Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




Una escapada por Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga y Bilbao



Cualquier momento es bueno para acercarse a España. Desde unas largas vacaciones hasta una visita más fugaz, las posibilidades que ofrece cualquier rincón de nuestro país son enormes. En esta ocasión le proponemos una escapada por cinco de las grandes capitales: Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla y Málaga. Ciudades muy diferentes pero que cautivan por su riqueza, su patrimonio y su vitalidad.

Madrid: una capital monumental y divertida

Tradición, vitalidad, arte, diversión y majestuosidad. Basta con darse una vuelta por el centro de Madrid para sentir el dinamismo y la alegría que desborda la capital, una urbe acogedora y de carácter abierto, en la que vive gente llegada de todos los rincones de España. Le proponemos que recorra sus calles llenas de vida, con sus comercios tradicionales junto a las tiendas más modernas de diseño, joyas y moda, y las boutiques de prestigiosas firmas y marcas internacionales. Además de comprar, también puede acercarse a cualquiera de sus tabernas castizas en las que probar sus tapas, o disfrutar de sus animadas terrazas. Este espíritu alegre se acentúa por las noches, cuando miles de bares, discotecas, teatros y espectáculos abren sus puertas. Las posibilidades de ocio se trasladan a la oferta artística de la ciudad, que sorprende por su gran riqueza arquitectónica y una completa agenda cultural. Su legado histórico es inmenso, como queda patente en el corazón más antiguo de la villa, en el barrio de los Austrias, una hermosa zona con viejos palacios, iglesias y plazas recoletas, en la que se respira un sabor especial que traslada al viajero a tiempos pasados. Es, asimismo, obligado recorrer el paseo del Prado, donde se hallan tres de las pinacotecas más prestigiosas del mundo: el Museo del Prado, el Thyssen-Bornemisza y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que albergan en su interior tesoros de un valor incalculable.

Barcelona: vanguardia mediterránea

Barcelona es una capital vanguardista y cosmopolita, en la que el diseño y las nuevas tendencias están a la orden del día en sus comercios, su agenda cultural, sus bares y restaurantes. Se trata de una ciudad de contrastes: de mar y montaña, de progreso y tipismo. Una metrópoli moderna pero a la vez orgullosa de su historia, su pasado y sus tradiciones. Esta urbe olímpica en continua evolución que tiene muy presente cuáles son sus raíces, dispone de una personalidad propia que cautiva a quien la conoce. El azul del Mediterráneo y el bosque verde del Tibidabo y Montjuïc, la luz que ilumina las calles y avenidas, la actividad comercial, el puerto y las callejas estrechas del casco antiguo dotan a Barcelona de un sabor único. Para sentir esa atmósfera tan especial no dude en recorrer La Rambla, un hermoso paseo de quioscos y puestos de flores, terrazas y estatuas vivientes que le seducirá desde el primer momento. Este carácter tan peculiar se extiende al Barri Gótic, que esconde multitud de plazas, palacios y templos, vías medievales en las que parece que el tiempo se ha estancado. Y, por supuesto, no se marche sin admirar la obra del genial arquitecto Gaudí, un legado único en el mundo, como demuestran las construcciones del templo de la Sagrada Familia, la Casa Batlló y la Casa Milà (La Pedrera), en el transitado passeig de Gràcia; o el Park Güell. Son maravillosas obras de arte que reflejan, como pocas, el espíritu de la capital catalana.

Sevilla, Málaga y Bilbao, un abanico de posibilidades

La pasión de Andalucía, su luz potente y cálida, la hospitalidad y la simpatía de sus gentes, y las tradiciones más arraigadas quedan reflejadas a la perfección en Sevilla. La capital andaluza tiene una magia que la hace especial. Basta con pasear por el barrio de Santa Cruz, con sus casitas blancas de ventanas enrejadas y preciosos patios interiores llenos de flores en los que refugiarse del calor, o perderse por Triana, admirar los azulejos que adornan la plaza de España, degustar pescaítos fritos junto al río Guadalquivir o empaparse de un espectáculo como el flamenco en cualquiera de los tablaos de la ciudad. Esta espontaneidad, alegría y vitalidad se traslada a 200 kilómetros, donde se erige Málaga, cuna natal de Pablo Picasso, que cautiva por su excelente climatología durante todo el año, sus magníficos campos de golf, y las playas que se extienden a lo largo de la Costa del Sol.

Los encantos se suceden del sur al norte de España. A orillas del mar Cantábrico se encuentra Bilbao, donde se mezclan la tradición del Casco Viejo con el vanguardismo del Museo Guggenheim Bilbao. Es obligado probar los deliciosos pintxos en cualquiera de sus tabernas, y conocer sus alrededores, con playas y pueblos marineros como Bermeo o Lekeitio.

Los tesoros que aguardan en las capitales de España son innumerables. Arte, gastronomía, compras, una incesante actividad cultural, sus gentes y un patrimonio milenario son sólo algunos de ellos. Siempre existe alguna excusa para acercarse hasta nuestro país. Le invitamos a que lo descubra.





Imprescindíveis