Cáceres

En Cáceres con José Pizarro

A veces, incluso los planes mejor trazados pueden desbaratarse de forma alarmante, pero si en ellos participa el sociable chef José Pizarro, todo parece de lo más normal. Fiona Dunlop se embarca en un viaje de descubrimiento de Extremadura con el chef afincado en Londres.

Hiperactivo, se mueve a la velocidad del rayo entre sus tres restaurantes, su ciudad natal de Cáceres y Talaván, el pueblo de su familia. Porque, a pesar de haber vivido en Londres durante los últimos 15 años, permanece totalmente fiel a sus raíces. Me convertí en la sombra del popular chef durante un fin de semana de vértigo para descubrir sus lugares favoritos de Cáceres, una espléndida ciudad Patrimonio de la Humanidad que portó el título de Capital Gastronómica de España en 2015. Con vistas panorámicas a las solitarias llanuras ondulantes de Extremadura, el barrio antiguo amurallado rezuma austeridad y nobleza. Coronada por soberbias torres renacentistas y salpicada de plazas y patios empedrados, es armoniosa, compacta y orgullosa sin ostentación. Se respira en el aire una historia única, de cruentas batallas contra los Moros y de conquistadores que regresan cargados con el botín del Nuevo Mundo.

Por Fiona Dunlop

  • 1 A TALAVÁN POR LA TENCA
  • 2 LA VIRGEN DEL RÍO

A TALAVÁN POR LA TENCA

A los 44 años, José Pizarro ya ha ganado incontables premios nacionales, pero este fin de semana en concreto le entregan la Tenca de Oro en el pueblo en el que se crió. Si, como yo, nunca habéis oído hablar de la tenca, es muy parecida a la carpa. Este pez vive en el Almonte, un afluente del río Tajo, que discurre cerca del pueblo de José, Talaván, por lo que es la excusa perfecta para hacer una fiesta en su honor y, este año, también en el de José. Como suele suceder en España, la población de 900 habitantes del pueblo se ha triplicado, la banda de música toca, la comida (sí, tenca) crepita y la bebida corre por doquier. Entro en la casa familiar de José, situada en la plaza mayor del pueblo, en la que todos se han reunido para la ocasión, incluidos sus dos hermanos mayores y un montón de primos y sobrinos. Me presenta a su madre, Isabel, una observadora mujer de 82 años, que me regala historias del pequeño José. «Siempre andaba corriendo por el campo, persiguiendo pájaros y grillos, o en el pueblo con la bici. Come mucho, pero está muy delgado, ¡míralo!» No puede ocultar su orgullo y su amor.

Isabel me confirma lo que José ya me había dicho: que no pasaba mucho tiempo en la cocina. «Como buen niño extremeño, no me dejaban ni entrar. De hecho, era un pelín travieso. La madre de mi padre, Faustina, era una cocinera de bandera, a ello se dedicó toda la vida. Aquí, en casa de mi madre, te levantas y huele a churros o a lentejas recocidas». Más tarde, Isabel relata con detalle cómo se cocinan sus tres platos principales: el cocido (carne de cerdo, verduras y garbanzos), el cabrito (cabra pequeña con pimiento rojo seco y vino blanco) y el cordero adobado asado. Sin duda, sabe cocinar, como muchos de sus hijos y vecinos, que llegan con platos para la fiesta. La comida es un elemento omnipresente en esta gran casa, desde la cocina hasta una habitación del ático repleta de pimientos rojos secos, mesas llenas de tomates y calabazas. Fuera, en una pequeña azotea con vistas panorámicas, José anuncia: «Esa es la finca que me gustaría tener», señalando un cortijo situado en la cima de una lejana montaña. Parece que le queda trabajo para rato, ya que la noche anterior me había contado su sueño de restaurar una casa en el casco viejo de Cáceres.

LA VIRGEN DEL RÍO

Antes de la ceremonia, unos cuantos visitamos el Santuario de la Virgen del Río, que alberga a la santa patrona de Talaván, en una ermita junto al río. José es tan devoto que su imagen adorna incluso sus latas de pimentón que tiene en Londres. Hoy, aunque su estatua se ha trasladado hasta el pueblo para la fiesta, disfrutamos de ese bello lugar, mientras la suave luz de la tarde desciende sobre las colinas y el río. «Me encanta este sitio», musita José. Mientras tanto, de vuelta a Talaván, cada paso del hijo pródigo es recibido con felicitaciones, los imprescindibles dos besos y una alegre cháchara alimentada por su carismática calidez. Más tarde, la ceremonia oficial por fin le permite expresar públicamente su profundo apego a sus orígenes, el pueblo y sus habitantes en un conciso y emocionante discurso. El atronador aplauso y los animados brindis le hacen sonreír y le conmueven, y todos nos vamos a celebrarlo. Este es un hombre que no solo domina los fogones y dirige un complicado negocio, sino que además sabe divertirse.


Estas informações foram úteis para você?



X
Spain BarcelonaSevilhaMadriMálagaCórdobaCorunha, AGranadaCádisAstúriasLugoMúrciaHuescaLleidaAlicante/AlacantRioja, LaCastellón-CastellóBizkaiaCantábriaPontevedraGuipúscoaValência-València.AlmeriaValladolidLeónToledoBurgosJaénCáceresGironaTarragonaAraba/ÁlavaCiudad RealSegóviaHuelvaCuencaSalamancaTeruelNavarraZamoraZaragozaBadajozÁvilaGuadalajaraOurenseSóriaAlbacetePalênciaCanáriasBaleares
X
Baleares MaiorcaIbizaMenorca
X
Canarias LanzaroteTenerifePalma, LaGran CanariaFuerteventuraLa Gomera