Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




Localização

Comunidade autónoma:
Aragón

Província/Ilha:
Huesca

Huesca
Tipo de rota:
Monumental

El misterio de los templarios

Hasta que las autoridades eclesiásticas decretaron su disolución en 1312, la misteriosa Orden del Temple dispuso, durante casi dos siglos, de extensas propiedades en el territorio situado entre Aragón, Cataluña y Valencia. Camino del Mediterráneo, un conjunto de castillos, habilitados como centros de interpretación, ayudan a comprender mejor quiénes fueron aquellos monjes soldados.

Ler mais

La localidad de Monzón es el punto de partida de esta ruta, para la que necesitaremos un vehículo privado (son unos 250 kilómetros en total) y dedicar dos o tres días como mínimo. En lo alto de un cerro se encuentra su espléndido Castillo, de origen árabe y reconstruido por la Orden del Temple en el siglo XII. Aquí residió durante su infancia el rey Jaime I de Aragón.
Especialmente interesantes son las cinco construcciones templarias del interior del recinto amurallado, realizadas en estilo románico cisterciense (siglos XII-XIII): la torre del homenaje, la sala capitular-refectorio, el templo, la Torre de Jaime I y los dormitorios. De Monzón también destaca la iglesia colegial de Santa María del Romeral, románica (siglos XII-XIII), con añadidos góticos, mudéjares y barrocos.
A continuación nos encaminaremos a la ciudad de Lleida, situada a 51 km. Campos de cereales, viñedos y, sobre todo, árboles frutales, se suceden a lo largo del camino. En Lleida, la Orden del Temple dispuso de una encomienda, con sede en el Castillo de Gardeny. Se conserva hoy en día parte de las murallas, la iglesia conventual de Santa María y una amplia torre-habitación de dos plantas.
Otros edificios importantes de Lleida son sus dos catedrales, la Seu Vella (gótica, siglos XIII-XIV) y la Seu Nova (neoclásica, siglo XVIII); y los restos del Castillo de la Suda, de origen musulmán (siglo IX), reconstruido en época medieval (siglos XII-XIV). Si viajamos en el mes de mayo, además, podremos disfrutar de su popular fiesta gastronómica L’Aplec del Caragol, en la que se degustan diferentes recetas de caracoles.
La ruta continúa hasta Miravet, a 84 kilómetros. Su Castillo, de origen árabe (siglo XI), fue posteriormente propiedad templaria en los siglos XII y XIII. Situado en un cerro que domina estratégicamente el paso del río Ebro, consta de un doble recinto amurallado, con su patio de armas, diversas dependencias, el salón y la iglesia románica de Sant Martí.
Después, seguimos otros 36 kilómetros para llegar a Tortosa. Su núcleo antiguo está presidido por los restos de su castillo templario medieval, o de la Suda. Asentado en un promontorio, es de origen árabe (siglo X) y conserva diversas dependencias góticas (siglo XIV), junto con parte de las murallas que descendían hacia la población (Portal de Remolins, siglo XIV).
La ciudad cuenta con otros edificios góticos como la catedral de Santa María (siglos XIII-XV), el Palacio Episcopal (siglos XIV-XV) y los palacios de los Oliver de Boteller (siglo XV) y Despuig (siglo XV). Resulta particularmente curioso visitarla durante la celebración de su Fiesta del Renacimiento, cuando sus edificios y habitantes se visten de época. Junto a Tortosa, además, se encuentra el Parque Natural del Delta del Ebro.
El último tramo de la ruta discurre por autopista que, tras 67 kilómetros bordeando las playas del mar Mediterráneo, nos deja en la localidad de Peñíscola. En un alto se encuentra su Castillo templario románico-gótico, construido entre 1294 y 1307 sobre la antigua fortaleza árabe. Fue residencia del Papa Luna, Benedicto XIII, durante el Cisma de Occidente (siglo XV).
Peñíscola también ha sido un plató de cine: allí se rodaron varias escenas de la película “El Cid”, protagonizada por Charlton Heston y Sofia Loren, sobre la vida del Cid Campeador. Su fortaleza simuló ser la ciudad de Valencia en el siglo XI.

Fechar



Percurso


Imprescindíveis