Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies




La Ribera y la fachada marítima de Barcelona


Localização

Comunidade autónoma:
Cataluña

Província/Ilha:
Barcelona

Barcelona
Tipo de rota:
Urbana

La Ribera

Este barrio es, probablemente, una de las zonas más entrañables y con mayor encanto del casco antiguo. En la Edad Media fue el centro de la Barcelona de los gremios, el comercio y la navegación. Adentrarse en La Ribera es conocer la Barcelona del diseño, el ocio y la moda.

Ler mais

Basílica de Santa María del Mar
El itinerario comienza en el carrer Argenteria, que enlaza la Via Laietana con la basílica de Santa María del Mar. Este templo gótico, conocido como la catedral de la Ribera, es uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura de este estilo. Construida enteramente en el siglo XIV, la armonía de sus proporciones y la serenidad del conjunto son admirables. Fossar de les Moreres
Frente a la fachada lateral del Santa María del Mar, en dirección al passeig del Born, encontramos una pequeña plaza de gran significado para la historia: el Fossar de les Moreres. En la antigüedad era el cementerio de la iglesia contigua y la leyenda afirma que aquí fueron enterrados los defensores de Barcelona en septiembre de 1714, cuando la ciudad cayó derrotada frente a las tropas de Felipe V.

Mercat del Born
Un gran edificio aislado de hierro y vidrio, que albergó el mercado central de frutas y verduras hasta 1971, está el Mercat del Born. Construido en el año 1876, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del hierro en la ciudad.

Parque de la Ciutadella
Es uno de los pulmones verdes de la ciudad. En 1888, con motivo de la Exposición Universal, se construyó el parque en los terrenos de la demolida Ciudadela de Felipe VHoy en día los vestigios de la Exposición se reconocen en edificios como el Castell dels Tres Dragons, proyectado por Domènech i Montaner como un restaurante, la cascada y el lago, , o los bonitos Umbráculo e Invernadero. En el otro lado del parque se halla desde 1892 el Zoo de Barcelona. Muy cerca del Parlament de Catalunya se puede ver una copia de la bella escultura de Josep Llimona, "El desconsuelo", la más destacada de todas las que hay por el parque y la Dama del Paraguas

Dama del Paraguas
La dama del paraguas es un símbolo del Parque de la Ciutadella y del Zoo de Barcelona. Para muchos también es un recuerdo de infancia de la más bella de las damas de la ciudad de Barcelona

Zoo de Barcelona
En el Zoo de Barcelona viven más de siete mil animales de unas cuatrocientas especies diferentes. La visita se convierte en un espectáculo viviente a través de hábitats de todo el mundo, descubriendo su fauna: primates, felinos, aves tropicales, delfines… Las instalaciones del Zoo son ideales para disfrutar en familia de una jornada inolvidable.

Parlament de Catalunya
El antiguo arsenal de la derribada Ciudadela militar se convirtió en Parlament de Catalunya el año 1932, después de estar habilitado como museo. Le fueron retornadas sus funciones parlamentarias el año 1980. Fue diseñado por el ingeniero flamenco Prosper de Verboom, entre 1716 y 1748, y el aspecto exterior tiene un cuerpo central y extremos algo adelantados gracias a una serie de arcadas que configuran un agradable pórtico.

Museu de la Xocolata
En el cercano carrer del Comerc se encuentra este curioso museo, imprescindible para golosos irreprimibles e interesados en el mundo del cacao.

Museu Picasso
En el carrer Montcada, el más señorial del barrio se encuentra, entre otros, el Museu Picasso, una de las joyas museísticas de la ciudad. En el mundo existen cinco grandes museos monográficos dedicados a esta pintor, pero éste fue el primero y el único que se creó por voluntad expresa del artista. Contiene la más importante colección de obras de juventud de Picasso, y también de otros periodos, como la serie Las Meninas, inspirada en la obra maestra de Velázquez.

Museu Tèxtil y Museu Barbier-Mueller
También en el carrer Montcada, ubicados en el palacio del marqués de Llió, un bello edificio del siglo XVI.

Fachada marítima

A partir de los Juegos Olímpicos de 1992, la fisonomía de esta zona cambió radicalmente. Se han recuperado las playas y el litoral urbano se ha revelado como área de ocio y esparcimiento y una atractiva zona residencial.

Reials Drassanes
Se inicia el recorrido en las Reials Drassanes o Reales Atarazanas, en la plaça Portal de la Pau, donde, durante la Edad Media, se construían los grandes navíos para el comercio marítimo. Estos astilleros medievales, imponente muestra del gótico civil, albergan en su interior el Museu Marítim. Golondrinas
Para ver el mar de cerca, nada mejor que un paseo en las populares “Golondrinas”, barcas que invitan a un refrescante recorrido por las aguas del puerto. Es una de las atracciones turísticas más antiguas y ofrecen dos tipos de recorridos dependiendo de los gustos del viajero. Maremagnum
En el Port Vell (Puerto Viejo), este gran centro de ocio donde además de numerosas tiendas y restaurantes se halla el cine Imax. Aquarium
L'Aquàrium de Barcelona, cuya visita es un impresionante viaje a los fondos marinos Cuenta con más de once mil organismos vivos entre unas 450 especies. Impresiona el inmenso oceanario, con su túnel transparente que supera los ochenta metros. Un verdadero viaje al fondo del mar.

Port Vell
Al final del paseo Joan de Borbó, está el puerto deportivo del puerto de Barcelona, con sus 410 amarres para embarcaciones de recreo de entre 10 y 30 metros. Merece la pena pasear disfrutando del Mediterráneo hasta las playas de la Barceloneta. Hay numerosos restaurantes donde disfrutar de la gastronomía barcelonesa mirando al mar. Palau de Mar
Este grandioso edificio de ladrillo totalmente restaurado y lleno de terrazas es una excelente opción donde disfrutar de una buena comida. Además, se puede visitar aquí el moderno e interactivo Museu d’Història de Catalunya con interesantes exposiciones. Barceloneta
En 1754 se empezaron a construir las primeras casas y el barrio se llenó de pescadores y de gente relacionada con la actividad portuaria de la zona. Desde entonces, este barrio marinero de calles tan estrechas como rectilíneas no ha perdido su encanto y su carácter, con ese aire de pueblo ajeno a la ciudad que siempre le ha caracterizado. Puerto Olímpico
Caminando frente al mar por el paseo Marítimo llegamos al Puerto Olímpico, la marina deportiva que hay al pie de los dos rascacielos -el primero es un hotel de lujo y el segundo, una torre de oficinas-. La práctica de los deportes náuticos –aquí está la Escuela Municipal de Vela- y la afluencia de restaurantes y bares de copas convierten este enclave en uno de los más animados de la ciudad. Vila Olímpica
El puerto es también el centro de la Vila Olímpica, el barrio residencial que se construyó para albergar a los deportistas durante los Juegos de 1992. La alta chimenea vertical de ladrillo que se levanta erguida entre los edificios se conservó como testimonio del pasado industrial de la zona. Avenida Icaria
Otro testimonio del pasado, que contraste con las zonas nuevas del barrio, son los maderos que cubren la gran pérgola central de la Avenida Icaria; nos recuerdan las viejas vías ferroviarias que se desmantelaron para la construcción del barrio.

Fechar



Percurso


Imprescindíveis