Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies




Rutas del Vino: un viaje diferente por España



Conozca España a través de las Rutas del Vino: itinerarios que le van a llevar a algunas de las zonas vitivinícolas más importantes de nuestro país. Aprenderá cómo se elaboran y cómo saben unos caldos reconocidos en todo el mundo. Además, podrá acercarse al patrimonio cultural, natural y gastronómico de regiones muy diferentes entre sí, aunque con una característica en común: el buen vino.

Las Rutas del Vino ofrecen opciones de ocio para todos los gustos. Recórralas porque obtendrá una grata experiencia. Elija el destino, y disfrute del vino y de España de una manera muy especial. El viaje puede comenzar al norte, en Galicia. Aquí le espera la Ruta de las Rías Baixas, cuna del vino Albariño: le va a sorprender el sabor de este caldo, fresco y joven, ideal para combinar con algunos de los deliciosos platos de la gastronomía gallega, como pescados y mariscos. Aproveche la ocasión para conocer su costa, con unas playas espectaculares, que resultan idóneas para la práctica de deportes náuticos o, simplemente, para admirarlas en todo su esplendor, como sucede en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas. Para poner un broche de oro a la escapada visite La Toja, donde podrá darse un tratamiento de belleza en alguno de sus balnearios y centros termales.

También al norte de España, esta vez en el País Vasco, se sitúa la Ruta de la Rioja Alavesa. ¿Sabe que aquí se crían algunos de los vinos españoles de mayor prestigio internacional? En esta zona podrá admirar las nuevas catedrales del vino: edificios y bodegas de vanguardia, obra de los más prestigiosos arquitectos contemporáneos como Santiago Calatrava, autor de las Bodegas Ysios, o la Ciudad del Vino de Frank O.Gehry, en Elciego. Apúntese a un tratamiento de vinoterapia, y tonifique su cuerpo y su mente. Y, por supuesto, disfrute de la gastronomía vasca, de reconocimiento mundial.

A escasos 100 kilómetros surge otra ruta vinícola, la de Navarra. Visite pueblos como Olite o Tafalla, que recuerdan la importancia que ha tenido esta tierra durante la historia del Camino de Santiago, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y, por supuesto, pruebe sus vinos, con los rosados a la cabeza.

El viaje continúa ahora por Aragón, en concreto por la Ruta del Vino de Somontano. En esta zona que se extiende al pie del Pirineo se elaboran unos caldos exquisitos. Es sólo una de las muchas sorpresas de este lugar de Huesca, donde además de viñedos y conjuntos monumentales de pueblos como Barbastro o Alquézar, se encuentra el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara: es un paisaje único en Europa, y sus cañones y barrancos son un paraíso para los amantes de los deportes de aventura.

A menos de 200 kilómetros, ya en Cataluña, podrá recorrer las Rutas del Vino y del Cava del Penedès. En esta tierra nace una bebida de fama universal como es el cava. Pruebe su sabor inconfundible, y descubra el impresionante patrimonio cultural de la comarca, con numerosos ejemplos de arte románico y modernista, y visitas guiadas por castillos y bodegas. Algo parecido sucede en la Ruta del Vino de Jumilla, en Murcia. Le sorprenderán no sólo sus caldos, muchos de ellos premiados en los últimos años, sino también el casco antiguo de esta ciudad y su entorno natural, con el Parque Regional de la Sierra del Carche, donde podrá practicar deportes como el senderismo, el cicloturismo, el parapente o el ala delta.

Más al sur, en Andalucía, la Ruta del Vino de Montilla-Moriles se adentra por la provincia de Córdoba. En este trayecto tendrá la oportunidad de probar unos vinos ideales, entre otras cosas, para tapear. Disfrute de esta costumbre gastronómica tan arraigada en la comarca. Y, por supuesto, acérquese a Córdoba, cuyo conjunto monumental y su Mezquita, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, son de visita obligada.

La Ruta del Vino de La Mancha es el punto final de este interesante itinerario. Por el número de hectáreas de viñedo cultivadas, Castilla-La Mancha es la zona vitivinícola más extensa del mundo, ¿lo sabía? En esta tierra, inmortalizada para siempre por Miguel de Cervantes en la novela El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, contemplará un paisaje singular de molinos de viento, llanuras interminables de viñedos y destacados conjuntos históricos. En esta región se encuentra el corredor ecoturístico más largo de Europa: la Ruta de Don Quijote. Haga un alto en el camino para probar la gastronomía manchega, con su incomparable queso, y recorra espacios de gran valor como el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel o las Lagunas de Ruidera.

Así son las Rutas del Vino: una forma original y diferente de conocer la enorme riqueza cultural de España, mientras degusta nuestros prestigiosos caldos. Aromas, sabores, historia y arte se funden en esta interesante experiencia. ¿Empezamos el viaje?





Imprescindíveis