Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




Castilla-La Mancha: un viaje por el pasado




Localização

Comunidade autónoma:
Castilla-La Mancha



Piense en una visita cultural diferente. Imagine un lugar donde contemplar restos arqueológicos de principios de la Edad Media, el Imperio Romano e incluso de la Edad de Bronce. ¿Le parece interesante? Pues decídase y venga a Castilla-La Mancha, en cuyos cinco parques arqueológicos podrá realizar un recorrido fascinante por el pasado. Sienta cómo varios siglos de historia pasan ante sus ojos.

Le proponemos un viaje por Castilla-La Mancha, al sur de Madrid. Allí encontrará cinco parques arqueológicos distribuidos por toda la región y bien señalizados. Una manera atractiva de conocer los bellos entornos de la zona y cómo eran las sociedades que pasaron por ella. Siéntase como un arqueólogo. Acompáñenos:

Parque Arqueológico de Carranque

Puede comenzar su recorrido en Toledo, en la zona de Carranque. A ambas orillas del río Guadarrama encontrará su Parque Arqueológico. Si deja volar su imaginación, verá cómo era la vida cotidiana en el Imperio Romano. Gracias a su buen estado de conservación contemplará el esplendor de edificaciones como el templete de "Ninfeo", el conjunto de molinos o la "Villa de Materno", una mansión cuya colección de mosaicos le resultará espectacular. También hallará la "Basílica" con sus impresionantes columnas de mármol, lujosas viviendas con calefacción y agua corriente… El legado de nuestros antepasados a su alcance.

Parque Arqueológico de Recópolis

¿Quiere dar un salto en el tiempo hasta la Edad Media? Continúe su viaje por Guadalajara hasta Zorita de los Canes, a 130 kilómetros de Carranque. En su yacimiento le espera una ciudad excepcional. En un agradable paseo descubrirá el castillo de Zorita de los Canes, el acueducto y las canteras por donde pasaron los visigodos, entro otros.

Parque Arqueológico de Segóbriga

A 60 kilómetros de Zorita de los Canes, en Saélices (Cuenca) le aguarda uno de los conjuntos arqueológicos más significativos de España. Prepárese para retroceder siglos atrás porque su origen se remonta a la Edad de Hierro. Pero lo que más le sorprenderá son las ruinas del Imperio Romano. ¿Le gustaría pasear por el teatro y el anfiteatro de la época de Augusto o por las termas del siglo I d.C.? Estará en un lugar ideal para trasladarse a tiempos de emperadores.

Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda

Próxima parada: Hellín, en Albacete, a poco más de 200 kilómetros de Saélices. Allí alcanzará el peñón donde se asienta este parque. Descubrir en él huellas de épocas anteriores es una aventura fascinante, pues acoge asentamientos desde la Edad de Bronce hasta el siglo X d.C. y murallas y sistemas defensivos. Además, la visita merece la pena por las tumbas romanas o islámicas o por los restos de su basílica visigoda de tres naves.

Parque Arqueológico de Alarcos-Calatrava

El viaje finaliza en Ciudad Real, a 280 kilómetros de Hellín. Disfrute de una jornada agradable a lo largo de 33 hectáreas que poseen restos de la Edad de Bronce, de origen ibérico y medieval. Se sentirá como un caballero andante cuando atraviese la gruesa muralla y conozca las ruinas medievales herencia de una histórica batalla entre musulmanes y cristianos. Además, dentro de este parque, puede visitar el castillo de la ciudad islámica de Calatrava la Vieja, junto al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Consulte más información en la oficina de turismo de la ciudad.

Información práctica

Estos parques han sido testigos de poblaciones con un pasado glorioso que ahora le toca a usted descubrir. Monedas, muebles o herramientas son algunos de los objetos hallados en estos yacimientos. Muchos de ellos están en el centro de interpretación de cada Parque, donde mediante reconstrucciones y salas audiovisuales, podrá conocer con precisión cómo eran estos asentamientos. Además, ofrecen visitas guiadas (también en inglés), talleres arqueológicos, áreas de descanso, tiendas y citas culturales como el Festival de Música Medieval de Alarcos (en julio) o el Festival Juvenil Europeo de Teatro Grecolatino de Segóbriga (en abril).

La mejor época para visitarlos es la primavera o el otoño, cuando las temperaturas son más suaves, y no se olvide de que si piensa acudir en grupo es mejor que concierte la visita con anterioridad. Póngase su calzado más cómodo y disfrute de un viaje lleno de historia y arte que no olvidará.

Si le ha gustado este reportaje, encontrará más información en: Carranque: el esplendor romano de España





Imprescindíveis