Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad autónoma:
Aragón

Provincia/Isla:
Zaragoza

Zaragoza


En la parte norte de España se levanta la inmortal ciudad de Zaragoza, una metrópolis acogedora y dinámica, que atesora más de 2.000 años de historia, y que encara su futuro con enorme ilusión tras haber sido sede de la Expo 2008. Encrucijada de civilizaciones y culturas, en Zaragoza le espera un impresionante legado monumental en forma de murallas, templos, basílicas, palacios, casas señoriales... Basta con adentrarse por sus calles para admirarlo.

A orillas del río Ebro, se alza Zaragoza, capital de Aragón. Sus calles y plazuelas esconden un esplendoroso conjunto monumental. Situada en un punto estratégico de nuestro país, a mitad de camino entre Madrid y Barcelona, pasear por el casco antiguo de la ciudad supone reencontrarse con la historia.

Romanos, musulmanes, judíos y cristianos eligieron este lugar para echar raíces. Sienta este cruce de culturas al admirar monumentos tales como La Aljafería, uno de los palacios árabes más importantes de España; la Seo, en cuyo interior se respira gran parte de la historia de Aragón; o cualquiera de los numerosos templos y torres de estilo mudéjar y barroco que se multiplican por las arterias del centro.

Entre callejas estrechas y empedradas, de trazado desordenado y serpenteante, surgen murallas y termas romanas; arcos y palacios, la mayoría de ellos construidos entre los siglos XVI y XVII como el de La Lonja; iglesias espectaculares de numerosos estilos arquitectónicos y plazuelas recónditas que emanan misterio y evocan tiempos pasados y épocas gloriosas. Son muchas las opciones que le esperan en la parte más antigua de la ciudad aunque, de entre todas estas joyas impresionantes, por su grandeza y su significado, sobresale la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, el gran templo barroco que es símbolo de Zaragoza y en cuyo interior le aguardan tesoros artísticos de incalculable valor.

Durante su recorrido por la capital aragonesa, no se pierda las numerosas pinturas que el genial Francisco de Goya dejó para siempre en diferentes lugares de esta ciudad, en la que comenzó a dar sus primeros pasos artísticos.

Mientras, en el ensanche moderno de Zaragoza encontrará grandes avenidas y bulevares, de zonas ajardinadas y calles anchas, con edificios amplios y monumentos, muchos de ellos construidos entre finales del siglo XIX y primeros del siglo XX. Comercios, bares y tabernas, una animada vida durante todo el día y el carácter jovial de los zaragozanos le garantizarán una estancia inolvidable.