Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




La Costa Blanca: luz y vida en un paisaje de contrastes




Localización

Comunidad Autónoma:
Comunidad Valenciana

Provincia/Isla:
Alicante-Alacant

Alicante-Alacant


La Costa Blanca es uno de los destinos turísticos más atrayentes de Europa. Recorrerla supone adentrarse en un mundo de espectaculares contrastes, con recónditos rincones marineros y grandes poblaciones llenas de vida.

A lo largo de 160 kilómetros de litoral, la Costa Blanca se extiende junto al Mediterráneo ofreciendo un sinfín de paisajes y ciudades para descubrir. Denia, al norte de la provincia de Alicante, asentada entre rocas y grandes playas de arena, envuelve al viajero en estrechas y sugerentes calles de ambiente marinero. Cerca, dos cabos resguardan a Jávea, y tras un baño en sus transparentes aguas, un paseo por el casco antiguo nos hace saborear su historia. De camino hacia el sur, al amparo del impresionante Peñón de Ifach, el acantilado más alto del Mediterráneo, Calpe guarda vestigios de su pasado e invita a recorrer sus animadas calles y saborear su exquisita gastronomía. Lo mismo sucede en Altea, que asentada sobre una bahía protegida por las montañas, nos ofrece una imagen de postal, sus pequeñas casas blancas y la cúpula azul de su iglesia reflejan la clara luz del lugar.

Un extenso litoral de arena dorada abre ante nuestros ojos las siluetas de los rascacielos de Benidorm. Cada año, millones de personas que quieren disfrutar de la bonanza de su microclima, sus kilómetros de playa y su infraestructura destinada al ocio, visitan esta ciudad llena de vida, y hacen de ella el epicentro turístico del Mediterráneo. Atravesando las coloridas fachadas de las viviendas de Villajoyosa, llegamos a Alicante, "Ciudad de la Luz" y capital de la provincia, que nos recibe con una animada oferta cultural y un patrimonio artístico que merece la pena descubrir. Entre el mar y el núcleo urbano, recorremos el paseo de la Explanada, con sus miles de teselas rojas, negras y crema, y a través del casco antiguo, llegaremos al castillo de Santa Bárbara, desde donde disfrutaremos de una vista panorámica inigualable.

Siguiendo el litoral, merece un alto en el camino Santa Pola, antiguo castro íbero y actualmente, importante centro de la flota pesquera. Más al sur, entre marismas, la turística Torrevieja nos espera con sus nostálgicas habaneras. Y en el otro extremo de la Costa Blanca, Pilar de la Horadada da la bienvenida a los amantes de la naturaleza en su estado más puro.

En el interior, entre altas montañas, campos de cultivo y bosques se alza un sugerente y atractivo conjunto de poblaciones que sorprenden por su variedad. En Elche, los sentidos se estimulan al recorrer su palmeral, el más extenso de Europa, y al vivir sus fiestas del Misteri, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad. Y en Orihuela, su conjunto gótico, renacentista y barroco nos deleita con su arte.

Al recorrer la Costa Blanca, la gastronomía no deja indiferente al viajero. Junto al arroz, los pescados y mariscos, las verduras de su huerta, sus frutas y sus exquisitos vinos, conforman una explosión de sabores y recetas dentro de la dieta mediterránea.





Imprescindibles