Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Úbeda y Baeza, esplendor monumental entre parques naturales




Localización

Comunidad autónoma:
Andalucía

Provincia/Isla:
Jaén

Jaén


Trasladarse a la España caballeresca del Renacimiento sin renunciar a los placeres del siglo XXI es posible en Úbeda y Baeza, dos conjuntos monumentales, únicos en el mundo, que la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad. Ciudades de belleza extraordinaria y situadas en el entorno de tres parques naturales, Úbeda y Baeza son una magnífica alternativa para compartir el descanso en las magníficas playas andaluzas con el disfrute cultural y la buena gastronomía mediterránea.

Úbeda y su vecina Baeza, ciudades separadas entre sí por sólo ocho kilómetros, son un ejemplo único en el mundo del esplendor del Renacimiento español de los siglos XVI y XVII. La riqueza cultural de sus calles y plazas, llenas de iglesias, palacios y casas señoriales impresiona al visitante que quedará también admirado por la belleza del paisaje que las delimita, pleno de verdes olivares en el interior de Andalucía.

Este impresionante patrimonio histórico es, ciertamente, el principal atractivo cultural de los conjuntos monumentales de Úbeda y Baeza, que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad en 2003. Pero no es el único. A la citada personalidad de su entorno paisajístico se unen también una exquisita oferta gastronómica y la proximidad de tres parques naturales cuyos bosques de pinos son ideales para el excursionismo y acogen una variada muestra de la fauna autóctona entre las que destacan los jabalíes y venados.

Para conocer y disfrutar de Úbeda, nada mejor que recorrerla al suave trote de los coches de caballos, partiendo de la plaza de Vázquez de Molina. Este recinto urbano, aristocrático y monumental, reúne las muestras renacentistas más representativas de la ciudad. La Sacra Capilla del Salvador, la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares y el Palacio de las Cadenas le transportarán a los días de máximo apogeo de la urbe.

El contraste entre las nobles fachadas de piedra labrada y el blanco de las casas populares es otro de los encantos que ofrece este bellísimo casco histórico, que se completa con otras obras cumbres del Renacimiento andaluz como el Palacio del Marqués de Mancera o el Hospital de San Pablo.

Y si Úbeda destaca por el carácter civil de sus construcciones, Baeza compite con ella en monumentalidad y riqueza artística, aunque aquí prima el acento religioso. Se trata de una encantadora localidad con un sencillo y a la vez maravilloso patrimonio renacentista cuyas joyas más valiosas se sitúan en torno a la Catedral, de factura marcadamente plateresca, una variedad artística única en Europa. La belleza de sus fachadas le hará detenerse también ante el Palacio de Jabalquinto o el Seminario de San Felipe Neri.

Un rincón que en Baeza no debe olvidarse es la Plaza del Pópulo, formado por la Casa del Pópulo, la Fuente de los Leones y la antigua Carnicería. Muchos otros palacios y casas solariegas le guiarán por este orbe, que fue cuna de nobles y aristócratas.

Gastronomía, golf y balnearios

La importancia turística de esta comarca, llamada de La Loma, se ha completado con una excelente infraestructura de comunicaciones y alojamientos. Hoteles de tres y cuatro estrellas compiten en calidad y comodidad con el Parador de Turismo de Úbeda, un palacio renacentista del siglo XVI situado en la misma plaza de Vázquez de Molina.

El aceite de oliva, con denominación de origen de la cercana Sierra Mágina, es el principal aliado de los guisos y ensaladas propios de la cocina local entre los que sobresalen el rabo de toro al vino tinto, los pimientos rellenos de perdiz o el cabrito estofado con piñones. La repostería pasa por ochíos (tortas de harina y anís), tortas de nueces y confituras.

Y si cultura y gastronomía no fueran suficientes para satisfacer todos sus deseos, la cercana localidad de Canena pone a su disposición las instalaciones de su balneario. Lodos, arcillas, shiatsu y quiromasaje son algunos de los tratamientos que pueden disfrutarse antes o después de mejorar su par en el campo de golf de Linares, a escasa distancia de estos conjuntos monumentales. El campo es un precioso paraje de encinas, pinos y eucaliptos que se prolonga en los parques naturales de Despeñaperros, Sierra Mágina y Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, este último también declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Son éstos, inmejorables espacios para practicar el deporte de aventura y otras actividades de bajo impacto medioambiental como cicloturismo, rutas ecuestres o en vehículos todo terreno.

En definitiva, Úbeda y Baeza le esperan para compartir toda su riqueza monumental, los manjares de la buena mesa mediterránea y ese mar de olivos que lo inunda todo. Un destino único, a poco más de 300 kilómetros de Madrid y en un enclave estratégico entre Córdoba y Granada.





Imprescindibles