Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




La grandiosa perfección de la Catedral de Sevilla




Localização

Comunidade autónoma:
Andalucía

Província/Ilha:
Sevilla

Sevilla


En Sevilla le espera el mayor edificio gótico de Europa, un templo colosal considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Conozca de cerca esta joya arquitectónica, en cuyo interior se encuentran 500 obras de arte de un valor incalculable. Es la Catedral, uno de los tesoros de esta ciudad del sur de España. ¿A qué espera para visitarla?

Hay muchos motivos para venir a Sevilla, la capital de Andalucía. Esta urbe desprende un encanto que la hace única. En cuanto recorra sus calles del centro se va a dar cuenta de esta magia tan especial. Justo en el corazón de la ciudad se sitúa el tesoro artístico del que le estamos hablando: la Catedral. Esta enorme construcción forma, junto con el Archivo General de Indias y el Real Alcázar, un conjunto monumental extraordinario.

Lo primero que le va a llamar la atención es la inmensidad de este templo gótico, el más grande del mundo en su estilo, y el tercero de la cristiandad por su tamaño. La tradición asegura que, al aprobarse su construcción en el siglo XV, un religioso pronunció esta frase: "Hagamos una iglesia que los que la vieren labrada nos tengan por locos". Y no exageró en absoluto.

Arcos, portones, torres y ventanales integran esta creación que finalizó en el siglo XVI. El elemento más destacado de su exterior es la Giralda, la torre campanario del templo que es el símbolo universal de Sevilla. Admire sus más de 100 metros de altura, coronados por una veleta conocida como "El Giraldillo", que representa la victoria de la fe cristiana. El torreón se levanta sobre lo que fue el antiguo minarete árabe del siglo XII, y su perfil irrumpe con autoridad en el cielo de la ciudad. Suba a lo más alto de la Giralda y disfrute de Sevilla a vista de pájaro. Desde aquí va a divisar tejados, plazas, calles, jardines y, por supuesto, el río Guadalquivir.

Entre ahora en la Catedral. Aunque a primera vista el templo es de aspecto austero y riguroso, entre las bóvedas y columnas del recinto se hallan centenares de joyas artísticas de todo tipo: cuadros de pintores como Murillo, Zurbarán o Francisco de Goya; imágenes como la de la Virgen de los Reyes, del siglo XIII, que es la patrona de Sevilla; el mausoleo de Cristóbal Colón; el gigantesco Retablo Mayor, el más grande del mundo; el Coro; tesoros bibliográficos y documentales; piezas de orfebrería; rejas, esculturas y vidrieras de diversos estilos que son auténticas obras de arte… No deje de asomarse al claustro de la Catedral, porque aquí se encuentra un rincón muy especial: el Patio de los Naranjos. Respire la paz y el sosiego de este jardín, de origen árabe, y que formaba parte de la antigua mezquita de la ciudad.

Le aseguramos que esta visita no le defraudará. Además de este conjunto monumental, todo el casco histórico de Sevilla merece un recorrido tranquilo y pausado. Es la mejor manera de empaparse de la pasión, la alegría y la vitalidad de esta ciudad inimitable.





Imprescindíveis