Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




La Hoz del Júcar, una sorpresa en Castilla-La Mancha




Localización

Comunidad Autónoma:
Castilla-La Mancha

Provincia/Isla:
Albacete

Albacete


En el interior de España le espera Castilla-La Mancha, una región dominada, fundamentalmente, por grandes llanuras y amplios valles. Sin embargo, esta zona cuenta también con espacios naturales sorprendentes. La Hoz del Júcar, en Albacete, es uno de ellos. Este viaje le descubrirá su pintoresco paisaje, de estrechos cañones fluviales, pueblos que parecen flotar en el aire y casas excavadas en la roca.

El cauce del río Júcar, a su paso por Albacete, origina uno de los parajes más curiosos de toda Castilla-La Mancha: la Hoz del Júcar. Se halla en la zona noreste de la provincia, dentro de la comarca conocida como la Manchuela. En su parte inicial, el panorama que está dominado por las huertas y la vegetación ribereña. Pero a medida que se avanza, el paisaje va cambiando: el río se vuelve sinuoso, forma bruscos meandros, y fluye encajado entre cañones, cuyas paredes llegan a superar los cien metros de altura. En las laderas escarpadas surgen los bosques de sabinas, pinos y encinas; mientras que los puntos más abruptos del desfiladero se convierten en refugio para aves rapaces como el águila real o el buitre leonado.

Sin embargo, uno de los elementos que más llama la atención a todo aquel que visita la Hoz del Júcar es la singular ubicación de sus poblaciones. Situadas en lo alto del cañón, le ofrecerán una perspectiva increíble del lugar. Si desea conocer los principales atractivos de la comarca, le sugerimos hacer una ruta desde Valdeganga (a 25 kilómetros de la ciudad de Albacete) hasta la localidad Villa de Ves, siguiendo la carretera que discurre paralela al río. Sin duda, es una buena forma de no perderse nada.

Vistas espectaculares

A lo largo del trayecto deténgase en los diferentes miradores que vaya encontrando, porque disfrutará de unas vistas excelentes. Durante el recorrido, también merece la pena hacer un alto en algunas de las poblaciones más interesantes de la Hoz del Júcar como, por ejemplo, Jorquera, Alcalá del Júcar o Tolosa. La primera, Jorquera, es una villa medieval rodeada por murallas del siglo XII, que conserva numerosas casas blasonadas y en la que destaca, entre otros edificios, la iglesia de Santa María de la Asunción, de estilo gótico-renacentista.

Al llegar a Alcalá del Júcar la visión resulta espectacular, ya que las casas se sitúan en las paredes del desfiladero de manera escalonada hasta la cima, donde se alza el castillo de origen árabe. Paseando por las calles empinadas notará que muchas son viviendas-cueva excavadas en la propia roca o construidas bajo los repliegues de la ladera. Algunas de ellas están abiertas al público y pueden ser visitadas. La plaza de toros, con su forma totalmente irregular, y la iglesia de San Andrés, de cúpula barroca, son otros atractivos que posee este pueblo. Ya en Tolosa, el paisaje se vuelve más agreste y los cañones se estrechan. Una opción recomendable es hacer una excursión a algún paraje cercano como Las Rochas, el Tranco del Lobo o El Molinar, donde existen zonas de baño y de recreo.

Senderismo, pesca, cicloturismo, piragüismo… son actividades al aire libre que podrá practicar en el entorno de la Hoz del Júcar. Acérquese a la Oficina de Turismo de Alcalá del Júcar donde le informarán de todas las posibilidades de ocio disponibles en la zona, y disfrute de las sorpresas naturales que guarda el interior de España.





Imprescindibles