Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies






Localização

Comunidade autónoma:
País Vasco

País Vasco


Una buena forma de conocer el norte de España y, en especial, el País Vasco, es a través de su gastronomía. Y, más concretamente, participando en una tradición muy arraigada en esta región: ir de "pinchos". Se trata de degustar los platos en miniatura que llenan las barras de bares y tabernas. Además, es una perfecta excusa para recorrer los cascos históricos de las ciudades vascas.

Ir de "pinchos" es una experiencia que no puede perderse. Ver las fuentes de los bares llenas de estas pequeñas joyas gastronómicas, saborearlas y sentir el ambiente popular y bullicioso que se vive en estos locales es algo único y diferente. La cultura de ir de tapas está muy presente en nuestro territorio, pero en el País Vasco se vive con auténtica devoción. Y no es ninguna exageración.

Normalmente, los "pinchos" se elaboran con productos de la tierra, verduras, carnes, mariscos, embutidos y quesos. Su presentación, muy cuidada en platos que lucen colocados sobre la barra, hace que directamente estas delicias entren por los ojos. La lista de variedades es muy amplia y cada año se celebran concursos en los que se premian los mejores. Por eso, le recomendamos que pruebe el que más le apetezca y usted mismo descubra su sabor.

Conozca esta tradición porque no le defraudará en absoluto. En muchas localidades vascas existen determinadas zonas de tascas a las que acudir para probar estos manjares. No dude en acercarse hasta ellas ya que, por precios muy razonables, va a conocer sabores exquisitos que le dejarán un buen recuerdo.

Lo mejor es que sin prisa pasee tranquilamente por las zonas de "pinchos" de la ciudad. Asómese a los locales, disfrute de su ambiente, observe las fuentes repletas de comida y déjese atrapar por los aromas que surgen del interior de los bares. Es, además, una magnífica ocasión para conocer los centros históricos de las grandes capitales de esta región española, ya que muchas de estas tabernas están situadas en sus cascos antiguos. Así, en Vitoria no se pierda su Casco Viejo medieval, en torno a la Catedral de Santa María, y los Arquillos y la plaza del Machete, mientras saborea, por ejemplo, los "pinchos" con pimientos, auténticos protagonistas en los bares vitorianos.

Si está en Bilbao, acuda al Casco Viejo, el lugar más concurrido de la ciudad, del que sobresale la Catedral de Santiago, y disfrute de las delicias a base de bacalao, champiñones y tortillas, aunque también puede acercarse al Ensanche, Indautxu y la Gran Vía. Y en San Sebastián, venga a su parte antigua, con sus calles estrechas repletas de tabernas, a la vez que descubre rincones como la plaza de la Constitución o la iglesia de Santa María, y asómese al mirador de la playa de La Concha, un paseo emblemático sobre el mar Cantábrico.

Cualquier época del año es buena. Anímese cuanto antes.





Imprescindíveis