Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies





El asado consiste en cocinar al horno de un modo muy jugoso. Especialmente se hace con la carne, pero también con los pescados y las verduras. Es un método tradicional que conserva todo el sabor del alimento y lo cocina en su propio jugo. Te descubrimos algunos de sus platos más singulares.

El asado más típico es a base de carne y se prepara en un horno, en muchas ocasiones de leña, precalentado. La pieza de carne termina con un color dorado, debido a que frecuentemente es untada con manteca o con aceite de oliva. Asimismo, en algunos casos también se adereza la carne para darle más sabor y se acompaña de hortalizas y vegetales. Además, durante el asado se riega la carne con el jugo que suelta junto al aceite de oliva y las verduras. Asados de carne

Esta forma de preparar la carne es muy característica sobre todo del interior de España. Uno de los asados estrella es el cochinillo, típico de Castilla y León. Al salir del horno, la carne queda blanda y jugosa, lo que permite trocear el cochinillo como se hace popularmente, con un plato. De un modo similar se prepara el cabrito asado, frecuente también en la región de Galicia. Otras recetas de asados muy presentes en Castilla y León son el cordero asado y, en particular, el lechazo, un cordero lechal que se suele hornear únicamente con agua y sal. El cordero es también muy popular en Aragón, donde se cocina el ternasco de Aragón, ejemplar de menos de 90 días y especialmente tierno. Se suele cocinar en tejas o en hornos de leña. Otra receta típica es el ternasco asado y mechado, que requiere que la carne pase la noche previa a ser cocinada rociada en vino.

Por su parte, en La Rioja se suelen asar las chuletitas de cordero y una de las recetas más conocidas es la de chuletitas asadas al sarmiento, es decir, preparadas sobre las brasas de tallos de vid. Además de estos asados, es frecuente cocinar de este modo la ternera y ciertos embutidos como los chorizos en cazuelas de barro. Otro caso son las aves, principalmente asadas girándolos sobre el fuego y con diversos condimentos para darle más sabor. Asados del mar

Respecto a los frutos del mar, quizá una de las recetas más repetidas es el pescado asado a la sal con distintas especies como la dorada, la lubina o el pargo. Curiosamente, uno de los asados marítimos más típicos es de interior, se trata del besugo a la madrileña, una receta de la Comunidad de Madrid en la que el pescado se hornea acompañado de langostinos y verduras. Los asados sin hornos son típicos del sur a la hora de preparar pescados. Son los casos de los espetos de sardinas, en Málaga, en los que los peces se ensartan para ser asados a la parrilla. Por su parte, el marisco se asa en planchas y es muy frecuente para cocinar gambas y langostinos Asados de verduras

En España podrás disfrutar también de asados de verduras. Una de las recetas más sabrosas es la escalivada, típica de Cataluña. Consiste en asar tiras de verduras, como berenjenas y pimientos, y aderezarlas con aceite de oliva, ajo y sal. En general, es muy popular el consumo de pimientos asados, principalmente como acompañamiento y sobresalen los pimientos de piquillo. Se trata de una especie autóctona de Lodosa, en Navarra, que se vende envasada y preparada tras ser asada. Ten en cuenta:
Podrás disfrutar de asados en prácticamente todo el país, sea con carnes, con aves, con pescados o verduras.
El perfecto acompañante para las carnes asadas es un buen vino de la región, como el Ribera del Duero (Castilla y León) o el Rioja (La Rioja)





Imprescindíveis