Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies




Localização

Comunidade autônoma:
Extremadura

Província/Ilha:
Cáceres

Cáceres
Tipo de roteiro:
Gastronómica

Entre la nieve y los cerezos blancos

Cuando despierta la primavera, el valle del Jerte, en la provincia de Cáceres, se convierte en un espectáculo de color y de luz. La floración de los cerezos que cubren las laderas de este valle atrae cada año a un número cada vez mayor de visitantes. Tomando como punto de partida la histórica y noble ciudad de Plasencia, un paseo por este valle nos conducirá a pueblos mágicos y sorprendentes.

Ler mais

Conviene reservar un fin de semana para llevar a cabo esta ruta. Podemos dedicar el primer día a la ciudad de Plasencia, y el segundo a recorrer el valle del Jerte. Merece la pena llegar hasta aquí aprovechando los diez días que dura la floración de los cerezos que cubren las laderas del valle. Dependiendo de la climatología, suele ocurrir entre la segunda quincena del mes de marzo y la primera semana de abril. Todo un espectáculo de naturaleza y color.
Pero volvamos a Plasencia. Ciudad monumental y capital del norte de Extremadura (situada en plena Ruta de la Plata), aquí convivieron moriscos, judíos y cristianos durante los siglos medievales, desde que fue reconquistada a los andalusíes por los reyes leoneses en el siglo XII. Conserva parte de sus murallas y portales.
Encontramos dos catedrales: la Vieja, románico-gótica (siglos XIII-XIV), y adosada a ella, la Nueva (siglo XVI), renacentista y plateresca. En esta última intervinieron los mejores artistas de la época en España: arquitectos como Diego de Siloé, Alonso de Covarrubias, Juan de Álava, Enrique Egas, Francisco de Colonia y Rodrigo Gil de Hontañón; en su altar trabajaron Gregorio Fernández y Francisco de Rizi, entre otros. La magnífica sillería del coro es obra de Rodrigo Alemán.
Plasencia nos ofrece muchas más sorpresas. Templos de origen románico (siglo XIII) como los de San Nicolás y del Salvador; góticos como el del convento de los Dominicos (siglo XV); renacentistas y barrocos como el santuario de la Virgen del Puerto (siglo XVII). Palacios como los del Marqués de Mirabel, gótico-renacentista (siglo XV), casas señoriales como la de los Carvajales-Girón (renacentista), y hasta un acueducto romano.
En nuestro segundo día y para visitar el valle del Jerte debemos tomar la carretera N-110, que lo recorre de sur a norte. A unos 14 kilómetros, un desvío a la izquierda nos lleva a dos pueblos encaramados en las laderas de los Montes de Trasierra: El Torno (a 2,4 kilómetros), famoso por la elaboración de aguardientes y licores de cereza (kirsch), y Rebollar (a 4 kilómetros).
Volvemos a la N-110 para acceder a otro desvío local en la vertiente opuesta del valle. Ascendemos por las laderas de la sierra de Tormantos para llegar a Valdastillas (a 3 kilómetros de Rebollar), Cabrero, Casas del Castañar y Piornal, pueblos de notable arquitectura popular rodeados de campos de cerezos y frutales. Piornal, el pueblo más elevado de Extremadura, es famoso por su Fiesta del Jarramplas (19 y 20 de enero).
Sigamos valle arriba. Aparecen, esta vez en el centro del valle, a orillas del río Jerte, los pueblos de Navaconcejo (a 10 kilómetros de Piornal), Cabezuela del Valle y Jerte. Sus caseríos son espléndidas muestras de la arquitectura tradicional serrana, en especial Cabezuela del Valle, declarada Conjunto Histórico-Artístico.
Jerte, por su parte, es la puerta de entrada a la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Se trata de uno de los numerosos rincones naturales de la comarca, rica en arroyos, cascadas, piscinas naturales y bosques húmedos.
A continuación, llegamos al último de los pueblos, Tornavacas. Está situado al pie del puerto de montaña de Tornavacas, una tradicional ruta de comunicación de personas y ganado entre Castilla y Extremadura: el camino de la tradicional trashumancia. Destaca su iglesia parroquial de la Asunción, barroca (siglo XVII).
Se puede ampliar esta visita con excursiones a las comarcas de Ambroz y de la Vera. En la Comarca del Ambroz, encontraremos la villa de Hervás (con una de las juderías mejor conservadas de España), las ruinas del Convento de la Bien Parada (en Abadía) o a los restos de la antigua ciudad romana de Cáparra (Oliva de Plasencia – Guijo de Granadilla). En la Comarca de la Vera, podemos acercarnos, por ejemplo, hasta el Monasterio de Yuste, última residencia del emperador Carlos V.
Otra buena forma de disfrutar de esta ruta es asistir a sus fiestas populares. La del Cerezo en Flor, tiene lugar cada año en un pueblo distinto del valle del Jerte, coincidiendo con la floración de los cerezos (entre la segunda quincena de marzo y la primera semana de abril, aproximadamente). Además, las Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota se celebran entre mayo y junio. Por último, también es recomendable la Fiesta del Martes Mayor (Plasencia), en la que se organiza un mercado medieval cada primer martes de agosto.

Fechar



Atividades

  • Roteiros eqüestres
  • Caminhadas

Roteiro


Imprescindíveis