Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




Lagos de Covadonga, un paraíso de leyenda




Localização

Comunidade autónoma:
Asturias

Província/Ilha:
Asturias

Asturias


En el corazón del Parque Nacional más antiguo de España encontrará un lugar extraordinario y rodeado de leyenda: los Lagos de Covadonga. Déjese seducir por el bello y sinuoso camino que conduce hasta ellos, y que le irá desvelando, poco a poco, un sugerente paisaje formado por aguas serenas, alfombras de verdes inimaginables y un techo de magníficas cumbres casi al alcance de la mano.

Separados por la loma de la Picota, el Enol y el Ercina son los dos lagos que constituyen uno de los enclaves más famosos y míticos de Asturias. Situado dentro del Parque Nacional de Picos de Europa y a tan sólo 27 kilómetros de la localidad de Cangas de Onís, le invitamos a que conozca el majestuoso paraje que forman los Lagos de Covadonga. Las impresionantes montañas que lo rodean y la hermosa estampa de su reflejo en el agua se convertirán en un recuerdo imborrable de su estancia. Su belleza le cautivará de mil formas durante todo el año, con las nieves del invierno, los apasionantes colores de la primavera y el otoño, o en verano, mientras se regala a sí mismo un agradable paseo.

Acceder a los lagos es una experiencia igual de sorprendente que se inicia en el santuario de Covadonga. Desde aquí, parte la serpenteante carretera de 12 kilómetros que lleva hasta ellos y que le irá descubriendo, poco a poco, el maravilloso entorno natural. Recréese, sin prisa, en este fabuloso recorrido, pequeño anticipo de los tesoros que le esperan. Ya a medio camino, el Mirador de la Reina le anunciará la preciosa e indescriptible panorámica que aguarda al final de la ruta.

El lago Enol es el primero que le dará la bienvenida, a 1.070 metros de altura. En las interminables praderas verdes que lo rodean verá como pastan vacas, caballos y ovejas, con total tranquilidad y sin preocuparse por los visitantes. Disfrute del fascinante paisaje y suba un poco más, hasta los 1.108 metros de altitud, donde surge el lago Ercina, que le reserva un asombroso espectáculo de color: debido a la vegetación acuática y a los cambios de iluminación, sus aguas cambian de tonalidad y pasan del verde claro al verde oscuro, presentando incluso tintes amarillentos o rojizos en ocasiones.

Acérquese a los Picos de Europa y sienta como nunca el abrazo de la naturaleza. Respire el aire puro que reina en sus altas cumbres y admire un paisaje de singular belleza, mientras camina en busca de un lugar extraordinario: los Lagos de Covadonga.





Imprescindíveis