Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies





Divertirse mientras se afronta un reto físico y se disfruta de un entorno natural increíble es posible con la escalada. España es el segundo país más montañoso de Europa y, por tanto, una opción perfecta para la práctica de este deporte. Altos picos, peñones a pie de mar, ascensiones exigentes y montañas para iniciarse se reparten por España. Prepara el material, nosotros te ayudamos a elegir tu cima.

¿Casco, arnés, cuerda y mosquetones listos? Entonces presta atención a estas diez propuestas para escalar en España. Si no tienes el equipo preparado, no te preocupes, encontrarás empresas que te lo facilitarán.

Sierra de Guadarrama.

Se encuentra en el centro de España a escasos 50 kilómetros de distancia de la ciudad de Madrid y posee algunos de los paisajes más espectaculares de la región, apreciables desde los numerosos miradores de la zona. En su interior está el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO y uno de los puntos de Madrid con mayor asistencia de aficionados a la escalada. En el municipio de Manzanares del Real destaca los picos de La Pedriza. En la misma región de Madrid, tanto en La Cabrera como en Patones encontrarás lugares aptos para quien se quiera iniciar en el mundo de la ascensión o para expertos que busquen nuevos retos.

Sierra de Gredos.

En Ávila, en el sur de la región de Castilla y León, se sitúa esta sierra de colosales cumbres en la que sobresale el Circo de Gredos. A lo largo de un paisaje de gargantas y lagunas, encontrarás escarpadas paredes ideales para los escaladores más experimentados. La variedad de cimas te permitirá la práctica de las modalidades tanto de hielo, nieve o roca. Si quieres disfrutar de una panorámica desde lo más alto, anota estos dos picos: La Galana (2.568 metros) y el Almanzor (2.592 metros).El primero es mucho más fácil de ascender y en invierno son dos propuestas impresionantes para escalar en hielo y descubrir un paisaje glacial único en el centro de España.

Sierra Nevada.

En Granada, al sur de España en la región de Andalucía, se levanta el pico más alto de la península ibérica, el Mulhacén (3.479 metros). Lo hace en el Parque Nacional de Sierra Nevada, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO y lugar en el que encontraremos vías para la escalada en picos como el propio Mulhacén, el Pico Veleta o el Cerro del Caballo. Todos por encima de los 3.000 metros. Además, a lo largo de toda Sierra Nevada abundan las montañas aptas para la escalada y cuya variedad la convierte en un buen destino para todo tipo de escalador.

Picos de Europa.

Situados en el norte de España, en la región de Asturias, es una zona privilegiada para la escalada en roca. Hoy declarado Reserva de la Biosfera, en su día fue el primer Parque Nacional de España y tiene en el exigente pico del Naranjo de Bulnes uno de sus símbolos más atractivos para el escalador. En invierno, si te animas a practicar la escalada en hielo, son muchos los puntos escalables que encontrarás en los Picos de Europa y en la próxima Sierra del Mongayo. Disfrutarás de la escalda en un paisaje de enorme belleza en el que destacan los Lagos de Covadonga. Áreas como Peña Gradura, en Taverga; Fresnidiello, en Cabrales; o Arnao, en Castrillón, te harán disfrutar de tu deporte.

Los Pirineos.

La cordillera pirenaica guarda en su interior numerosas paredes para la escalada. Dos de los puntos más visitados son la comarca de Sobrarbe y el Valle de Ansó, situados en Huesca, en la región de Aragón. En la primera, destacan las propuestas de escalada en hielo en el Valle de Pineta y en la Cascada de Fuenfría. Por su parte, el Valle de Ansó ofrece una gran variedad de paredes sobre prados y bosques que hacen de la escalada un espectáculo. Lugares recomendados son Peña Ezkaurre o Peñaforca. En la misma Huesca, el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara es otro espacio elegido por los escaladores.

Cumbre del Moncayo.

Se encuentra en el Parque Natural de la Dehesa del Moncayo y es el punto más alto de la Cordillera Ibérica (2.314 metros). El Parque se sitúa entre las provincias de Zaragoza y Soria, a unos 100 kilómetros de Madrid. Hallarás varias rutas para ascender la montaña, la más frecuentada es la conocida como Santuario de la Virgen del Moncayo.

El Montserrat.

Es una de las cimas más atractivas para la escalada de la región de Cataluña y cuenta con más de 3.000 vías para su ascensión. Se encuentra en el Parque Natural de la Montaña de Montserrat y conviene visitar su centro de información porque algunas de las vías de escalda tienen regulado el acceso. Otras zonas de Cataluña destacadas para la escalada son el Valle del Boi, en Lleida; Siurana y La Riba, en Tarragona; o Pedraforca, en Barcelona.

La Costa Blanca.

Nos ofrece la oportunidad de escalar con vistas al mar Mediterráneo y con un ambiente marinero muy peculiar para este deporte. Podrás hacerlo en la Comunidad Valenciana, en lugares como el Peñón de Ifach, Puig Campana y el Ponoch, situados en la provincia de Alicante.

La Hoz del Júcar.

Se encuentra en la región de Castilla – La Mancha por la orilla del río Júcar, en Cuenca, y cuenta con paredes impresionantes que alcanzan hasta el nivel 8 de dificultad. A pesar de no ser una zona con excesiva tradición en la escalada, son cada vez más los escaladores que la eligen por la exigencia de sus ascensiones.

Escalar en las islas.

Tanto las Islas Baleares, en el mar Mediterráneo, como las Islas Canarias, en el océano Atlántico, ofrecen la oportunidad de escalar durante todo el año con fantásticas condiciones meteorológicas. En Baleares, destaca Mallorca con zonas como la Creveta, en Pollença; el Puig de Son Sant Martí, en Alcúdia; o Cala Magraner, en Manacor. Por su parte, en Canarias disfrutarás de un paraíso volcánico en el que hay auténticas perlas escalables como el Torreón de Figueroa de Tenerife, situado en el Parque Nacional del Teide, Patrimonio de la Humanidad; o el circo rocoso de la Ayacata en Gran Canaria.

Éstas son algunas de las posibilidades más atractivas que encontrarás en España para practicar la escalada, aunque no las únicas. En otras regiones como Galicia, el País Vasco, Cantabria, Navarra, La Rioja, Extremadura y Murcia también existe una fuerte tradición escaladora. Por ello, en prácticamente toda España encontrarás clubes, escuelas y empresas especializadas que te aconsejarán sobre seguridad y rutas a seguir. Incluso, podrás contratar un guía o inscribirte en cursos para iniciarte en la escalada o mejorar tu nivel. Para acertar con la propuesta que mejor se adapte a tus posibilidades, te recomendamos contactar con las oficinas de turismo de cada región o acceder a la web oficial de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (sólo en castellano), en la que encontrarás información sobre las distintas federaciones regionales.





Imprescindibles