Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Costa Dorada, los mil contrastes del Mediterráneo




Localización

Comunidad autónoma:
Cataluña

Provincia/Isla:
Tarragona

Tarragona


Arte, historia, naturaleza, deporte, diversión y, por supuesto, playa. ¿Estás buscando un destino que reúna todos estos ingredientes? La respuesta está en España, en la Costa Dorada (Cataluña). Situada entre el mar y la montaña, se encuentra esta tierra repleta de vida y contrastes. Aquí podrás disfrutar del sol y la calidez de España. Si además el motivo de tu viaje es conocer la cultura española esta zona cumplirá tus expectativas.

La Costa Dorada es uno de los principales destinos del mar Mediterráneo. Son 216 kilómetros de playas amplias y tranquilas que recorren, en el norte de España, el litoral de la provincia de Tarragona. Quienes acudan para disfrutar del sol y del mar se encontrarán con mucho más: un paisaje de contrastes donde resulta imposible aburrirse. Montañas y naturaleza, deporte y cultura, arte y entretenimiento… La lista de opciones que ofrece la Costa Dorada es muy larga y, lo mejor de todo, se adapta a todo tipo de gustos.

Un mar de alternativas

La variedad es una nota predominante en esta región costera, y no hace falta recorrer largas distancias para descubrir sus múltiples posibilidades. ¿Prefieres lugares tranquilos o bien núcleos turísticos animados? Hay donde elegir.

Existen pequeños pueblos de aire marinero, en los que la principal actividad continúa siendo la pesca y donde se puede apreciar un estilo de vida que perdura desde hace siglos. Muy cerca, surgen localidades como Calafell, Torredembarra o Cambrils, que poseen un genuino sabor medieval y un importante legado histórico. Y tampoco podemos olvidar los centros urbanos dotados con todos los servicios y comodidades, cuyas playas están animadas tanto de día como de noche. Es el caso de Salou, que además es un destino idóneo para las familias debido al parque temático de Port Aventura.

Pero si eres de los que prefiere el movimiento y el deporte, no te preocupes, en la Costa Dorada también hallarás buenas alternativas. Existen numerosas instalaciones y puertos deportivos donde practicar el buceo, el windsurf, el esquí náutico y un sinfín más de actividades. El golf, el cicloturismo o el senderismo en zonas del interior te proporcionarán, a la vez, gratos momentos en contacto con la naturaleza.

Caprichos de la naturaleza

Y es que la Costa Dorada alberga muchas sorpresas para los amantes de la naturaleza, con diversidad de paisajes de gran valor ecológico. Entre ellos destaca, muy cerca de la localidad de Amposta, el Delta del Ebro. Es interesante saber que este espacio es la segunda zona húmeda más importante de España; un verdadero paraíso ornitológico con más de 300 especies censadas. Te recomendamos recorrerlo tranquilamente en barca, en un itinerario que llega hasta la desembocadura del mar. Aquellos que gustan de la montaña y las alturas, pueden acercarse al macizo de Tortosa-Besseit, un paraje declarado Reserva Nacional de Caza en el que se avistan numerosas aves rapaces. Desde su cumbre más alta se observa una vista privilegiada desde los Pirineos hasta las Islas Baleares en los días claros.

No te puedes perder la visita a las cuevas, como las Meravelles de Benifallet, con sus caprichosas formas; la de Font Major, en Espluga de Francolí, que con sus 3.590 metros de longitud es una de las más largas del mundo; o las de Ulldecona, cuyas pinturas rupestres tienen 8.000 años de antigüedad y están declaradas Patrimonio de la Humanidad.

El brillo de la historia

Sin duda, acudir a la Costa Dorada es tener la oportunidad de descubrir una herencia artística y cultural de gran valor. Para empezar, hay que visitar la ciudad de Tarragona, cuyo conjunto histórico de origen romano es Patrimonio de la Humanidad. Alrededor de las murallas que rodean el casco antiguo, levantadas en el siglo III a. C., transcurre el paseo arqueológico (con el anfiteatro romano, el circo...) con el mar como telón de fondo. Conviene acercarse a la necrópolis paleocristiana, el conjunto funerario más importante del Mediterráneo occidental por su variedad de enterramientos.

Una propuesta atractiva es combinar la playa con excursiones por el interior. En localidades como Reus y Amposta se pueden ver ejemplos de arquitectura modernista. Sin embargo, merece la pena adentrarse en la provincia y conocer los monasterios de Santes Creus y de Poblet, ambos del siglo XII; dos excelentes muestras de abadías cistercienses. El conjunto de Poblet está declarado Patrimonio de la Humanidad e incluye un palacio-fortaleza.

Cultura, arte, deporte, playa, naturaleza… Hay muchos motivos para visitar la Costa Dorada. Sólo podemos recomendarte una cosa: ¡ven a descubrirlos tú mismo!