Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies




Los Parques Nacionales de España se hacen accesibles



España trabaja para hacer de sus Parques Nacionales una naturaleza al alcance de todos. Adapta sus instalaciones para las personas con movilidad reducida, incluye paneles explicativos y folletos de información para invidentes, forma a los guías en el lenguaje de signos… ¿El objetivo? Posibilitar que todos disfrutemos de una riqueza ecológica impresionante.

España cuenta con 14 parques nacionales. Un total de más de 325.000 hectáreas de enorme valor ecológico en las que se trabaja para que todos podamos disfrutar de este inmenso patrimonio natural. La oficina española de Europarc (Federación de Parques Naturales y Nacionales de Europa) ha publicado un catálogo de buenas prácticas llevadas a cabo en los parques de España. Iniciativas que han eliminado barreras y que siguen funcionando para hacer de los Parques Nacionales de España una naturaleza para todos.

Paradigmas de accesibilidad

Un claro ejemplo de parque accesible lo encontramos en el Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote, una de las siete Islas Canarias. Las mejoras realizadas han convertido al Parque en un paraíso de origen volcánico adaptado a personas con discapacidad. Los materiales didácticos incluyen información en braille en varios idiomas e incorpora el lenguaje de signos a las producciones audiovisuales.

En Tenerife, también en Canarias, el Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, dispone de un servicio de guía para personas con discapacidad. De este modo y previa reserva, cualquier disminuido podrá conocer la enorme biodiversidad del parque y disfrutar del espectacular panorama del Teide desde su mirador. El Parque de Tablas de Daimiel, situado en Castilla – La Mancha, tiene un servicio similar. Su observatorio de la laguna adapta su visita a cada grupo según su discapacidad.

Otra propuesta la presenta el Parque Nacional de los Picos de Europa, en la región de Asturias. Este parque posee una sala denominada “la cueva”, que permite al visitante experimentar en un mismo espacio los diferentes sonidos y texturas de los ecosistemas presentes en el parque. En el Parque Nacional de Sierra Nevada, situado en Granada, en la región de Andalucía, la recreación de la naturaleza tiene lugar en diferentes talleres sobre astronomía, ecología, telares… todos adaptados para personas con discapacidad.

Además de estas propuestas concretas, los Parques Nacionales de España trabajan en una reconversión general para facilitar el acceso a los mismos. Así, por ejemplo, se han habilitado aparcamientos especiales para las personas con movilidad reducida, que incluso tienen permitido el acceso directo en vehículo al recinto en parques como el de Doñana (Andalucía), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, o el de Aiguestortes i Estany de Sant Maurici,en Cataluña.

Los Parques Nacionales siguen mejorando con el fin de acercarnos la naturaleza a todos. Las salas son más espaciosas y sus senderos son aptos para personas con movilidad reducida. Se emplean materiales antideslizantes y compactos para el trazado; no reflectantes para evitar problemas visuales; se incorporan pasamanos y ventanillas a doble altura… pequeños detalles de gran importancia que hacen la naturaleza más universal que nunca.





Imprescindíveis