Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies



Sevilla


El Parque de María Luisa en coche de caballos




Localização

Comunidade autónoma:
Andalucía

Província/Ilha:
Sevilla

Sevilla


Recorrer el Parque de María Luisa en coche de caballos es una sensación distinta, mezcla de naturaleza, sosiego y distinción, que te permitirá recuperar el encanto del romanticismo mientras disfrutas de un jardín de ensueño en el corazón de la histórica y monumental ciudad de Sevilla.

Para comenzar este romántico paseo por Sevilla, el primer paso es alquilar uno de los múltiples y variopintos coches de caballos que se alinean bajo la Giralda, la espectacular torre árabe anexa a la Catedral y frente al Real Alcázar. Por un precio asequible, es posible disponer durante al menos una hora de uno de estos típicos carruajes que se han convertido en uno de los atractivos más demandados por los visitantes en cualquier ciudad de Andalucía.

Una vez instalado cómodamente en el vehículo, ya es posible iniciar el recorrido por las calles más céntricas de la ciudad, mientras el trote acompasado del caballo te permite admirar algunos de los principales monumentos que se encuentran en el recorrido (son obligados la Plaza de Toros de la Maestranza y la Torre del Oro), y atender las amables explicaciones del cochero.

Al Parque entramos por la llamada Puerta de Jerez, junto al aristocrático edificio del Hotel Alfonso XIII. El perfume peculiar de los naranjos es la primera percepción que te hará sentirte en un lugar distinto donde el tiempo parece haberse detenido. Magnolios, palmeras, rosales y cuidados setos crean una atmósfera única en este jardín que perteneció a la Familia Real y que hoy se ha convertido en uno de los rincones más populares y visitados en España.

La majestuosa Plaza de España es el primer punto de parada ya dentro del Parque. La monumentalidad del conjunto, que sirvió de escenario natural a muchas escenas de la versión cinematográfica de Lawrence de Arabia, contrasta con la serenidad del ambiente y la sencilla naturaleza de los caballos que suelen aprovechar el descanso para calmar la sed.

La Plaza de América, donde es tradición detenerse para dar de comer a los cientos de palomas blancas que tienen allí su residencia, y la glorieta dedicada al poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, símbolo del romanticismo literario español, son etapas clásicas durante el recorrido, en el que siempre acompañan la sombra de los árboles y el susurro de las fuentes.

De regreso al centro urbano, aprovecha para sentarse en cualquiera de las terrazas al aire libre y degustar un refrigerio mientras disfrutas la animada vida en la calle de la Sevilla real de hoy, pero con la agradable sensación que deja el encanto del pasado.




Imprescindíveis