Este Web site utiliza cookies para assegurar a melhor experiência ao utilizador. Se continuar a navegar, consideramos que aceita a utilização dos cookies. Pode obter mais informação ou saber como alterar a configuração na nossa política de cookies



Monasterio de Yuso. San Millán de la Cogolla

Localização

Comunidade autónoma:
Rioja, La

Província/Ilha:
Rioja, La

Rioja, La

En pleno valle del río Cárdenas se asienta San Millán de la Cogolla, localidad riojana fundada por el santo homónimo y vinculada durante siglos al Camino de Santiago. La arraigada tradición monástica del municipio es apreciable en el bellísimo conjunto arquitectónico que alberga, donde destacan los Monasterios de Suso y Yuso, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad. La importancia de San Millán de la Cogolla se debe también a su condición de cuna del castellano, ya que en esta localidad se conservan los primeros documentos escritos en esta lengua.

Ler mais

El origen de San Millán de la Cogolla guarda una estrecha relación con la arraigada tradición monástica del lugar. Fue aquí donde, hacia el siglo VI, San Millán buscó refugio espiritual en un eremitorio excavado en la roca. La importancia cultural y religiosa que alcanzó durante la Edad Media esta comunidad monacal fue tal que atrajo a multitud de peregrinos que se desviaban del Camino de Santiago, y aún hoy lo hacen, para dirigirse hacia este lugar. El devenir de los siglos ha dejado en este típico caserío riojano el bello conjunto arquitectónico formado por los Monasterios de Suso y Yuso. Ambos, declarados Patrimonio de la Humanidad, poseen una gran relevancia histórica, ya que en ellos se conservan los primeros textos escritos en castellano. El Monasterio de Suso fue construido inicialmente en el siglo VI, si bien fue ampliado en sucesivas ocasiones hasta el siglo XI. Este hecho puede apreciarse en la superposición de estilos artísticos presentes en su fábrica, que va desde el primitivo núcleo visigótico, hasta el mozárabe y la posterior obra románica. En el interior cenobial, además de un hermoso claustro, cobija las tumbas talladas en piedra de los Siete Infantes de Lara junto a su maestro, así como los de tres reinas de Navarra. La iglesia, levantada en estilo mozárabe a finales del siglo X, conserva algunos restos del primitivo monasterio. Entre ellos sobresale una escultura del santo en una de las hornacinas visigóticas, así como una necrópolis con decenas de sarcófagos pétreos pertenecientes a la comunidad de ermitaños. Al siglo XI corresponden las últimas obras de ampliación de la iglesia, que incorporó elementos románicos. Dentro de este estilo se enmarca la escultura yaciente de San Millán (s. XII), pieza de alabastro que representa la figura del místico junto a varios discípulos y peregrinos. Situado al fondo del valle, el Monasterio de Yuso data del siglo XI, con posteriores remodelaciones en los siglos XVI y XVIII. Una escultura ecuestre de San Millán preside la portada del edificio, realizada en estilo barroco. La iglesia, construida entre 1504 y 1540, posee en su interior un retablo medieval (s. XII), así como un púlpito plateresco y un coro de estilo grecorromano. Una de las joyas de Yuso es la sacristía, de estilo rococó, que cuenta con suelos de alabastro y frescos. Esta soberbia estancia dieciochesca exhibe una interesante colección artística, en la que destacan varias pinturas de Juan Rizzi, la arqueta de las reliquias de San Millán (s. XI), decorada con placas de marfil, oro y piedras preciosas, y la arqueta de San Felices (s. XI), con bajorrelieves románicos tallados en marfil. Otras dependencias monacales son el Salón de los Reyes, el claustro y la biblioteca, cuyos fondos contienen unos 300 documentos medievales. También es posible admirar en ella su colección de códices, de entre los que sobresalen las Glosas Emilianenses, manuscrito del siglo XI en el que aparecen los primeros testimonios escritos de la lengua castellana y del euskera. La importancia de San Millán de la Cogolla como cuna del castellano se vería reforzada en el siglo XIII, ya que allí vivió y se educó Gonzalo de Berceo, escritor y poeta medieval cuyas composiciones elevarían este idioma a la categoría de lengua literaria. En las calles de San Millán de la Cogolla, el visitante podrá descubrir casas de arquitectura típica riojana, así como otros edificios destacados como son la ermita de Santa Potamia, del siglo XVIII, y la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen (s. XVIII), situada en la aldea de Lugar del Río. Gastronomía y alrededores La gastronomía riojana tiene en los productos de la huerta sus mayores aliados. La menestra de verduras, las patatas a la riojana, las chuletillas de cordero al sarmiento o los pimientos rellenos son algunas de las especialidades regionales. Por su parte, los vinos de Rioja, protegidos bajo denominación de origen, gozan de reconocido prestigio. San Millán de la Cogolla se sitúa a unos kilómetros del Camino de Santiago riojano. Dejando atrás Logroño, el Camino Francés transcurre por Navarrete y Nájera, localidad en la que se puede admirar el Monasterio de Santa María la Real. Santo Domingo de la Calzada es la última gran etapa riojana del Camino. En esta cuidada localidad sobresalen sus murallas, su calzada y la Catedral de San Salvador. En torno a la ruta jacobea riojana surgieron numerosas construcciones religiosas que dan nombre a la Ruta de los Monasterios que, pasando por San Millán de la Cogolla, recorre las localidades de Santo Domingo de la Calzada, Ezcaray, Bañares y Cañas. Suso y Yuso se inscriben dentro de la Ruta de la Lengua Castellana, que pasa por localidades que tuvieron un papel decisivo en la historia y evolución de las letras castellanas: Santo Domingo de Silos, Valladolid, Salamanca, Ávila y Alcalá de Henares.

Fechar




Imprescindíveis



Mapa/Localização