Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad Autónoma:
Cataluña

Provincia/Isla:
Girona

Girona


Pueblos marineros de paredes blancas. Un mar de aguas transparentes. Paraísos submarinos y parques naturales con parajes salvajes de un verde penetrante, frente a pequeñas calas encajonadas entre piedras y localidades turísticas como Lloret de Mar, Cadaqués y Roses. La Costa Brava es una extensa franja del litoral de Cataluña orgullosa de sus tradiciones, cuna y fuente de inspiración de Salvador Dalí y depositaria de un impresionante legado histórico y monumental.

Entre abruptos acantilados, bosques de pinos, calas recónditas y playas de ensueño, se extiende una de las zonas más pintorescas de España: la Costa Brava. Una tierra de mar, luz, tramontana y pescadores. Historia y arte en forma de yacimientos arqueológicos, monasterios, iglesias, puentes, conjuntos monumentales, fiestas y celebraciones centenarias que dotan de una personalidad propia a este enclave, de más de 200 kilómetros de extensión, situado al norte de Cataluña, en la provincia de Girona.

Gracias a su excelente clima, este punto del litoral catalán es uno de los destinos más demandados por turistas de todo el mundo desde hace décadas, y disfruta de una inmensa actividad cultural durante todo el año. Los conciertos, festivales y las celebraciones populares llenan los pueblos de música, colorido y alegría. Le invitamos a saborear un cremat de ron mientras escucha las habaneras, canciones tradicionales que recuerdan viajes marineros de épocas pasadas, en las noches veraniegas de Calella de Palafrugell; a trasladarse a épocas medievales en Verges y contemplar la sobrecogedora Dança de la Mort (Danza de la Muerte); le proponemos que se asombre con el espectacular concurso de fuegos artificiales de Blanes, uno de los más importantes del mundo; o bien a acercarse hasta el incomparable Castillo de Peralada durante el prestigioso festival de música, de fama internacional.

La herencia artística y cultural de la Costa Brava también se pone de relieve en su inmenso patrimonio histórico-artístico de un valor incalculable, que impresiona por su variedad. Poco a poco, sin prisas, y disfrutando de un paisaje de excepción, se pueden recorrer sus pueblos y admirar sus templos y monasterios románicos, como el de Sant Pere de Rodes, en el Port de la Selva, la Ciudadela de Roses, las ruinas greco-romanas de Empúries, el yacimiento arqueológico más visitado de Cataluña, el núcleo medieval de Pals o de Palamós, el recinto amurallado de Tossa de Mar, o un poco más en el interior, perderse por el inigualable casco antiguo de Girona, con sus calles sinuosas de piedras centenarias, o admirar en Figueres el arte del genio surrealista Salvador Dalí, el gran embajador mundial de la Costa Brava.

Esta maravillosa zona del litoral catalán cautivó a artistas de la talla de Picasso, Klein o Marc Chagall, pero fue sin duda Dalí quien dio a este rincón mediterráneo fama internacional. Nacido y fallecido en Figueres, la huella del pintor está muy presente en su localidad natal, donde se encuentra el Teatro-Museo Dalí, la gran obra del maestro, de visita obligada, con sus torres coronadas con forma de huevo, y la inmensa cúpula bajo la que reposan los restos del pintor. A pocos kilómetros surge Cadaqués, uno de los pueblos más emblemáticos de la Costa Brava, con sus casas blancas de pescadores, lugar donde se halla la Casa-Museo Salvador Dalí, en el paraje de Portlligat, el gran refugio del artista, donde pintó la mayoría de sus grandes obras. Y, de nuevo en el interior, aguarda la Casa-Museo Castell Gala-Dalí, en Púbol, con su jardín de elefantes surrealistas y la cripta donde fue enterrada Gala, la musa del genio.

La oferta de la Costa Brava, con su inmejorable infraestructura hotelera y de ocio, atrae cada año a miles de turistas, que encuentran en localidades como Lloret de Mar el lugar ideal para pasar unos días de sol y playa. La calidad de sus aguas y costas, con parques naturales protegidos, calas vírgenes, extensas arenas y paraísos submarinos como los de las Islas Medes en L'Estartit, o las Islas Formigues en Palafrugell son un reclamo para los amantes de la naturaleza y los deportes náuticos.

Desde Portbou, en la frontera de Francia, hasta Blanes, espera un universo de cultura y tradiciones, de costa, sol, deportes y naturaleza agreste, de rincones que cautivarán al visitante desde el primer minuto, y de pueblos llenos de historia y arte.

Más información: Patronato de Turismo de la Costa Brava





Imprescindibles