Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad Autónoma:
Madrid

Provincia/Isla:
Madrid

Madrid


Naturaleza, historia, arte y cultura. Una sabia y reposada combinación de estos elementos hace de San Lorenzo de El Escorial un lugar singular, diferente. Un espacio único que supone toda una sorpresa para la vista del viajero... y para el resto de sus sentidos. Y todo ello, a tan sólo 50 kilómetros de Madrid. Hay que descubrirlo.

Toda obra de arte que se precie, necesita un tiempo para ser culminada. Y, como tal, San Lorenzo de El Escorial contempla a sus espaldas casi cinco siglos de historia. Un largo devenir que se encuentra íntimamente ligado a la realeza y a la historia de España.

Siéntase protagonista de la historia del que fue, durante el reinado de Felipe II, el más importante centro de poder político de toda Europa. Admire, desde la explanada principal, la austeridad y el equilibrio que transmite el Real Monasterio de San Lorenzo, la obra cumbre del estilo herreriano, que se convirtió en modelo de referencia para muchas otras construcciones españolas y europeas posteriores. Un conjunto único en el mundo que reúne, en un mismo espacio, iglesia, palacio, monasterio y panteón real.

Adéntrese en su interior y déjese seducir por la grandiosa cúpula de la Basílica, o por el Patio de los Reyes, o por la suntuosidad del Palacio de los Borbones. Experimente la sensación única de acceder a la Biblioteca, con sus 40.000 volúmenes, o al Panteón Real, magnífica estancia de mármol y jaspe que reúne las tumbas de todos los reyes españoles desde el siglo XVI.

Lujosos tapices, pinturas al fresco, preciosos códices y lienzos componen una gigantesca colección de obras de arte de valor incalculable. Pronto llegará a la conclusión de que se encuentra, sin duda alguna, dentro de uno de los museos más importantes del continente europeo.

La imponente construcción iniciada por Juan Bautista de Toledo y culminada por Juan de Herrera, resulta conmovedora por su inmensidad (la obra inicial se edificó sobre un terreno de más de treinta y tres mil metros cuadrados) así como por la sabia combinación de grandeza y equilibrio visual que domina todo el conjunto monumental.

No todo es el Monasterio

Después de recrear sus sentidos con una de las grandes maravillas arquitectónicas del mundo, y de recorrer sus regias estancias, podrá perderse por las calles y callejas de San Lorenzo. Recorridos de típica arquitectura serrana en las que el granito y la pizarra son los grandes protagonistas.

Fachadas señoriales y recoletas plazuelas donde podrá realizar todo tipo de compras, y donde encontrará un sinfín de restaurantes que le permitirán descubrir los ricos tesoros de la gastronomía local. O si lo prefiere, donde podrá sentarse a saborear tranquilamente un café en cualquiera de las innumerables terrazas que posee la villa.

En todo momento, podrá percibir el gran ambiente que posee el Real Sitio de San Lorenzo, especialmente durante los meses de verano. Es entonces cuando la ciudad se llena de estudiantes y se viste con sus mejores galas para albergar los cursos de la Universidad Complutense de Madrid.

Una escapada completa

Pero San Lorenzo de El Escorial le deparará aún muchas sorpresas. El Monte Abantos y la Sierra de Guadarrama ofrecen un marco inigualable para la práctica de su deporte favorito: senderismo, escalada, rutas a caballo o en bicicleta... Infinidad de itinerarios, como la senda ecológica del Bosque de la Herrería, le permitirán descubrir la misma belleza natural que pudo contemplar siglos atrás Carlos III durante sus cacerías. Un entorno singular que, junto con el monasterio, se encuentra declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También puede acercarse a contemplar los bellos palacetes de la Casita de Abajo y la Casita del Infante, o bien divisar la mejor panorámica de la localidad desde la famosa Silla de Felipe II, lugar desde donde el monarca seguía el desarrollo de las obras de construcción del Real Monasterio.

Naturaleza, historia, arte, cultura. Todo ello, en un conjunto monumental único, con excelentes accesos por carretera y tren de cercanías, le permitirán hacer una escapada inolvidable desde la capital de España con toda comodidad y rapidez. A un paso de Madrid, un tesoro único, una ciudad de reyes.




Imprescindibles