Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




La España Verde, la llamada de la naturaleza



Si le gusta la naturaleza, la España Verde le seducirá. Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, en la zona norte española albergan algunos de los espacios ecológicos más valiosos y mejor conservados de Europa. Paisajes de contrastes, ríos de agua salada, infinitos verdes… ¿Quiere descubrirlos de manera atractiva? ¿Le apetece hacerlo a caballo, en barca o siguiendo una antigua vía romana? La oferta de turismo activo es muy amplia; sólo decida cómo quiere disfrutar en armonía con la naturaleza.

Un litoral de más de 2.000 kilómetros, acantilados, montañas, bosques, ríos y playas, profundos barrancos y valles… Imagínese la naturaleza asomada al mar; la encontrará entre el océano Atlántico y el mar Cantábrico, en la zona conocida como la España Verde. Es el territorio que forman Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, en el norte de España. Aunque con elementos comunes, cada una de estas regiones posee una particular personalidad por la que merece la pena conocerlas. Su diversidad de paisajes y riqueza ecológica seguro no le defraudarán. Le invitamos a explorar activamente las alternativas que ofrece esta tierra.

Un mundo infinito de opciones

Disfrutar del valor medioambiental de sus espacios protegidos ya es un buen motivo para visitar la España Verde. Prueba de ello es que muchos de estos lugares han sido declarados Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Es el caso del Parque Nacional de Picos de Europa, que abarca Cantabria y Asturias y que además es el espacio protegido más extenso de España. O también en Asturias, los parques naturales de Redes, de Somiedo (con la mayor población de oso pardo en libertad de toda Europa) y de Fuentes del Narcea (con uno de los robledales más importantes del continente europeo). La reserva de Terras do Miño, en Galicia, y la ría de Urdaibai, en el País Vasco, tienen también este título de relevancia mundial.

Sin embargo, el catálogo de paisajes y sitios de interés es más amplio: desde parajes de dunas como el Parque Natural de Liencres y las Cuevas de Altamira, declaradas Patrimonio de la Humanidad, en Cantabria; hasta abruptas rocas a sólo 10 kilómetros de la playa, como el macizo de Aiako Harria en el País Vasco; pasando por acantilados como los gallegos de A Capelada, los más altos de Europa, o islas como las del Parque de las Islas Atlánticas, también en Galicia. Enumerarlos todos resulta imposible, pero una cosa es segura, podrá disfrutar de ellos plenamente con una fórmula muy atractiva: el turismo activo.

Mil caminos

Una agradable manera de conocer la España Verde es caminando. Existe una red de senderos que le permitirá descubrir, en profundidad y a su ritmo, la diversidad natural y cultural de este territorio. Lo que en su día fueron antiguas líneas ferroviarias, trazados de vías romanas, rutas y calzadas pecuarias son hoy una buena opción para acercarse a la valiosa reserva de flora y fauna que conserva el norte de España. Con diferentes niveles de dificultad, hay rutas que se pueden realizar en varias etapas, durante un fin de semana, o en un solo día, por lo que puede diseñar el itinerario a su medida. La mayoría de los espacios naturales disponen de centros de interpretación donde podrá informarse de los recorridos y los principales puntos de interés. Incluso se organizan visitas guiadas para la observación de aves, ya que en estas zonas habitan una gran variedad de colonias y especies ornitológicas.

Si lo desea también puede hacer las rutas a caballo o en bicicleta, sólo es cuestión de elegir. Para los que prefieran deportes en contacto con el agua, en Asturias y Galicia hallarán numerosos ríos y recorridos fluviales en los que practicar descenso en canoa, piragüismo, o rafting los más atrevidos. Son actividades que se pueden realizar durante todo el año, siempre dependiendo del caudal de los ríos, aunque la época más propicia suele ser en primavera y verano. Aquellos que gustan de las emociones fuertes y que sean aficionados a deportes como la escalada, el descenso de barrancos, la espeleología o el rappel encontrarán aquí los espacios adecuados. Tanto en los parques naturales como en las localidades cercanas, hay empresas que se dedican a organizar este tipo de actividades. Lo mejor es que acuda a los respectivos centros de interpretación y oficinas de turismo, donde le darán toda la información necesaria.

La España Verde le cautivará no sólo por su naturaleza sino también por su arte y cultura, tradiciones y gastronomía. Le invitamos a descubrirla.





Imprescindíveis