Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies



Segovia


El Acueducto de Segovia, la huella del Imperio Romano en Castilla




Localização

Comunidade autônoma:
Castilla y León

Província/Ilha:
Segovia

Segovia


Colosal, desafiando el paso del tiempo, el Acueducto de Segovia atraviesa de parte a parte la ciudad, a la que ha dado agua y belleza durante casi 2.000 años. Admirar la perfección de sus arcos le hará entender por qué este legado de la antigua Roma, situado a sólo una hora de Madrid, es destino obligado para cientos de miles de visitantes cada año.

Testigo del paso de culturas milenarias, el Acueducto se alza majestuoso, sobre las calles y el monumental patrimonio segoviano, entre el que destaca por su sobriedad y envergadura. Esta extraordinaria obra, en la que se aúnan utilidad y belleza, es también conocida como “Puente del Diablo”.

Cuenta la leyenda que fue éste quien lo levantó en una sola noche para ganarse el alma de una joven, objetivo que no pudo conseguir ya que al amanecer le faltaba una piedra. La tradición dice también que los agujeros que se pueden ver en las piedras del monumento serían las huellas de los dedos del demonio.

Considerado como uno de los legados más impresionantes de la ingeniería del Imperio Romano, su construcción se remonta a finales del siglo I. En uso hasta mediados del XX, sus 166 arcos de piedra con sillares de granito colocados sin cemento o argamasa, permanecen inalterables gracias a la técnica utilizada basada en un ingenioso equilibrio de fuerzas.

En la popular plaza Azoguejo, el Acueducto alcanza su mayor altura y es allí donde la contemplación de sus pilares colosales y la imponente austeridad de sus sillares de granito confunden al visitante hasta hacerle parecer una miniatura el resto de la ciudad que le rodea.

Pero el Acueducto es sólo uno de los muchos y hermosos atractivos que invitan a desplazarse a esta histórica ciudad de Castilla, entre los que destacan la Catedral, que se alza en el punto más alto de Segovia, y el Alcázar, una fortificación del siglo XII, construida sobre una elevación rocosa, con impresionantes vistas de la urbe que, por su belleza y peculiar fisonomía, fue declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1985.

Fusión de culturas

También debe recorrer las callejuelas del casco antiguo, que conservan una laberíntica estructura medieval. Sus calles estrechas, delimitadas por altos muros, esconden curiosas y recoletas plazas y pequeños rincones. La muralla, casonas nobiliarias coronadas por escudos heráldicos, torreones de piedra dorada, conventos, iglesias románicas, edificios mudéjares y cuidados jardines conforman una singular estampa que muestra la fusión de las culturas romana, árabe, judía y cristiana, a lo largo de los siglos.

Además de riqueza monumental, Segovia, a los pies de la Sierra de Guadarrama y a menos de 100 kilómetros de Madrid, resalta por las delicias de su gastronomía, artesana y tradicional, que goza de reconocida y merecida fama.

Las tierras segovianas aportan productos de primera calidad y las mejores materias primas, que los expertos mesoneros cocinan siguiendo recetas ancestrales. Los judiones de La Granja de San Ildefonso, el tierno lechazo o el cochinillo asado, son los platos más demandados y se suelen tomar acompañados por los vinos de la cercana Ribera del Duero.

Acérquese a conocer un destino único, próximo a la capital de España, que ofrece a todos los que la visitan un regalo para el espíritu y un festín a los sentidos.




Imprescindíveis