Este site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao usuário. Se você continuar navegando, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Você pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração em nossa política de cookies



Palma

Localização

Comunidade autônoma:
Baleares

Província/Ilha:
Mallorca

Mallorca

La capital de la isla de Mallorca, situada en la bahía de su mismo nombre, posee un clima privilegiado todo el año (17,9 °C de temperatura medial anual). Conocida por su turismo de sol y playa, posee además un precioso casco antiguo. La Catedral, el Palacio de la Almudaina, la Lonja y la Plaza Mayor son algunos de los rincones en los que el viajero deberá detenerse. Las barcas de pescadores, pinares y palmeras enmarcan los más bellos monumentos. El paisaje de la isla está surcado por calas, playas y acantilados en la costa, mientras que en el interior esperan localidades típicamente mallorquinas y sierras con alturas de 1.500 metros. Una riqueza paisajística y cultural que invita a recorrer cada palmo de Mallorca y a profundizar en la gastronomía isleña.

Consulte todas as informações do destino em:
http://palmavirtual.palmademallorca.es




Imprescindíveis



Mapa/Localização



Palma Para você

Cultural

Un recorrido por el arte y la historia

La actual ciudad de Palma fue codiciada, en tiempos remotos, por romanos, árabes y piratas berberiscos. Fue el monarca Jaume I el que acabó con el dominio musulmán en la isla mediterránea (s. XIII), y al que debemos las construcciones más importantes de Palma.
Tras las murallas dieciochescas que ahuyentaron a piratas y corsarios se levanta el casco viejo, donde le sorprenderán sus antiguas iglesias, palacios y mansiones señoriales con sus turísticos patios (existen más de 40 que se distribuyen por todo el centro de Palma).
Sa Seu
La Catedral de Palma (Sa Seu) goza de un emplazamiento espectacular a orillas de la bahía y el puerto pesquero. Se trata de un elegante templo gótico, que mantiene una gran armonía a pesar de su gran tamaño. Mandada construir por Jaume I sobre la antigua mezquita de la Medina Mayurqa, la Catedral cuenta con unas altísimas bóvedas; aunque, lo que más llama la atención es un grandioso rosetón y el singular baldaquino de hierro forjado, obra del maestro catalán Antonio Gaudí.
Enfrente de Sa Seu, se alza el Palacio de la Almudaina. El que fuera palacio árabe y residencia de los monarcas mallorquines, sirve actualmente a usos museísticos. Su aspecto de fortaleza árabe contrasta con la riqueza ornamental del gótico flamígero de la Capilla de Santa Ana que alberga en su interior.
Situado en el cercano Paseo Sagrera se encuentra Sa Llotja (la Lonja). Esta antigua lonja de contratación, hoy dedicada a exposiciones, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica civil de España. Sus columnas salomónicas y bóveda de crucería no dejan de extrañar en una construcción no religiosa. Junto a la Lonja, encontramos el Consolat (Consulado) de Mar, cuyos arcos renacentistas albergan al gobierno autónomo.

Ler mais

Siguiendo el Paseo Sagrera llegamos al museo de arte moderno Es Baluard, cuya colección está formada por obras de las tendencias internacionales más significativas desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. En este centro puede contemplar trabajos de artistas como Cézanne, Gauguin, Picasso, Tàpies, Kiefer o Barceló, entre otros. Tampoco debemos perdernos otros importantes museos de la ciudad como La Fundación Pilar y Joan Miró o la Fundación March, cuyas colecciones exhiben piezas de Miró, Dalí o Juan Gris, y además, suelen organizar destacadas exposiciones temporales.
Nuestro recorrido puede continuar por el Paseo del Born. Se trata de una de las principales arterias de la ciudad que separa el casco monumental y los barrios marineros, y populares, de Sant Joan y del Puig de Sant Pere.
Si en la Plaza Rei Joan Carles tomamos la calle Unió, nuestra siguiente parada es la Fundació la Caixa. El antiguo Gran Hotel, de estilo modernista, acoge un importante centro cultural.
Así, llegamos a la Plaza Mayor, de fuerte inspiración modernista. A partir de este punto se abren las grandes avenidas y ramblas que forman el ensanche de Palma de Mallorca, la ciudad moderna.
Para volver a la costa desde la Plaza Mayor, podemos atravesar el casco viejo y visitar la Plaza de Cort, el Ayuntamiento, el Palau Vivot o la iglesia de Santa Eulària. El consistorio, popularmente conocido como Cort, asienta su estructura barroca sobre lo que fuera un hospital del siglo XVI; por su parte, el templo es la primera construcción cristiana levantada en Palma, buen ejemplo del gótico catalán. Otras mansiones de la zona son Can Corbella (de estilo neomudéjar), Can Forteza Rey y el edificio El Águila (representante del Modernismo).
Otra opción es recorrer el antiguo barrio judío y el barrio de Sa Calatrava. En este itinerario las citas principales son el templo gótico de Sant Francesc y, en el corazón del Call (Judería), la iglesia barroca de Montisió, asentada sobre una sinagoga. Y, ya cerca del Paseo Marítimo, los baños árabes, para que no olvidemos que el Califato de Córdoba también dominó estas tierras.
En esta zona podemos visitar el Museo de Mallorca. Una colección compuesta por piezas prehistóricas, romanas, musulmanas y medievales se conservan en este antiguo palacete.
A dos kilómetros del centro de Palma nos espera el Castillo de Bellver. El castillo se encuentra sobre una arbolada colina que preside la bahía. Su peculiar planta circular y la delicadeza de su arquería interior le dan un aspecto más decorativo que defensivo. En sus dependencias está instalado el Museo Municipal de Historia.

Fechar


Activa

Destino de golf y náutica

El clima agradable de Palma durante todo el año invita a practicar diversas actividades deportivas al aire libre entre las que destacan el golf y la náutica. En cuanto al primero, el turista, sólo en la ciudad, tiene a su disposición cinco campos (todos de 18 hoyos) perfectamente equipados y situados en bellos entornos.
Por otro lado, Palma es un auténtico paraíso para todos los aficionados al mar gracias a sus cinco playas, ocho zonas de baño y nueve clubs náuticos y puertos deportivos, ideales para descubrir la ciudad desde la costa y para practicar actividades como la vela o la pesca deportiva. Prueba de la calidad de estas instalaciones son las competiciones que tienen lugar en esta ciudad como la Regata Copa del Rey o el Trofeo Almirante Conde de Barcelona.
Por otra parte, los que buscan emociones fuertes podrán, sobre todo en verano, practicar actividades como el windsurfing, kitesurfing, wakeboard, skate y asistir a demostraciones de breakdance o capoeira en plena playa. Además, por toda la ciudad, son varias las instalaciones deportivas pensadas para vivir Mallorca de la forma más activa. Así, otra manera divertida de conocer Palma de Mallorca es a través de sus carriles-bici.
Los amantes del cicloturismo y el senderismo encontrarán que estos deportes son perfectos para recorrer toda la isla, gracias a su red de rutas señalizadas. Desde Palma, un recorrido por la isla de Mallorca nos ofrece multitud de paisajes distintos. La Sierra de Tramuntana nos procura alturas de más de 1.400 metros, donde se disponen importantes localidades como Valldemossa, Sóller o Deià. Esta escarpada cordillera se hunde en el mar Mediterráneo creando lugares inolvidables como Cala de Deià, el Port de Sóller o Cala Sa Calobra. Más allá de Andratx, encontramos el Parque Natural de Sa Dragonera. Al nordeste de la isla se despliegan las bahías de Alcúdia y Pollença y la península de Formentor, importantes núcleos turísticos donde los pinares llegan hasta la playa. En Alcúdia se conservan las murallas, la antigua ciudad romana de Pollentia y un anfiteatro. También, aquí cerca, se encuentra el Parque Natural de la Albufera, uno de los cinco que existen en Baleares. Desde Palma, hacia el extremo más oriental de la isla, Calarajada, encontramos poblaciones como Manacor, Artá y Capdepera. Y por supuesto, resulta imprescindible una visita al Parque Nacional del Archipilélago de Cabrera, situado frente a la costa sur de Mallorca y perteneciente al término municipal de Palma.


Gastronómica

Ejemplo de dieta mediterránea

La mesa balear es un fiel reflejo de la cocina mediterránea. Productos con Denominación de Origen propia como la sobrasada, el queso de Mahón y los vinos de Binissalem-Mallorca, se suman a recetas autóctonas. El tumbet (un guiso de verdura compuesto por patatas, pimientos fritos y berenjenas con salsa de tomate), los arroces de pescado o el "pa amb oli" (rebanada de pan untada con aceite y tomate) no deben faltar. La caza, pescados, mariscos, y frutas y verduras nos hablan de la variedad gastronómica de las islas. De postre, nada mejor que una ensaimada y alguno de los licores que aquí se destilan (palo, gin o hierbas).
Lo mejor para conocer el ambiente y la cocina más tradicional de Palma es acercarse a cualquiera de sus viejos cafés y hornos antiguos. Asimismo, en la ciudad existen más de 1.000 restaurantes donde además de los platos más típicos ofrecen una amplia oferta de cocinas de todo el mundo y elaboraciones de chefs de prestigio internacional. Los restaurantes más frecuentados se encuentran en varias zonas: el casco antiguo, el Paseo Marítimo, el Paseo del Born, Santa Catalina, Es Molinar...
Una recomendación: si quiere adquirir productos típicos como sobrasadas, quesos, almendras, pastelería…, nada como acercarse a mercados con gran encanto como el del Olivar  


Para jóvenes

La noche que nunca acaba

Las Islas Baleares son famosas internacionalmente por su divertido ambiente nocturno y Palma es uno de los mejores ejemplos. En la ciudad se encuentran multitud de terrazas, pubs y bares perfectos para tomar una copa y grandes discotecas donde bailar al ritmo de algunos de los DJ´s más conocidos en la escena musical. Muchos de estos locales se sitúan en el Paseo Marítimo y no resulta difícil encontrar en ellos a personajes famosos que eligen esta isla como lugar de vacaciones.
Las posibilidades que ofrece Palma antes de “salir de marcha” son también muy variadas: desde una animada velada tanto en el casco histórico como en zonas cercanas a la playa, hasta acudir a su casino o asistir a espectáculos de música, bailes y acrobacias mientras se cena en grandes salas o en los típicos patios mallorquines decorados para la ocasión.
Durante todo el año se celebran además festivales, conciertos, obras de teatro, danza y exposiciones en grandes museos como el de Es Baluard en los que disfrutar de la cultura más tradicional y de las últimas tendencias. En cuanto a música clásica, destaca su Festival de Invierno. Pero Palma también suena a jazz (gracias al Jazz Voyeur Festival), a ópera (muy recomendable la temporada de su Teatro Principal) y a música contemporánea, con festivales como el Alternatilla Festival Multidisciplinar.
Las fiestas más típicas de la ciudad como la Revetla de Sant Antoni, la de Sant Sebastià o la de Sant Joan ofrecen actuaciones para pasarlo bien y desfiles por las calles que invitan a disfrutar del animado ambiente.    


Con niños

Una ciudad para vivir en familia

En Palma, la diversión y el ocio en familia están garantizados. Y es que esta ciudad mediterránea posee cinco playas y ocho zonas de baño, prácticamente todas de aguas tranquilas y perfectamente vigiladas en las que, gracias a las temperaturas suaves, siempre es un placer darse un chapuzón. Las familias también pueden optar por una visita al Palma Aquarium, situado en la Playa de Palma y en el que se disfruta de jardines y acuarios interactivos.
Otra forma diferente y divertida de conocer Palma con los más pequeños es alquilando una bicicleta o un segway en cualquiera de las empresas especializadas en estos servicios. Y como colofón a un viaje entretenido, nada mejor que pasar una jornada en el cercano parque acuático de El Arenal.
En el ámbito cultural, es posible asistir a festivales pensados para todos (como el Internacional de Teatro de Marionetas) y a museos como el Caixa Forum que organiza multitud de actividades educativas.   


De compras

Ambiente tradicional y selecto

Palma siempre resulta interesante para dedicar una jornada a las compras. Y es que esta ciudad mediterránea posee el encanto de combinar zonas comerciales selectas con pequeños establecimientos tradicionales perfectos para descubrir cómo se realizan oficios con cientos de años de antigüedad o para comprar productos típicos. Existe una guía traducida a seis idiomas (catalán, castellano, alemán, inglés, francés e italiano) que propone cuatro rutas comerciales para ir de compras por la ciudad.
Quien busque primeras firmas y darse un capricho en las tiendas más fashion, lo mejor es dar un paseo por la Plaza Weyler, la calle Unió, la Plaza Joan Carles I y la avenida Jaume III, donde el shopping es toda una filosofía. También aquí es fácil encontrar joyerías con la calidad de las perlas de Mallorca, múltiples tiendas de decoración y galerías de arte de las cuales podrá llevarse un recuerdo especial de la ciudad.
Un ambiente más tradicional es el que hay en lugares del casco viejo como el Paseo por la Artesanía, la Plaza Llorenç Bisbal o la Plaza Mayor (con su típico mercado al aire libre). Aquí los visitantes pueden comprar productos hechos a mano de cuero, vidrio, hierro, madera... Una oportunidad única para ver a los maestros artesanos trabajar en directo. Además, existen itinerarios guiados que ofrecen una original visión del comercio histórico en Palma.
Otros datos de interés
Horarios. La mayoría de las tiendas y centros comerciales abren ininterrumpidamente de 10.00 a 20.00 h. y durante varios domingos a lo largo del año.
Rebajas. Por lo general, comienzan la segunda semana de enero, hasta el final de febrero para la temporada de invierno, y del 1 de julio hasta finales de agosto para la temporada de verano.
Cómo pagar. Lo normal es hacerlo en efectivo o tarjeta, mostrando el pasaporte o documento de identidad.