Amanecer en una playa de La Palma © Turismo de La Palma

Existen lugares que te proporcionan momentos únicos, mágicos…instantes que te hacen pensar “esto es lo que siempre he querido vivir”. Lugares cómplices contigo y con tus gustos. Y La Palma, “la Isla Bonita”, en las Islas Canarias, es uno de ellos.

  1. Senderismo en La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    Caminando por La Palma

    Recorrer bosques de tupida vegetación y helechos gigantes. Adentrarte en una “caldera” o contemplar barrancos profundos y espectaculares. Cruzar la isla, con las nubes a tus pies o toda una hilera de volcanes. Ríndete a los encantos de los caminos de La Palma.

  2. Cielo estrellado en La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    Astronomía al aire libre

    Conduce hasta el Mirador de los Llanos del Jable. Bájate del coche y mira hacia arriba. Te lo advertimos: no podrás evitar sorprenderte. Elabora la lista de tus deseos por cada estrella fugaz que veas. Así son las noches en La Palma, la isla en la que cuentan estrellas en lugar de ovejas para dormir.

  3. Mujer contemplando un «mar de nubes» en La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    Un mar…de nubes

    ¿Alguna vez has sentido las nubes a tus pies? o ¿has visto una cascada de nubes que se desliza ladera abajo entre pinos canarios? Es todo un espectáculo. Regálale a tus ojos algo así y, por supuesto, prepara tu cámara para hacer muchas fotos.

  4. Pareja bañándose en una piscina natural. La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    Un spa natural

    El calor de la arena negra que atraviesa la toalla, relajando tus músculos. El agua fresca del océano Atlántico mojando tus pies. El suave perfume a pino canario que te inundará mientras duermes la siesta con el arrullo de las grajas. La relajante visión de toda una dorsal sur de la isla. El desayuno en las cumbres más altas…El spa natural que es la Palma.

  5. Playa en La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    Vamos a la playa

    Llegar a la playa a la hora que quieras, sin el estrés de pensar que no vas a encontrar sitio. Tener la sensación de que eres “dueño” de toda una cala. Esperar a que llegue la ola justa para jugar con ella y no poder evitar el querer echarte en la arena a dar forma a un bonito castillo negro. Son las playas de La Palma.

  6. Almendrados y vino de malvasía. La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    A comer

    Comenzamos con unos chicharrones y un queso asado con mojo. Seguimos con una sopa de picadillo y de segundo papas arrugadas con mojo y carne de cochino a la brasa. De postre, un Bienmesabe, un Príncipe Alberto o un quesillo. Y luego…el café: cortado natural, leche y leche, condensada, barraquito o café solo. Para brindar…vino de La Palma, por favor.

  7. Los Indianos, carnaval de La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    ¡Qué viva la fiesta!

    10.00 a.m., lunes de Carnaval. Vístete de blanco, ponte el sombrero y vente a Santa Cruz de La Palma. No te olvides de traer un bote de polvos de talco. Sí, sí, de polvos de talco. ¿Para qué? Ah…secreto. Te aseguramos diversión, originalidad y tradición en el Día de los Indianos, la fiesta estrella del Carnaval palmero.

  8. Uno de los participantes de «Transvulcania». La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    El desafío a través de volcanes

    Un recorrido de 73,3 kilómetros. 1800 corredores deseosos de escuchar el pistoletazo de salida. Pisadas que transmiten meses de duro entrenamiento y sacrificio. Unos volcanes, unos pinos, una caldera y una playa que asistirán al paso de personas que han aceptado un desafío llamado “Transvulcania”.

  9. Avistamiento de cetaceos en La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    Una aventura en cada esquina

    708 kilómetros que, por mar, por tierra o por aire, te ofrecen una aventura. Desde observar cetáceos hasta bucear para descubrir los peces más insólitos, pasando por recorrer pistas en buggies o en bici para terminar surcando los cielos en parapente. Aventura por doquier.

  10. Atardecer en una playa de La Palma
    ©

    Turismo de La Palma

    De la cumbre a la costa…¡vamos!

    En pocos lugares pasas de la majestuosidad de estar en el techo de la isla hasta llegar a la misma costa. Del amanecer con el horizonte más rojo y la silueta del pico más alto de España hasta el atardecer más azul acompañado de un agradable vino de la isla. En La Palma, pasas de una maravilla a otra en poco tiempo. Descúbrelo en una isla con dimensiones de cuento de hadas.