Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad Autónoma:
Comunidad Valenciana

Provincia/Isla:
Valencia-València

Valencia-València


Valencia es una ciudad mediterránea abierta al mar en la que se combina la tradición de su casco histórico con la innovación del moderno complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Dos motivos para que pasemos unos días en ella y a los que hay que sumar su sabrosa gastronomía, sus calles peatonales, sus zonas verdes, sus playas… En dos días descubriremos mucho, pero también que necesitaremos más tiempo para disfrutarla como nos gustaría.



DÍA 1: La Valencia vanguardista

El primer día lo podemos dedicar a conocer la Valencia más moderna y de arquitectura vanguardista, en la que se encuentra la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Es el nuevo símbolo de la ciudad y la imagen con la que muchos la reconocen en todo el mundo. Visitarla nos llevará prácticamente todo el día porque entraremos al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, al Hemisfèric y al Oceanográfico. Además, veremos desde el exterior el Palau de les Arts Reina Sofia y podremos pasar por el llamativo puente L’Assut d’Or. Podemos iniciar la visita alrededor de las 11.00 h. Le dedicaremos la mañana al Museo, ya que en él seguro que pasamos al menos dos horas sin darnos apenas cuenta. Lo peculiar del Museo es que es interactivo y nos permitirá participar en múltiples experimentos con los que nos divertiremos mientras aprendemos ciencia. Tras la visita, podemos aprovechar para comer en cualquiera de los restaurantes del complejo. Incluso, si nos apetece conocer la cocina más moderna y prestigiosa de la ciudad, en los alrededores tendremos reconocidos restaurantes de cocina creativa que además cuentan con espectaculares vistas de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Nuestra segunda parada será el Hemisfèric, una impresionante sala de proyecciones con forma de ojo humano y en la que el cine se convierte en una emocionante sensación, gracias a la espectacular imagen 3D y a una resolución superior a la alta definición. El resto de la tarde lo dedicaremos a descubrir el universo submarino en el Oceanográfico. Es de los mayores complejos marinos del mundo e incluye cerca de 50.000 ejemplares de 500 especies distintas. En apenas unas horas veremos desde tiburones, delfines, morsas o caballitos de mar a otros animales menos comunes como las enormes belugas. Ten en cuenta Existe una entrada conjunta que permite el acceso durante todo el día al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, al Hemisfèric y al Oceanográfico. Las proyecciones del Hemisfèric tienen una duración aproximada de 20 minutos. CENA EN EL CASCO HISTÓRICO El clima en Valencia suele invitar a pasear por sus calles, por lo que ése puede ser un buen plan cuando cae la noche. Lo haremos por la zona del casco histórico, donde casi siempre hay ambiente y muchas de sus calles son peatonales. Los alrededores de las plazas de la Virgen y del Ayuntamiento suelen ser muy transitadas y, además, son buenos lugares para encontrar un restaurante para cenar. Si la temperatura acompaña, podremos hacerlo en una de las múltiples terrazas de la zona. En este área descubriremos ejemplos de la arquitectura tradicional de la ciudad como el conjunto catedralicio, la Basílica de los Desamparados y el Palacio de la Generalitat. Después de la cena, podemos aprovechar para pasar un buen rato en alguno de los locales de marcha del Barrio del Carmen, o, incluso, para acercarnos a los restos de la antigua muralla: las torres de Quart y de Serranos, que veremos iluminadas.

DÍA 2: La Valencia marítima

En el segundo día de nuestra visita descubriremos el carácter marinero de Valencia. Por la mañana, nos podemos acercar a la Marina Real, una gran área portuaria creada con motivo de la celebración de la America’s Cup y donde visitaremos el edificio de Veles e Vents. Lo curioso es que cuando paseemos por el puerto, estaremos pisando el espectacular circuito urbano que ha acogido el Gran Premio de Europa de Fórmula 1, ya que aquí han competido los bólidos más veloces. En la zona encontraremos locales para tomarnos un refrigerio con vistas al mar. Podemos hacerlo antes de continuar caminando en dirección al paseo marítimo de las playas de las Arenas y la Malvarrosa. Son dos extensos arenales urbanos en los que tendremos la oportunidad de refrescarnos en la costa del Mediterráneo sin abandonar la ciudad. Después continuaremos por la avenida marítima hasta que tengamos apetito. Entonces será el momento de degustar la sabrosa paella valenciana en una de las múltiples terrazas a pie de playa que encontraremos. La experiencia de disfrutar este manjar frente al mar es inigualable. LA VALENCIA GÓTICA Después de comer, aprovecharemos la tarde para conocer con la luz del día el centro histórico de Valencia. En él predominan los edificios de estilo gótico, como la Lonja de la Seda, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Palacio de la Generalitat y parte de la Catedral. En ésta, es imprescindible que subamos a lo alto de la torre del Miguelete, desde la que tendremos una hermosa panorámica de Valencia. También es recomendable la visita al interior de la Catedral. Una buena ruta a seguir sería partir de la estación de trenes, junto a la plaza de toros, y continuar por la avenida del Marqués de Sotelo hasta alcanzar la plaza del Ayuntamiento. De ahí, llegaremos a la Lonja de la Seda y al Mercado Central a través de la avenida María Cristina. Si continuamos hasta la plaza Tossal, podremos tomar la calle de Caballeros, que desemboca en la hermosa plaza de la Virgen, en la que se encuentran el Palacio de la Generalitat y el conjunto catedralicio. Por último, si descendemos por la calle Serranos, llegamos hasta la Torre de Serranos, a través de la que accederemos al puente de Serranos, que se encuentra sobre la principal zona verde de la ciudad, los Jardines del Turia. Con el paseo propuesto podremos recorrer el centro histórico de Valencia en apenas dos horas si nos lo tomamos con tranquilidad. Incluso, tendremos tiempo para acercarnos al Museo Nacional de la Cerámica, cuya fachada bien merece una fotografía y en su interior veremos muestras de la tradición valenciana en la cerámica. Para terminar nuestros dos días en Valencia, podemos tomarnos algo refrescante por el centro de la ciudad, por ejemplo la típica horchata, y disfrutar del ambiente animado de las calles durante el atardecer mientras compramos algunos recuerdos

Ten en cuenta

En la oficina de turismo podrás contratar rutas guiadas por la ciudad. El bus turístico es una buena opción para moverse por los puntos de mayor interés. La tarjeta “Valencia Tourist Card”, que podrás adquirir en internet y en las oficinas de turismo, permite el uso ilimitado del transporte público y ofrece descuentos en museos, tiendas y restaurantes. Valencia es una ciudad muy llana, por lo que recorrerla en bicicleta puede ser muy agradable. Infórmate de los lugares de alquiler en la oficina de turismo.




Imprescindibles