Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies




La Rioja: tierra de dinosaurios, vino… y diversión




Localização

Comunidade autônoma:
Rioja, La

Rioja, La


A veces resulta difícil encontrar unas vacaciones que gusten a padres e hijos. Le aseguramos que en La Rioja, al norte de España, no tendrá ese problema. En esta zona famosa por sus vinos, encontrará actividades para descubrir su naturaleza, múltiples posibilidades deportivas, se acercará al fascinante mundo de los dinosaurios y hallará un enoturismo adaptado para niños con opciones como su original vinobús. Seguro que le atrae un lugar así.

Estas y muchas otras son las opciones que encontrará si elige La Rioja como destino. Deje que sus hijos aprendan, que desarrollen su imaginación viajando a mundos pasados o que descubran tradiciones. Además, La Rioja no posee una gran extensión, por lo que resulta fácil desplazarse a cualquiera de sus puntos. Le sugerimos algunas ideas para que el viaje con su familia sea de lo más completo.

Unidos a través del deporte

Practicar deporte con los pequeños siempre es divertido. Y si lo hace rodeado por los idílicos paisajes de La Rioja seguro que sus ganas aumentan. Si a sus “enanos” les gusta el agua, prepárese para mojarse, porque podrá realizar piragüismo, vela y windsuf tanto en sus tranquilos embalses como en sus ríos. Sin embargo, para realizar piragüismo, suele ser necesario un permiso de la Confederación Hidrográfica del Ebro, por lo que le aconsejamos solicitar información en la Federación Riojana de Piragüismo.

Si ya están acostumbrados a las emociones fuertes, otra manera de disfrutar de los preciosos valles de La Rioja como el de Leza es por el aire. Parapente, ultraligero o paseos en globo son algunas opciones. Ya con los pies en la tierra, dispone de actividades aventureras como montañismo (existen itinerarios para subir a más de 120 cumbres) y otras más familiares como senderismo, rutas a caballo o recorridos en bicicleta ideales para conocer los pueblos típicos de la zona.

Jugar en plena naturaleza

Después de tanta acción, nada mejor que dar un paseo en compañía de los suyos. Apunte varios destinos: el Parque Natural Sierra de Cebollera y la Reserva Natural de los Sotos del Ebro cuentan con centros donde les informarán sobre rutas y les mostrarán proyecciones sobre la zona, sobre cómo vive una colonia de cigüeñas o sobre costumbres como la trashumancia. Dejando a un lado la teoría, seguro que lo que a los niños les encanta es ver a animales en directo. Entonces acudan al Centro de Interpretación y Observación del Buitre Leonado (en Arnedillo), único en Europa y donde sus hijos se lo pasarán en grande. ¿Quiere más planes? En la Casa de la Nieve de las cumbres de Moncalvillo (Sojuela) hallarán un “tesoro de hielo”: neveras del siglo XVI a 1.400 metros de altitud que abastecían de hielo a la ciudad de Logroño. Y como guinda “natural”, no se pierdan las Cuevas de Ortigosa, con sus espectaculares estalactitas y estalagmitas.

Cultura divertida

¿A sus hijos la cultura les parece aburrida? Transforme esa idea en este viaje. ¿Cómo? La Rioja le ofrece rutas como la de “Los Castillos”, con la que podrán conocer decenas de fortalezas de siglos pasados para sentirse como un verdadero conquistador. Pero los monumentos con historia no se quedan aquí: los monasterios de Yuso y Suso (declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), los bellos molinos de las poblaciones de las Ruedas de Ocón o de San Román de Camero o el Museo Würth (en Agoncillo), con sus talleres familiares, también esperan su visita.

¿De dónde sale el vino? Enoturismo para niños

Si cree que el mundo del vino y los niños son incompatibles, al viajar a La Rioja se dará cuenta de que no es así. Y es que, en esta tierra reconocida por la calidad de sus caldos, toda la familia puede vivir experiencias en torno a la vid. Podrá visitar museos sobre la cultura del vino (como el Dinastía Vivanco en Briones o el Centro de Interpretación del Vino de Haro), cultivos, bodegas tradicionales e incluso asistir a catas. Además, y para ver a sus hijos más felices que nunca, podrá hacer que experimenten con el pisado de la uva y el embotellado del vino, que monten en bicicleta por los viñedos o vean a los artesanos trabajar. Y como colofón, para descubrir La Rioja de una manera original, cuenta con el Vinobús, un autobús turístico con guía con el que realizar diferentes rutas relacionadas con yacimientos de dinosaurios, el Camino de Santiago y, por supuesto, el vino.

¡Huellas de dinosaurio a la vista!

Si hay unos animales que fascinan a los niños, esos son los dinosaurios. Cuéntele a sus hijos que si viajan a La Rioja conocerán una tierra que hace miles de años estaba llena de estos animales. Hallará yacimientos como los de Munilla, Igea y Cornago o Enciso, donde los niños comprobarán cómo era el tamaño natural de estos “gigantes” gracias a reproducciones y podrán meter sus manos en sus enormes huellas fosilizadas que incluso muestran el inicio de una pelea entre un dinosaurio carnívoro y otro herbívoro.

Para realizar todas estas actividades en La Rioja encontrará multitud de empresas especializadas. Cualquier época del año es buena para visitar esta tierra y como ve, elija la opción que elija, vivirá una apasionante aventura. Llame a sus hijos y sólo dígales una cosa: en La Rioja es imposible aburrirse.

Para encontrar toda la información necesaria sobre destinos, horarios, tarifas y empresas, consulte la página web oficial de Turismo de La Rioja.





Imprescindíveis