Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Nacimientos de ríos: un espectáculo natural




Contemplar de cerca el nacimiento de algunos de los ríos de España es un auténtico espectáculo. Son cauces que surgen en espacios donde los paisajes y la naturaleza hablan por sí solos. No deje pasar la ocasión de acercarse hasta ellos. Requisitos: ropa y calzado cómodos, y ganas de hacer deporte. Y, por supuesto, la cámara de fotos. ¿Empezamos?

La naturaleza ha sido generosa con España, el segundo país más montañoso de Europa. Esta vez le proponemos una excursión a algunos de los impresionantes nacimientos de nuestros ríos. Excepto en invierno, cualquier época del año es buena para acudir a estos lugares, si bien es en los meses de primavera cuando los parajes son más deslumbrantes. El ruido del agua, el olor a tierra mojada y los mil y un tonos de verde nos van a acompañar en el trayecto. Es, sin duda, un magnífico momento para sentir la magia de la naturaleza.

Por lo general, las rutas que nos conducen al nacimiento de los ríos están bien señalizadas, entrañan poca dificultad física y técnica, y transcurren a través de trazados poco exigentes. Como en toda marcha, debe tener en cuenta algunas precauciones: vestir el calzado adecuado y ropa deportiva, llevar a mano agua y algo de comida, no olvidarse un chubasquero si ve que el día está nublado o que llueve, y ponerse protección solar sobre todo en verano. Acérquese hasta las oficinas de turismo, donde le van a ayudar a resolver cualquier duda que tenga antes de iniciar la excursión. Tome nota de algunos de los itinerarios que le recomendamos.

La cuna del río Ebro

En Fontibre, una pequeña aldea de Cantabria, al norte de España, nace este importante río. El entorno es absolutamente idílico. Las casitas de piedra de arquitectura tradicional surgen entre las montañas del Valle de Campoo, una zona que desborda naturaleza y donde abundan los bosques y los barrancos profundos. Una senda estrecha y sin dificultad nos lleva hasta donde nace el Ebro. El paseo transcurre entre árboles y la tranquilidad de las aguas del río recién nacido. En el camino nos vamos a encontrar con una pequeña escultura de la Virgen del Pilar, junto con los escudos de las regiones bañadas por este río. Aproveche la ocasión para conocer esta zona del interior de Cantabria, porque las opciones de ocio que le aguardan son innumerables: senderismo, esquí en la estación de Alto Campoo, pesca, caza o deportes náuticos en el Pantano del Ebro.

Río Cuervo: una estampa de fantasía

Esta vez, el espectáculo se traslada a la zona centro de España. En la región de Castilla- La Mancha se halla la sierra de Cuenca. Aquí, a pocos kilómetros de Tragacete espera el nacimiento del río Cuervo, una excursión sencilla con rincones de cuento de hadas. Tras dejar atrás una parte habilitada con restaurantes, aparcamiento para coches y un área para acampar, comienza el sendero de tierra marcado, que sigue en paralelo al curso del río aguas arriba. El sonido del agua lo llena todo, y se suceden cascadas de manantiales, paredes de piedra tapizadas de un musgo de color verde intenso, pozas transparentes… Al final, en una silenciosa gruta y junto a una roca, el agua brota a chorros: es ahí donde nace el Cuervo. Un paraje de ensueño de una belleza difícil de igualar. Se lo aseguramos. Aproveche para acercarse hasta Beteta, un precioso pueblo con un coqueto casco urbano, y darse un baño de relax y salud en el Balneario de Solán de Cabras.

El Tajo: montes de silencio

En la misma zona montañosa, pero en esta ocasión, en Frías de Albarracín, en las laderas de Teruel, al sur de Aragón, es donde nace el río Tajo, el más largo de España. El recorrido es de trece kilómetros (sólo de ida), pero no es complicado. Parte de la ruta está incluso asfaltada, y permite que dejemos el vehículo junto al monumento dedicado al nacimiento del río. Aquí es donde empieza realmente la marcha a pie, aunque si lo prefiere, puede también optar por la bicicleta. El sendero discurre entre montes de pinos, enebros y vegetación baja, y sólo el sonido del viento rompe el silencio que llena este paraje. Finalmente, se llega a las Casas de Fuente García, un pequeño valle en el que se encuentra la famosa fuente de la que brotan las primeras aguas del Tajo. Ésta es sólo una de las posibilidades de esta zona del entorno de Albarracín. Excursiones, visitas culturales, rutas gastronómicas, deporte al aire libre…es parte de lo que hallará aquí.

Los saltos del río Mundo

De nuevo en la región de Castilla-La Mancha, esta vez en la serranía de Albacete, nos topamos con el nacimiento del río Mundo. Los montes que rodean el pueblo de Riópar esconden lugares de gran belleza en los que el agua está siempre presente. Es un paraje verde y abrupto, atravesado continuamente por saltos y cascadas, que originan paisajes de formas extrañas. El ruido del cauce nos acompaña durante el camino, donde también vamos a ver cuevas, corrientes subterráneas, redes de túneles, lagunas… Es en esta zona conocida como Los Chorros, un devenir continuo de caídas de agua, fuentes de manantiales y pozas cristalinas, donde surge el río Mundo. Todo un insólito espectáculo natural a su alcance. Si le gusta la pesca, éste es su sitio, ya que en sus aguas habita la trucha.

Estas son nuestras propuestas, pero hay muchas más. Todas ellas, eso sí, con un denominador común: naturaleza, diversión y respeto por el medio ambiente.