Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies





La Navidad en España es un tiempo de celebraciones que van acompañadas siempre de grandes comidas y exquisiteces. Son fechas de alegrías y festejos, pero también de delicias para el paladar. En esta época las mesas se visten con los mejores sabores de la gastronomía española. ¡Qué aproveche!

En España, cuando llegan las Navidades, son días para darse caprichos y disfrutar en familia o con amigos a la hora de las comidas. La gastronomía española, con su variedad y riqueza, resulta perfecta en estas fechas para caer en la tentación. No se prive, porque los manjares navideños que podrá probar convierten cualquier momento en una fiesta para el paladar.

Ocasiones, desde luego, no le van a faltar. Las cenas de Nochebuena y Nochevieja, las comidas de Navidad y Año Nuevo, y el 6 de enero, día de Reyes, son las citas ineludibles. Sin embargo, durante todo el mes de diciembre, bares, restaurantes y hoteles se visten de gala, decoran sus mesas con velas, lazos y motivos navideños, y ofrecen menús especiales y recetas exquisitas. La razón es que en esta época, además, se celebran muchas reuniones de amigos, familiares y compañeros de trabajo. Por este motivo, es imprescindible reservar con antelación.

Sabores divinos

Las comidas navideñas suelen ser bastante copiosas. Normalmente se empieza con la degustación de varios entrantes y aperitivos, que pueden ser tanto fríos como calientes. Después llegarán el primer plato, el segundo y, cómo no, el postre. Podrá probar de todo: mariscos, pescado, carnes, asados, cremas, sopas, embutidos ibéricos… preparados de manera especialmente suculenta. En estos días, por ejemplo, algunos de los alimentos más deseados son el pavo, el cordero, la lombarda, el besugo, las ostras, las angulas o el jamón. A medida que vayan sirviendo los platos, comprobará lo complicado que es resistirse. Para acompañar, por supuesto, los buenos vinos españoles, blancos y tintos. Y al final de la comida, los mejores deseos hay que expresarlos brindando con cava o sidra.

Mención aparte merecen los dulces, que llenan de colorido la mesa a la hora del postre. Elaborados con almendras, miel, azúcar, chocolate y frutas, entre otros ingredientes, se convierten en objeto de adoración para los golosos. La oferta es amplia y cada región cuenta con alguna receta típica, pero la gran estrella de las fiestas, sin lugar a dudas, es el turrón, cuyo sabor es apreciado por todo el mundo. Existen muchas clases de turrones, sin embargo, no se puede ir sin probar el de Jijona, de textura blanda, y el de Alicante, que es duro. Su gusto conquista siempre.

Otros postres tradicionales son el mazapán, que se presenta en forma de “figuritas”, los polvorones y los mantecados. Por último, el 6 de enero, el día de los Reyes Magos, los más pequeños viven la emoción de descubrir sus regalos, y los más grandes la de saborear un delicioso Roscón de Reyes con un chocolate caliente. Ya lo verá, si decide venir a disfrutar de la Navidad en España, lo agradecerá eternamente.





Imprescindibles