Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies






Localização

Comunidade autônoma:
Andalucía

Andalucía


Hay muchas razones para viajar a la costa de Andalucía: el buen tiempo, las facilidades en la comunicación, las playas, la gastronomía, el carácter de la gente… O el golf. La costa andaluza se ha convertido en un lugar único para la práctica de este deporte. Por todas esas razones, en su conjunto, y sobre todo por una: el clima. Las cálidas temperaturas del sur de España durante todo el año hacen que cada vez más gente elija este destino para jugar al golf. No en vano, el golf es hoy una de las actividades más practicadas en Málaga o Cádiz, que concentran el mayor número de campos por metro cuadrado de Europa.

La casi ausencia de lluvias y de fuertes corrientes de aire, unidas a la templanza habitual con la que discurren los días, invitan a viajar hasta la costa de Andalucía para mejorar el handicap.

Los inviernos andaluces son una mezcla de bellos días de sol radiante y otros, los menos, parcialmente nubosos, que no impiden sin embargo la práctica del golf.

En mayo comienza prácticamente el verano en el sur de España, un período muy atractivo por otra razón: es el inicio de los cursos de iniciación y perfeccionamiento de este deporte.

El buen clima condiciona también las características de los campos. Un terreno nunca es igual que otro y suelen tener recorridos muy variados entre vegetaciones muy diversas: olivos, alcornoques, palmeras… La mezcla del mar y la montaña, muy usual también en la costa andaluza, supone un atractivo añadido.

Estas son las razones “naturales” del golf en Andalucía. No podemos pasar por alto, no obstante, otros factores que lo facilitan, como es por ejemplo el desarrollo de toda una industria paralela y complementaria que posibilita este turismo deportivo. Las localidades en las que se ha implantado esta práctica se han esforzado por cubrir las necesidades que puedan plantear los golfistas, instalando establecimientos de venta de artículos deportivos, centros de acondicionamiento y mantenimiento físico, complejos comerciales y de ocio, parques acuáticos y de atracciones, establecimientos hosteleros y residenciales que suelen tener acuerdos con los campos de golf cercanos… todo lo necesario para amenizar la estancia de jugadores de todo el mundo.

Asimismo, pese a que este tipo de turismo suele ser exclusivo, dedicado íntegramente a la práctica del deporte, siempre sobra tiempo para disfrutar del entorno de los campos, visitar las localidades cercanas, las playas, o deleitarse con la cocina mediterránea. Una buena muestra de todo ello la podemos encontrar en Marbella, que de unos años acá se ha convertido en uno de los referentes internacionales para los aficionados a este deporte. Un estudio reciente estimaba que alrededor del 80% de los turistas del golf han visitado esta costa al menos una vez.

Mar de fondo

Los campos de golf andaluces comienzan por Almería. Esta provincia, al sureste de la región, es todavía poco conocida para el turismo extranjero. Sin embargo, en ella podemos encontrar todavía pequeños pueblos de pescadores que conservan su esencia marinera, como San José, Mojácar o Agua Amarga, y algunas de las mejores y más naturales playas de Andalucía, como la Playa de Mónsul o la Playa de los Muertos. No obstante al ser poco conocida todavía, sí que se ha incorporado a la práctica de este deporte. Cuenta con campos a la orilla del mar (todos de 18 hoyos), como pueden ser el Club de Golf Playa Serena, de Roquetas de Mar; el Cortijo Grande Club de Golf, de Turre; el Country Club La Envia Golf, en Vicar; el Golf Almerimar, de El Ejido; el Golf Club Desert Spring de Cuevas de Almanzora; el Marina Golf de Mojácar y el Valle del Este Golf Club de Vera.

Mojácar es uno de los pueblos más bonitos de la costa de Andalucía. Encaramado sobre el mar, sus callejuelas estrechas y encaladas recuerdan su origen morisco. Por su parte, el Valle del Este Golf Club de Vera destaca por sus modernas instalaciones, a caballo entre lo rústico y lo sofisticado, la amabilidad del personal del centro y su cercanía a la orilla, que suaviza un clima ya de por sí cálido.

La Costa del Golf

Málaga es el “alma mater” del golf en Andalucía, en España y casi diríamos en Europa.

En la costa malagueña, pequeños pueblos concentran hasta tres y cuatro clubes de golf. En total, en la provincia hay más de 35 campos. La franja costera de Málaga comprende desde Nerja hasta Manilva, desde el Guadalhorce hasta el límite de la provincia de Cádiz. Su denominador común es estar protegida por las escarpadas sierras costeras: Sierra de Mijas, Sierra Blanca o las estribaciones de la Serranía.

En Alhaurín El Grande se encuentra el Alhaurín Golf Resort , con un recorrido de 18 + 27 Par 3; en Rincón de la Victoria, el Añoreta Golf; en Estepona, el Atalaya Golf & Country Club Internacional, el Paraíso Golf Club, el Estepona Golf, el Club de Golf El Coto o Los Almendros Club de Golf. En cada uno de ellos podemos encontrar distintos recorridos, lo que refuerza la oferta y aumenta las posibilidades de ver satisfechas las más variadas demandas. Por su parte, Benalmádena Costa ofrece el Torrequebrada Golf.

En cuanto a Mijas , es uno de los pueblos en los que mejor se puede combinar el turismo cultural con el deportivo. Su pintoresco aspecto invita tanto a disfrutar del golf como a robarle un poco de tiempo para recorrer sus calles y deleitarse con sus curiosas tradiciones. Mientras el pueblo se eleva sobre la montaña, en su costa se encuentran el Club de Golf La Siesta, ideal para el golfista medio; la Cala Resort Campo Norte y la Cala Resort Campo Sur, con un recorrido de 18 hoyos cada uno; el Mijas Golf Club Los Lagos; el Mijas Golf Club los Olivos y el Miraflores Golf Club.

El Guadalmina Club de Golf Norte/Sur, en otro bonito pueblo, San Pedro de Alcántara, es famoso por su dureza y dificultad, pero es idóneo para jugadores experimentados. Sus calles son anchas y sin agua, aunque Guadalmina Norte sí presenta algunos obstáculos acuíferos.

Pero la joya de la corona es, sin duda Marbella . Esta localidad ha recogido con holgura el testigo del turismo del golf y ha sabido aprovechar a la perfección su inmejorable situación y clima para ponerlos al servicio de un turismo exclusivo de golf –o familiar– de calidad.

Golf en la Costa de Cádiz

Por lo que se refiere a Cádiz, todos los golfistas que se precien lo conocerán debido a la celebración de la Ryder Cup en Sotogrande en 1997. Cuenta con similares condiciones geográficas y climatológicas que la vecina Málaga y con algunos de los mejores campos españoles. Su oferta complementaria, por otra parte, también ofrece indudables atractivos. En toda la provincia existen alrededor de 17 campos.

El Alcaidesa Links Golf Course, en la Línea de la Concepción, destaca en primer lugar. Es uno de los campos más originales debido a su diseño escocés y a estar considerado un auténtico campo tipo “link”. En Benalup-Casas Viejas encontramos el Benalup Hotel Golf & Country Club; en Guadiaro, el Club de Golf La Cañada. En Chiclana de la Frontera tenemos el Club de Golf Campano y el Club de Golf Novo Sancti Petri, que destaca sobre todos los enumerados hasta ahora por sus 36 hoyos. En San Roque, el Almenara Hotel Golf, el Club de Golf Valderrama, el Real Club de Golf Sotogrande y el San Roque Club.

Continuando nuestro repaso por Rota, allí podemos disfrutar del Costa Ballena Club de Golf, que está ampliando sus instalaciones, y el Rota Club de Golf. En Vejer de la Frontera, precioso pueblo elevado sobre la sierra y calles escarpadas y altas, tenemos el Dehesa Montenmedio Golf & Country Club. Completan la oferta en Jerez el Montecastillo Hotel & Golf Resort y el Vista Hermosa Club de Golf de El Puerto de Santa María.






Imprescindíveis