Actualidad COVID-19

Consejos para viajar seguro
Vista general de Málaga

Málaga en dos días

Málaga

Descubre lo que no debe faltar en tu visita a Málaga

Málaga vive una revolución cultural en los últimos años. El lugar de nacimiento de Pablo Picasso ha abierto interesantes museos en este tiempo y de sus calles surgen barrios transgresores como el Barrio de las Artes. Si a eso le sumas la opción de darte un baño en alguna de sus playas, conocer monumentos con siglos de antigüedad y probar sus platos típicos en una terraza al sol, el resultado son dos días de lo más completos. Seguramente te parezca poco tiempo para conocer la capital de la Costa del Sol a fondo, pero así tienes la excusa perfecta para volver.

Primer día

El casco viejo de la ciudad, con paradas en sus principales museos y monumentos son el eje de nuestro primer día en Málaga.

Desplazamiento: A pie / Duración: 1 día

Catedral de Málaga al atardecer

Paseo por el centro histórico

Tras deshacer la maleta, empieza un fin de semana intenso. Puedes comenzar la mañana en la que seguramente sea la calle más emblemática de toda la ciudad: la calle Larios, peatonal, animadísima y llena de tiendas en la que te harás una idea del estupendo ambiente de Málaga. Un apunte: si vas en Navidad, no te pierdas el llamativo espectáculo de luz y sonido que se organiza en esta calle. El paseo desemboca en la bonita plaza de la Constitución, la zona perfecta para sentarte a tomar algo si todavía no lo has hecho. ¿Sabías que en Málaga hay hasta nueve formas distintas de tomar un café? Por ejemplo, un “sombra” es tres cuartos de leche y un cuarto de café. A menos de 5 minutos andando, encontrarás la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, a la que llaman “La Manquita”, porque cuando la estaban construyendo se paralizaron las obras y se quedó sin construir su torre sur. Estas y otras curiosidades podrás verlas de cerca si te animas a visitar el monumento por dentro. Hay sobre todo una modalidad de visita muy curiosa que seguro te gustará: subir a las propias cubiertas de la Catedral a casi 50 metros de altura. Te aseguramos que las vistas desde aquí son incomparables. Merece la pena continuar el paseo por la encantadora calle de San Agustín, donde además está el Museo Picasso de Málaga, con más de 230 obras de este artista malagueño y universal. Muy recomendable.

Calle del Marqués de Larios

Comida típica y monumentos con siglos de historia

Nuestro siguiente objetivo puede ser La Alcazaba, el palacio fortaleza que los gobernantes musulmanes construyeron en el siglo XI en el monte Gibralfaro. A sus pies verás que hay además un Teatro Romano que estuvo activo hasta el siglo III d.C. A estas horas se te habrá ya abierto el apetito. Estás en buen sitio para comer, ya que justo al lado hay tabernas tan típicas como El Pimpi, cuyos platos tradicionales ha probado desde la familia Picasso hasta Carmen Thyssen o Antonio Banderas. ¿Otros bares míticos del centro? Antigua Casa de Guardia o Restaurante El Chinitas. ¿Te apetece por ejemplo una porra antequerana (parecido al salmorejo) o un vino dulce? Nuestro típico café de después de comer lo puedes disfrutar tomando el sol en alguna de las terrazas de la plaza de la Merced. Se trata de un lugar muy especial, pues justo aquí está la Fundación Picasso Museo Casa Natal. Es decir, la casa donde nació el genio malagueño y donde vivió los primeros años de su vida. De hecho, en la misma plaza puedes hacerte una foto con la estatua del artista. Muy cerca está también la iglesia de Santiago, donde Picasso fue bautizado.

Alcazaba de Málaga

Atardecer desde un castillo

¿Recuerdas que justo antes de comer te proponíamos conocer La Alcazaba? Seguramente te habrás fijado que ese palacio comunica con un castillo, el de Gibralfaro. De hecho, existe una entrada conjunta a los dos monumentos. Si no viajas con tu coche, lo mejor para llegar a este castillo es que te dirijas hasta el paseo del Parque y cojas la línea 35 de autobús que sube hasta allí. Una vez llegues, hay un centro de interpretación para que conozcas la historia del castillo. Pero lo mejor es que desde este punto obtendrás fantásticas vistas de la ciudad, de la bahía de Málaga o de la plaza de toros de La Malagueta. De hecho, junto al castillo y al Parador encontrarás el famoso mirador de Gibralfaro. Así que, si puedes hacer coincidir tu visita con el atardecer, mucho mejor.

Panorámica de Gibralfaro, Málaga
Visitas imprescindibles

Qué ver


Segundo día

Estamos en pleno Mediterráneo, así que no podemos perder la oportunidad de dedicar un día al lado más marítimo de Málaga.

Distancia:10Km Desplazamiento: A pie / Duración: 1 día

Mañana de arte contemporáneo

Antes de poner la vista en el mar, te proponemos dar una vuelta por la Málaga más “rebelde” y más moderna. Nos referimos al barrio conocido como el Barrio de las Artes, el emblema del arte urbano de la ciudad. De hecho, en la zona comprendida entre la avenida de la Alameda Principal y el Muelle Heredia no sólo encontrarás multitud de grafitis, sino el CAC Málaga – Centro de Arte Contemporáneo de Málaga. Está instalado en un antiguo mercado de mayoristas y expone obras de Juan Muñoz, Tony Cragg o Sigmar Polke.  Aprovecha también para desayunar en alguno de los acogedores locales de la zona. Otra opción para desayunar es probar los tradicionales churros de Casa Aranda, cerca del mercado de Atarazanas y de paso visitar este último, toda una experiencia.

Barrio de las artes de Málaga "Soho"

Acercándonos al mar

Te proponemos ahora acercarte a una de las zonas más populares de Málaga: el paseo marítimo de Pedragalejo. Está un poco retirado de la ciudad, pero puedes llegar cogiendo cualquier autobús de las líneas 11 o 34. Además de darte un baño si el tiempo acompaña, lo que le da fama a esta zona son sus chiringuitos y restaurantes junto al mar. Es el momento de que pruebes los boquerones, la fritura malagueña y sobre todo los espetos de sardinas, todo un clásico de la gastronomía malagueña. Seguro que en el propio paseo ves barcas llenas de arena donde se hace un fuego para que las sardinas se asen con las brasas. Llévate la cámara para inmortalizar este momento tan malagueño.

Playa de Málaga

Tarde en el paseo de la Farola y el Muelle 1

De regreso a la ciudad, el día puede continuar con sabor marinero si te acercas hasta la playa de la Malagueta y te haces una foto junto a las letras que dan nombre a la playa. Justo al lado está el Muelle 1, una zona comercial y de ocio donde puedes aprovechar para realizar alguna compra. Aquí encontrarás además uno de los nuevos símbolos de la ciudad, un gran cubo de colores que acoge la sede del Centre Pompidou Málaga, con obras de Francis Bacon, Alexander Calder, Marc Chagall… Puedes continuar la tarde caminando por el paseo de la Farola hasta llegar a la propia Farola, un faro construido en 1817 y esperar a que caiga la noche para disfrutar de los colores del atardecer y cenar en alguno de los restaurantes de la zona. Otra opción es volver sobre tus pasos hacia el Muelle 2 y pasear por El Palmeral de las Sorpresas hasta llegar de nuevo al centro histórico. Justo en esta zona del puerto verás que hay una enorme noria que alcanza los 70 metros de altura y que te encantará como mirador. Una vez en el centro, puedes tomarte una copa en la azotea de algún hotel. Un buen final para un fin de semana de 10.

Playa de la Malagueta, Málaga

¿Tienes más tiempo?

Aunque hemos conseguido que veas los lugares imprescindibles de la ciudad, lo cierto es que si tienes más días y te lo quieres tomar con un poco más de tranquilidad, hay opciones muy interesantes, como el Museo Carmen Thyssen o el Jardín Botánico-Histórico La Concepción, sobre todo si viajas en familia. Y si estás buscando una época especial para conocer la ciudad, quizá te interese viajar en la época de la Semana Santa (entre marzo y abril dependiendo del año) y ver de cerca sus emocionantes procesiones. Si te atrae el lado más glamuroso, viaja hasta Málaga durante su festival de cine.

Semana Santa de Málaga
Visitas imprescindibles

Qué ver


Descubre más sobre...
Qué hacer

Planes para inspirarte