Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad autónoma:
Cantabria

Cantabria

Cantabria, mar y montaña

Cantabria es una comunidad rica en historia, arte y en espacios naturales: mar, valles con microclimas suaves y cálidos y recios pastos que dan lugar a una gastronomía variada que conjuga productos del mar, de los prados y de las huertas.

Es indiscutible la alta calidad de la leche cántabra, por lo que no puede extrañar que los derivados de la misma proliferen por toda la región. Se sabe que los pobladores de esta Comunidad Autónoma ya consumían mantequilla hace 2.000 años, cuando los romanos, el pueblo civilizado de aquel entonces, sólo la usaba para protegerse del sol. En Cantabria, el queso es casi una religión. Quesos de fuerte sabor y cuidado proceso de curación. Queso de nata, que puede encontrarse por toda la región, picón, en Treviso y Bejes, quesos ahumados, como los de Áliva o Pido, o los pequeños quesucos, realizados con la mezcla de leche de vaca y oveja.

Leer más

Pescado del Cantábrico El mar Cantábrico suministra a la región cántabra otro de los pilares alimenticios que le son característicos: el pescado y el marisco, que destacan por su gran calidad. Las frías aguas del Cantábrico ofrecen percebes, centollos, nécoras, almejas, carnosos bogavantes y finísimas cigalas y langostinos; calamares que, en la orilla del Cantábrico alcanzan un nivel de aromas y sabores sublimes. Lubinas, merluza, cabrachos, bocartes.. el bonito que da lugar a uno de los platos más típicos de la región: el sorropotún o marmita, hermana del marmitako vasco, pero con su personalidad. Las sardinas son un plato típico muy propio de puertos de pescadores, asadas, y servidas en una sencilla mesa de madera. De las aguas provienen también algunos de los guisos cántabros de más renombre: merluza en salsa verde, calamares encebollados en su tinta, o almejas a la cazuela.

La importancia ganadera El vacuno es la carne cántabra por excelencia. Destaca la de la vaca tudanca, magra y sabrosa y la Feria Ganadera más importante de España se celebra en esta región: la Feria Nacional de Ganados de Torrelavega. Hay más carnes. Representan notablemente a la caza el venado, corzo o jabalí. El cerdo, casi omnipresente en la península ibérica, es un elemento clave para otro de los platos más típicos de la región, el cocido montañés, al que además se le añaden alubias, berzas y morcilla de arroz.
Algo que no se concibe en Cantabria es acabar una comida o merienda sin un dulce. El cántabro es goloso, y en cualquier restaurante donde el viajero se detenga para saciar su apetito, podrá degustar una de sus tradicionales quesadas pasiegas. Producto típico también es el hojaldre, que según la zona de la que estemos hablando adopta diferentes nombres: Corbatas en San Vicente de la Barquera; Polkas en Torrelavega; o Sacristanes en Liérganes. Y, aunque no sean autóctonos de la zona, debido a la gran calidad de la leche, también se ha extendido mucho el consumo de natillas, arroz con leche, o leche frita.
En la actualidad, el viñedo no tienen demasiada relevancia en la comunidad cántabra. Tan sólo la comarca lebaniega conserva una pequeña extensión de viñas, que con el paso de los años cada vez es más reducida. La bebida más característica de esta región es el Orujo, elaborado artesanalmente, y destilado gota a gota. Dicen los entendidos que el orujo es una bebida excelente para aliviar digestiones pesadas.

Restaurantes El viajero podrá degustar todos los productos típicos de la región en el restaurante Río Asón, calificado con dos soles en la guía CAMPSA. Río Asón propone platos sencillos, muy olvidados y exquisitos. Otras opciones para degustar la deliciosa cocina cántabra son los restaurantes Cenador de Amós, Del Puerto, o San Román de Escalante, calificados todos ellos con un sol en la guía CAMPSA.

Cerrar