Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad autónoma:
País Vasco

País Vasco


Te presentamos cuatro villas marineras del País Vasco: Bermeo, Lekeitio, Getaria y Hondarribia. Son destinos ligados al mar y en los que conocerás su tradición marinera.

Bermeo, un pueblo con alma pesquera

Se encuentra a tan solo unos 30 kilómetros de Bilbao y es uno de los puertos pesqueros de bajura más importantes del mar Cantábrico. Además de pasear por su casco viejo, te recomendamos visitar el Museo del Pescador, un lugar perfecto para aprender sobre la vida y las técnicas de los pescadores del País Vasco. Otro punto de interés es el antiguo barco Ballenero Aita Guria. Lo encontrarás atracado junto a los barcos multicolores del puerto y está transformado en un centro de interpretación sobre la caza de la ballena.

Un poco alejado del centro, a unos ocho kilómetros, vale la pena visitar la ermita de San Juan de Gaztelugatxe y disfrutar de la vista panorámica que ofrece del litoral.

Por último, aprovecha la visita para degustar su gastronomía. Pregunta en los restaurantes por el pescado de temporada y seguro que aciertas. Además, ten en cuenta que en mayo celebra su Feria del Pescado y, en septiembre, sus fiestas patronales. Dos momentos en los que sus calles tienen más vida que el resto del año.

Lekeitio, villa para la tranquilidad

Está a unos 35 kilómetros de distancia de Bermeo. Un buen punto de partida es el puerto Txatxo Kaia. Desde él, llegaremos a pie hasta la ermita de San Juan Talako, donde te sugerimos disfrutar de un atardecer para descubrir los motivos por los que Lekeitio forma parte de la red de ciudades lentas de España (Cittaslow). Las vistas de los acantilados son espectaculares y te permitirán divisar la ermita y el faro de Santa Catalina. Se trata de un faro visitable y alberga un Centro de Interpretación de la Navegación.

La visita puede continuar por las calles del casco histórico, con sus barrios marinero y comercial. Por ejemplo, en la Basílica de Santa María de la Asunción encontrarás uno de los mayores retablos gótico-flamenco de España. Respecto a la gastronomía, te recomendamos el pescado fresco como el bonito, el verdel o las anchoas. Un buen momento para visitar la villa es a primeros de septiembre, ya que cada día 5 se celebra la fiesta del ganso, de gran tradición marinera.

Getaria, tierra del txakoli Sólo se encuentra a unos 45 kilómetros de Lekeitio y es de los puertos de mayor relevancia en la pesca de bajura de la Costa Vasca. Además, es uno de los principales centros de producción del txakoli, un vino blanco, ligero y afrutado típico del País Vasco. Es una pequeña península en la que destaca su casco viejo. Su recorrido descubre casas medievales, un atractivo puerto y lugares como la iglesia gótica de San Salvador y el pasadizo de Catrapona. También te recomendamos subir hasta el mirador del monte de San Antón y caminar con tranquilidad por el paseo peatonal entre Getaria y Zarautz. Getaria es además la cuna de personajes como Sebastián Elcano (del que hay varias esculturas en la villa) y el diseñador Cristóbal Balenciaga, de quien podrás disfrutar visitando el museo que lleva su nombre. Hondarribia, medieval y marinera

Está a unos 60 kilómetros de Getaria y es una localidad para dejar de lado el estrés. Puedes hacerlo, por ejemplo, paseando por el casco histórico medieval, que aún conserva la muralla, dos puertas de entrada, el baluarte de la Reina, la fortificación de San Nicolás y el bastión de Santiago. Además, descubrirás multitud de casas típicas de pescadores y bellos palacios.

Otro de los placeres que permite Hondarribia es saborear los pintxos mientras te relajas en una terraza de la Plaza de Armas, en pleno centro histórico, o de la calle San Pedro. Por último, si quieres disfrutar de una hermosa vista de la bahía, te sugerimos que te acerques hasta el santuario de Guadalupe.





Imprescindibles