Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad Autónoma:
Galicia

Galicia


Leyendas naturales

Las oportunidades de hacer turismo rural en España han aumentado considerablemente en los últimos años, convirtiéndose en una oferta ideal de alojamiento no sólo porque permite gozar de la tranquilidad, el contacto con la naturaleza y la riqueza gastronómica, sino porque además ofrece la oportunidad de profundizar en las raíces histórico-culturales de un pueblo de gran tradición. En la actualidad son muchas las comunidades españolas que cuentan con esta atractiva oferta turística, y entra ellas Galicia destaca por albergar, sin duda alguna, una de las construcciones más singulares y sobresalientes de la historia de la arquitectura civil hispánica: los pazos.

La vinculación del pazo gallego a la cultura popular es indiscutible, tal y como lo demuestra la gran cantidad de leyendas, cuentos y poesías que a lo largo de la historia lo fueron convirtiendo en el protagonista del medio rural en el que se erige, cumpliendo el papel de las villas rurales, en general, en la arquitectura europea.

Estas grandes joyas de la cultura galaica, cuyo origen arquitectónico se remonta a los castillos y fortalezas medievales y a su posterior transformación civil al inicio de la Edad Moderna, son casas hidalgas edificadas en el campo, de proporciones y formas más suntuosas y superiores a las del hábitat normal de la zona, que poseen signos heráldicos y elementos arquitectónicos externos muy característicos como los portones, el patio, los hórreos, los palomares, los jardines y las murallas.

Por lo tanto, su dimensión espacial y esa peculiaridad de permitir que la naturaleza penetre en su conjunto arquitectónico, la convierten en un destino turístico idóneo, capaz de introducir al visitante en esa naturaleza donde el elemento agua adquiere un gran protagonismo. Así, es común la presencia de auténticos acueductos, estanques, lavaderos y zonas de riego que contribuyen a la creación de ambientes melancólicos y umbríos tan asociados al paisaje rural de las tierras gallegas.

Los pazos se extienden a lo largo de toda Galicia, pero por su número destacan cuatro grandes valles: las históricas Mariñasde A Coruña y Betanzos; el fértil y amenísimo valle del Salnés; el valle del Ulla, cerca de la ciudad de Santiago de Compostela; y el valle del Fragoso, al sur de Galicia. También existen algunos más en los pequeños valles de la comarca de Ourense.

Vivir en pazos gallegos

Al margen del señorío y la indiscutible aportación cultural, el viajero incansable y el turista que desee conocer en profundidad las raíces del pueblo galaico cuenta con la posibilidad de hospedarse en una larga lista de pazos repartidos por toda la Comunidad: en la actualidad, existe una oferta de 65, aunque el número de establecimientos es creciente ya que constituyen una de las principales apuestas del sector turístico de la Comunidad Autónoma de Galicia.

El peregrino que realiza el Camino de Santiago, el amante de la naturaleza o simplemente aquellos que opten por un turismo alternativo sin renunciar a la comodidad y a un equilibrio razonable entre la calidad y el precio de los servicios ofrecidos, encontrarán sin duda el destino ideal en estas construcciones, en especial, de los siglos XVII y XVIII.





Imprescindibles