Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Las Vías Verdes: otra forma de conocer España



Recorrer las Vías Verdes, antiguas líneas de ferrocarril recuperadas para caminantes y ciclistas, es una forma diferente, divertida y ecológica de conocer nuestro país, su cultura y sus paisajes. Una alternativa abierta a públicos de todas las edades, respetuosa con el medio ambiente y en la que se combinan deporte y aire libre. ¿Quieres conocerlas?

El tren dejó de pasar para siempre por vías que, durante años, cayeron en el olvido. Ahora, estos corredores ferroviarios han perdido sus raíles y, por donde antes pasaban vagones y locomotoras, hoy circulan bicicletas, caminantes y excursionistas. Existen 1.900 kilómetros de Vías Verdes repartidos por toda España, caminos de fácil acceso, cómodos para transitar, sin dificultades técnicas y en los que tienen cabida todo tipo de público: desde mayores hasta niños, pasando también por las personas con movilidad reducida como ancianos y minusválidos.

Vale la pena recorrer estos senderos en los que queda prohibido el paso de vehículos a motor. Ni siquiera los ciclomotores pueden acceder por estas vías que son sinónimo de seguridad y de respeto por el medio ambiente. De norte a sur y de este a oeste, existen más de 100 itinerarios y miles de kilómetros a través de fascinantes rutas, que se adentran por parajes de impresionante belleza, en las que descubrir parte de nuestro patrimonio cultural. Los paneles explicativos y señalizaciones que aparecen por el camino indican en todo momento los puntos artísticos y naturales de interés. Y, en algunos casos, incluso existen guías y visitas guiadas en determinadas zonas: basta con elegir la vía.

Para lanzarse a la aventura, es recomendable llevar cierto material básico: ropa deportiva, calzado cómodo, linterna, una mochila con agua y comida y, si se hace sobre dos ruedas, la bicicleta. En cualquier caso, en determinadas rutas existen puestos de alquiler de bicis. Durante los trayectos, el viajero también encontrarás alojamientos, hostales y restaurantes en los que reponer energías.

Las posibilidades son enormes: vías de apenas seis kilómetros, caminos urbanos, sendas rurales o trazados que pueden llegar hasta los 120 kilómetros. En definitiva, se trata de una alternativa original y variada que te acercará a espacios naturales y culturales de gran valor, de una forma fácil y ecológica.

La red de Vías Verdes organiza además multitud de seminarios y actividades como encuentros cicloturistas (algunos nocturnos), jornadas deportivas, concursos de fotografía o el Día Europeo de las Vías Verdes.

Más información: www.viasverdes.com





Imprescindibles