Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies



Lupa marcando la situación geográfica de España

En el sudoeste europeo

España ocupa una superficie de 505.955 kilómetros cuadrados, lo que la sitúa entre los cincuenta países más extensos del mundo.

La mayor parte de su territorio está ubicado en la Península Ibérica, el resto, unos 12.500 kilómetros cuadrados, son insulares -Baleares y Canarias- más 32 kilómetros cuadrados que corresponden a las ciudades de Ceuta y Melilla, situadas en la costa de África. La situación de la Península Ibérica en el extremo suroccidental de Europa, y a sólo 14 kilómetros de distancia del continente africano, dota a España de un gran valor estratégico: con proyección mediterránea, por un lado, y como encrucijada de caminos hacia África y América, por otro. La condición peninsular de una buena parte de España explica también la amplitud de su litoral, que se distribuye en el Océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Por su situación, entre los 36 y los 43 grados de latitud norte, el clima oscila desde el templado oceánico del Norte, el mediterráneo continental del centro y el mediterráneo en el Este y el Sur, lo que hace que exista una España húmeda correspondiente al Norte y las áreas montañosas, la España verde, con bosques frondosos, y la España seca del Mediterráneo.