Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies






El Camino de Santiago, la ruta que trae a España a viajeros de todo el mundo, puede ser una experiencia reconfortante en todos los sentidos. Catedrales, iglesias y monasterios “tonificarán” su espíritu, pero aquí te proponemos una forma diferente de hacer el camino: a través de sus balnearios y estaciones termales. Regálate un tratamiento de belleza y salud siguiendo este itinerario declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El termalismo es la mejor terapia contra el estrés y las tensiones de la vida diaria. Los romanos ya se beneficiaban de las propiedades curativas de los manantiales termales de España. Muchos se encuentran en el norte, en parajes que desde el siglo X recorren los peregrinos en su ruta hacia Santiago de Compostela. Conoce estas estaciones termales, que cuentan con todo tipo de comodidades y los más sofisticados métodos terapéuticos.

Balnearios en el Camino francés

Tomando como referencia el Camino francés -la vía tradicional-, tanto si inicias la ruta desde Roncesvalles (Navarra) como desde Jaca (Aragón), te encontrarás en uno de los núcleos de termalismo más importantes de España. Desde los Pirineos hasta el sur de La Rioja, los balnearios de Vilas de Turbón, Panticosa, Benasque, Fitero y Arnedillo garantizan una extensa variedad de técnicas de baño y masajes. Saludables paseos por sus valles y unas espectaculares rutas de montaña te harán olvidar la rutina diaria.

Prosiguiendo con la vía jacobea encontraremos los tranquilos campos de Burgos. Allí podrás “tomar las aguas” en las localidades de Valdelateja y Virtus. La villa de Caldas de Luna, en la provincia de León, también es famosa por las propiedades de sus aguas.

Otra posibilidad es llegar a Santiago de Compostela a través del Camino del norte, que transcurre a lo largo de la España Verde. Desde el País Vasco hasta Lugo, donde confluye con el Camino francés, podrás regalarte unos baños termales en Cestona (Guipúzcoa), en los famosos balnearios de Cantabria (Puente Viesgo, Liérganes, Las Caldas de Besaya y Alceda, entre otros) o en Las Caldas (Asturias).

Lo mejor te espera al final del Camino…

….porque Galicia es un auténtico “paraíso” del turismo termal. Lo es por el gran número de estaciones termales que acoge y por la calidad de sus manantiales. Aquí encontrarás balnearios de todo tipo: desde el más tradicional, perfecto para curar una dolencia, hasta el más moderno, equipado con las últimas tecnologías aplicadas a la salud, el relax y la estética. Los de la isla de la Toja, Caldas de Reis y Mondariz son sólo algunos de los más conocidos. También hallarás los mejores centros de talasoterapia –uso de aguas, algas y limos de origen marino con fines terapéuticos-. Como puedes comprobar la oferta es amplia. Concédete un tratamiento termal en el Camino de Santiago: la experiencia es toda una bendición.





Imprescindíveis