
Descubre más sobre...