Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




Castilla-La Mancha: todo un mundo para observar las aves




Localização

Comunidade autónoma:
Castilla-La Mancha



España es uno de los mejores lugares de Europa para disfrutar del avistamiento de aves. Al situarse en un importante corredor de rutas migratorias, resulta fácil poder observar una gran diversidad de avifauna. Cada año, numerosas especies de pájaros eligen Castilla-La Mancha para descansar o anidar. ¿Le apetece asistir a este brillante espectáculo de la naturaleza? Pues vaya buscando los prismáticos.

“Son maravillosos porque salen con la luz del día, vuelan, son de colores, están por todas partes… Y si no los ves, te cantan para que los mires”. Quien así habla es un aficionado a la ornitología de Castilla-La Mancha. Lo cierto es que este territorio del interior de España es un valioso refugio para las aves, en el que existen 38 áreas ZEPA (Zonas de Especial Protección para las Aves). Sus espacios naturales acogen a las más de 200 especies propias de la zona y dan reposo, a lo largo del año, a la gran mayoría de especies migratorias. Cabañeros, las Tablas de Daimiel, las Lagunas de Ruidera, el Hayedo de Tejera Negra o el Alto Tajo son algunos sitios emblemáticos para avistar pájaros. No sólo descubrirá parajes de lo más diverso, también conocerá el particular protagonismo que tienen las rapaces y los ejemplares acuáticos en Castilla-La Mancha.

Algunas recomendaciones

Prismáticos, una guía de campo, calzado cómodo y una vestimenta acorde a la época del año y poco llamativa son elementos imprescindibles para una jornada de birdwatching. Recuerde que los animales que podrá contemplar variarán según la temporada y que las mejores condiciones para la observación se dan durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, sobre todo en primavera y en verano. En muchos parques naturales encontrará observatorios e itinerarios, incluso tendrá la oportunidad de hacer recorridos guiados. No dude en acudir a las oficinas de turismo y centros de interpretación para informarse de la oferta de actividades existente.

Paisajes de todo tipo

Buscando animales alados en Castilla-La Mancha, tendrá la suerte de disfrutar, además, de paisajes muy distintos. El Parque Nacional de Cabañeros, por ejemplo, es una excelente muestra de bosque mediterráneo. Entre sus árboles habitan numerosas aves como la cigüeña negra, el águila real, el buitre negro o el elanio azul. Las estribaciones de los Montes de Toledo y Sierra Morena también son lugares idóneos para su contemplación. Mientras que en los bosques del Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra o de las Sierras de Alcaraz y Segura podrá ver pinzones, gavilanes, verderones o herrerillos.

Los sistemas de tipo fluvial y humedales son muy representativos de esta zona. La importancia de espacios como el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel o las Lagunas de Ruidera está reconocida a nivel internacional, ya que resultan fundamentales para la supervivencia de la avifauna acuática. La lista de especies que puede avistar es larga: somormujo lavanco, pato colorado, ánade azulón, garza imperial, zampullín cuellinegro, silbón europeo, cormoranes, flamencos, garcillas… Las lagunas de Puebla de Beleña, de Pedro Muñoz o de Villacañas son otros sitios en donde abundan.

Los cañones, barrancos y roquedos agrestes sirven de hogar a muchos pájaros, especialmente, a las rapaces. En Castilla-La Mancha, los alimoches, águilas reales, halcones peregrinos, buitres leonados o cernícalos son habituales en entornos como los parques naturales del Alto Tajo, del Río Dulce, la Serranía de Cuenca o la Sierra de Alcaraz. Observar las aves es una de las experiencias más gratas que nos brinda la naturaleza. En Castilla-La Mancha lo podrá comprobar.





Imprescindíveis