Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




Pirineos de España, un gran dominio esquiable




Los Pirineos de España suman una extensa área con infinitas posibilidades para practicar deportes de invierno. Esta cordillera cuenta con un conjunto de instalaciones con numerosos atractivos. Las hay para todos los gustos: desde las más familiares hasta inmensas áreas esquiables. Las temperaturas agradables que reinan incluso en invierno y la belleza de los paisajes son otros elementos comunes en esta zona del norte de España.

En la vertiente española de los Pirineos coexisten estaciones de esquí que ofrecen al esquiador todo lo que hoy exige el mundo de la nieve: atractiva oferta de apresquí y servicios. Las instalaciones de esta cordillera disponen de las últimas infraestructuras de esquí, ocio y alojamientos. Destaca en este sentido el esmero dedicado a la práctica del esquí familiar, con una atención especial a guarderías, parques de nieve y otras instalaciones para los pequeños. No menos interesantes son las ofertas complementarias de turismo cultural, la gastronomía y otras actividades que se realizan en el ámbito del deporte en contacto con la naturaleza: patinaje sobre hielo, globos aerostáticos, rafting, senderismo, rutas a caballo, parapente y rutas en bicicleta, entre otras.

El Pirineo catalán

Baqueira-Beret es de las estaciones invernales más sobresaliente del Pirineo de Cataluña. Para muchos aficionados, tanto nacionales como extranjeros, Baqueira posee algunas de las mejores pistas de Europa. Dispone de recorridos muy exigentes para esquiadores experimentados, aunque igualmente cuenta con grandes áreas y trazados aptos para debutantes. A ello hay que sumar su gran luminosidad y sus agradables temperaturas incluso en los meses más fríos. Fuera de las pistas, son muy visitados los restaurantes que se encuentran en sus proximidades, reconocidos por sus excelencias gastronómicas. En la capital del valle de Arán, Vielha, hay un Palacio de Hielo con una pista de patinaje y piscina climatizada, que es el centro de diversión y ocio de la zona de influencia de la estación. En los alrededores, las localidades de Arties, Salardú y Bossot ofrecen interesantes edificios de arte románico de los siglos XII y XIII, y ejemplares muestras de la arquitectura popular pirenaica.

Por su parte, las instalaciones de La Molina y Masella disfrutan de un ambiente apresquí más sosegado, que se concentra en Puigcerdá, capital de la comarca de la Cerdaña.

En el corazón del Valle de Boí, en pleno Pirineo central de la provincia de Lleida, se ubica Boí Taüll Resort. Un complejo de montaña que conjuga la práctica del esquí con otras actividades de ocio y turismo que se ofrecen al esquiador. De sus atractivos destaca, además del Parque Nacional de Aigües Tortes, los pueblos que conservan bellos edificios del arte románico como San Clemente de Taüll, Erill la Vall, Sant Feliu, San Lorenzo y Santa María, algunos de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sin dejar el entorno natural de Aigües Tortes, en la localidad leridana de Espot están los remontes de Espot Esquí, con pistas entre pinos y valles, orientadas al noroeste, indicadas para esquiadores de un nivel avanzado. En las proximidades, los pueblos de Sort, Llavorsí y Esterri d'Aneu ofrecen inmejorables condiciones e infraestructuras para la práctica de otros deportes como rafting, parapente, hípica, descenso de cañones, piragüismo, escalada y senderismo. Por su parte, en Rialp, también en Lleida, se encuentra la estación de Port Ainé, situada bajo el Pic del'Orri, un área que se caracteriza por su buena nieve.

Además, las estaciones de Tavascán y Vall de Nuría tienen en común su proximidad y el fácil acceso desde Barcelona y Girona, así como su ambiente tranquilo y familiar. Instalaciones ideales para realizar otras actividades en contacto con la naturaleza y pasar un agradable día en la montaña.

Para la práctica del esquí nórdico, el Pirineo catalán posee la estación de Lles, con panorámicas excepcionales y pistas variadas para todos los niveles.

El Pirineo de Aragón

Las estaciones del Alto Aragón acogen cada temporada a miles de esquiadores. Y es que son muchos los atractivos que se reúnen en los valles del río Aragón, Tena y Benasque, donde, desde la caída de las primeras nieves, todo gira en torno al deporte blanco.

La más veterana estación de deportes de invierno del Pirineo aragonés es Candanchú. Su escuela de esquí se encuentra entre las más reputadas de España. Después de los descensos, es en el pueblo de Jaca donde se concentra toda la actividad de ocio de la zona. Y a tan sólo 4 kilómetros de Candanchú se halla la estación de Astún.

Rodeada de grandes cumbres se encuentra Cerler, en el fondo del valle de Benasque. Dispone del primer telesilla de seis plazas instalado en España y un desnivel esquiable de 800 metros, desde el Gallinero, de 2.700 metros, hasta Ampriu. En el pueblo de Benasque hay buen ambiente apresquí, donde no faltan locales muy animados hasta más allá de la medianoche, restaurantes y cafés.

Y en el centro del Pirineo de Aragón se encuentran las instalaciones de Formigal y Panticosa, en pleno Valle de Tena. Las excelentes vías de comunicación facilitan el desplazamiento incluso desde Madrid en tan sólo tres horas y media en coche.

En lo referido a esquí nórdico, el Pirineo de Aragón cuenta con las estaciones de Candanchú-Fondo (perfecta para el aprendizaje de esquí de fondo y para el entrenamiento de competición con sus ocho circuitos homologados) y Llanos del Hospital (situada en el bello Parque Natural Posets-Maladeta).

El Pirineo navarro

En plena cabecera del Valle del Roncal (Navarra) se halla la estación de esquí nórdico de Larra-Belagua (Roncalia). Con 24 kilómetros esquiables, en esta estación es posible alquilar trineos, esquís y raquetas para la nieve; dar clases de esquí o apuntarse a paseos guiados, entre otras opciones.

Una vez en la zona, es recomendable la visita a las siete localidades que forman parte del Valle del Roncal para disfrutar de sus tradiciones, su gastronomía y su naturaleza y para practicar otras actividades como cicloturismo, descenso de cañones, piragüismo, rafting…
 





Imprescindíveis