Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies






Localização

Comunidade autônoma:
Galicia

Província/Ilha:
Coruña, A

Coruña, A


Miles de personas acuden a Santiago de Compostela con un único deseo: conocer la Catedral, punto final del Camino de Santiago. En un día cultural descubriremos esta obra de arte monumental, por supuesto, pero haremos mucho más. Nos adentraremos en la bulliciosa vida de su casco histórico (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO); probaremos los platos típicos más sabrosos; pasearemos por apacibles jardines y descubriremos arte contemporáneo en sus museos.
 



MAÑANA

Catedral de Santiago Apóstol (1 hora aproximadamente – horario sugerido: 09.00 – 10.00 h.) Un día en Santiago sólo puede comenzar de una manera: en la Catedral. Entramos por la puerta de la plaza del Obradoiro, donde desde primeras horas del día, ya habrá peregrinos llegados de todas partes. Lo primero que encontramos es el Pórtico de la Gloria. Detrás del parteluz, es probable que veamos a gente cumpliendo el curioso ritual de golpear tres veces con la cabeza (suavemente) sobre la estatua que representa al maestro Mateo. La costumbre viene de los estudiantes universitarios, que solían hacerlo para tener inteligencia y suerte en los exámenes. Otra versión dice que si se piensan tres deseos, uno de ellos se cumplirá. Quién sabe, por si acaso... Seguimos lo que manda la tradición durante el recorrido por la Catedral y pasamos por la cripta donde reposan los restos del apóstol. También subimos al Altar Mayor para dar un abrazo a la estatua de Santiago y, además, contemplar la Catedral desde una perspectiva distinta a la habitual. Al pasar por la girola vemos la Puerta Santa, que sólo se abre en Año Santo (cuando el 25 de julio coincide en domingo). Cruzar esta puerta produce una sensación especial, aunque en año Jacobeo, por la afluencia de personas, se hace obligatoria la espera. TEN EN CUENTA Durante los meses de verano y en Año Santo (cuando el 25 de julio coincide en domingo), conviene armarse de paciencia, ya que la cantidad de personas que visitan Santiago de Compostela aumenta considerablemente.   Cubiertas de la Catedral (45 min. aproximadamente – horario sugerido: 10.00 – 10.45 h.) Decidimos hacer la visita guiada a las Cubiertas de la Catedral, que nos da la oportunidad de subir al tejado y, además, divisar el casco histórico desde las alturas. Para ello, dirigimos nuestros pasos hacia el Palacio de Gelmírez, situado al lado de la Catedral en la misma Plaza del Obradoiro. El itinerario nos lleva por el interior del Palacio de Gelmírez, pasa por la tribuna de la Catedral (encima del Pórtico de la Gloria) y sube a los tejados del templo. La sensación del viento en la cara, el punto en el que estamos, la perspectiva… No hay palabras. TEN EN CUENTA  Las visitas a las Cubiertas se hacen en grupo y son cada hora en punto. Si se desean en inglés hay que avisar previamente. Para asegurarnos de que podemos hacer la visita cuando queremos, lo mejor es reservar los tickets con antelación por teléfono (+34 981552985), por fax (+34 981554403) o por e-mail (cubiertas@catedraldesantiago.es) y pasar a recogerlos en la entrada un poco antes de que empiece.   Iglesia y Monasterio de San Martín Pinario (45 min. aproximadamente – horario sugerido: 11.00 – 11.45 h.) Detrás de la Catedral, saliendo por la Puerta de la Azabachería, accedemos a la Plaza de la Inmaculada donde está la Iglesia de San Martín Pinario. En su interior vamos a ver, entre otras cosas, el antiguo Coro de nogal de la Catedral restaurado.   Misa del Peregrino (12.00 h.) Volvemos a la Catedral para asistir a la Misa del Peregrino. Se celebra diariamente a las 12.00 h y durante la ceremonia se da la bienvenida a todos los peregrinos que han finalizado el Camino de Santiago, mencionando su lugar de origen. Además, si es Año Santo, vamos a poder ver en acción el famoso botafumeiro. El acto es muy emocionante y espectacular: se necesitan varias personas para hacer oscilar el gran incensario y el aroma que desprende es especialmente agradable. Para verlo todo bien y no perder detalle, lo mejor es colocarse en el crucero. TEN EN CUENTA Cuando funciona el botafumeiro la celebración se convierte en multitudinaria, de manera que si queremos tener un buen sitio conviene ir con tiempo. El botafumeiro funciona todos los días en la Misa del Peregrino los años que son Jacobeo. El resto del tiempo se expone en el museo de la Catedral y el rito se realiza sólo en ciertos actos solemnes (25 de julio, fiestas religiosas) o cuando un grupo lo solicita expresamente. Si alguna vez, visitando la Catedral, lo descubre colocado en el Altar Mayor, sepa que en la Misa del Peregrino de ese día o en la del día siguiente (depende de la hora), el gran incensario volará por el crucero de la Catedral.

MEDIODÍA

(horario sugerido: 12.00 – 15.30 h.) Los alrededores de la Catedral
Después de la misa, un paseo tranquilo por las plazas que rodean a la Catedral (Quintana, Platerías, Obradoiro), para fijarnos en los detalles de cada fachada e inmortalizarlos con la cámara de fotos. Compras y comida por el casco histórico Caminamos hacia las calles Rúa do Franco y Rúa do Villar del casco antiguo. Aquí encontramos las oficinas de turismo y del peregrino, además de multitud de comercios y tiendas de artesanía, recuerdos, ropa, alimentación... incluso pequeños mercadillos de libros y objetos antiguos. Son muy típicos la plata y el azabache, al igual que todo lo relacionado con el Camino de Santiago y el Apóstol (botafumeiros, vieiras, bastones…). También la cerámica, el cuero, las clásicas gaitas gallegas o las muñecas de “meigas” (el nombre con que se conoce a las brujas en Galicia). Paralelas a estas calles, transcurren otras dos vías comerciales: la Rúa Nova y la Rúa Calderería, que son frecuentadas por los habitantes de Santiago para sus compras habituales. En la Rúa do Franco, hacemos una breve parada para entrar a ver el claustro renacentista del Colegio Fonseca, sede de la biblioteca de la Universidad de Santiago. Por esta zona también hay numerosos bares y restaurantes. En el momento que deseemos, paramos a comer. Probamos las raciones y platos típicos. Algunas buenas sugerencias son pulpo a feira, lacón con grelos o cachelos, empanada, zorza, calamares, pimientos de Padrón (sólo en temporada y ¡cuidado! que algunos pican), mejillones al vapor, caldereta, pote, pescado o marisco. Todo acompañado de vino gallego (por ejemplo, ribeiro o albariño). De postre, pedimos dos clásicos: tarta de Santiago y licor de orujo (el tradicional es el blanco, pero también hay de otros sabores como hierbas, crema, café…).

TARDE

Parque de la Alameda (horario sugerido: 15.30 – 17.00 h.) Después de comer, seguimos las calles Franco o Villar en dirección al Parque de la Alameda. Tardaremos apenas diez minutos. Tranquilamente vamos descubriendo sus paseos señoriales, arboledas, fuentes, esculturas y construcciones (capilla de Santa Susana, quiosco de música, palomar…). Como estamos situados a cierta altura, además, nos encontramos con una fantástica panorámica de la ciudad. A través de una escalinata, el parque se comunica con los jardines del campus universitario, así que también nos acercamos a conocerlos. De ruta por la ciudad (horario sugerido: 17.00 – 18.00 h.) Volvemos de nuevo hacia el centro, pero cambiando de calles para pasar por delante de la Facultad de Geografía e Historia, la iglesia de San Fiz de Solivio y el edificio del Mercado de Abastos. Continuamos en dirección al Parque de Bonaval, para visitar dos museos de la ciudad. A lo largo de la ruta nos encontramos con el Convento de San Agustín, la Iglesia de Santa María del Camino y la Puerta del Camino. Museo del Pueblo Gallego y Centro Gallego de Arte Contemporáneo (horario sugerido: 18.00 – 19.45 h.) Entramos en el conjunto formado por la Iglesia y el Convento de Santo Domingo de Bonaval, que además es la sede del Museo del Pueblo Gallego. Lo que más nos sorprende es la triple escalera de caracol que conduce a las distintas plantas del edificio. Sin duda, se merece una foto. Luego cambiamos de estilo y nos vamos al Centro Gallego de Arte Contemporáneo que está al lado. Es moderno por dentro y por fuera, ya que fue diseñado por el prestigioso arquitecto Álvaro Siza. SUGERENCIA El Mercado de Abastos funciona por las mañanas, siendo los días grandes el jueves y el sábado. Si va a permanecer más tiempo en Santiago, le recomendamos visitarlo. Aquí se encuentran toda clase de alimentos frescos, productos típicos, embutidos, flores, tejidos… Llaman la atención las vendedoras que se colocan en el exterior del mercado: suelen ser señoras de pueblos cercanos que acuden a vender lo que cultivan en sus huertas.  

NOCHE

Dejamos los museos y nos volvemos hacia la Catedral. La idea es verla con la iluminación nocturna. No tardaremos más de veinte minutos. Pasamos por la Puerta del Camino, la Plaza de Cervantes, la calle de la Azabachería y enseguida estamos en San Martín Pinario. Nos quedamos un rato en la Plaza del Obradoiro para contemplar los monumentales edificios que la rodean iluminados: la Catedral, el Parador de los Reyes Católicos, el Palacio de Rajoy y el Colegio de San Jerónimo. Después de este día, merecemos una buena cena, así que buscamos un restaurante para degustar un rico plato de marisco, pescado o arroz. Tras la cena, ¿por qué no escuchar un poco de música tomando una copa? En la zona del casco histórico hay varios bares y pubs con ambiente y decoración agradables.  




Imprescindíveis