Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Tipo de ruta:
Urbana

Te invitamos a conocer Ávila con estas dos rutas por la ciudad.

Leer más

La Ciudad de los Caballeros

A través de la Puerta del Rastro entramos en el corazón de la “Ciudad de los Caballeros”, conocida así gracias a un fascinante pasado en el que Ávila tuvo una gran población aristócrata. Descubre cuáles son los monumentos que no te puedes perder. Te invitamos también a conocer edificios fundamentales en la vida de Santa Teresa de Jesús, una mujer que revolucionó la sociedad de su tiempo.

Manzana de los Dávila
Se trata de un conjunto arquitectónico formado por cuatro palacios pertenecientes a este selecto linaje, que fueron construidos a lo largo del siglo XVI. Seguro que nos llaman la atención los guerreros del relieve de la portada principal y la enigmática frase que aparece bajo una de las ventanas: “Donde una puerta se cierra otra se abre”. Torreón de los Guzmanes
Se levantó a partir de 1513 y hoy es sede de la Diputación Provincial y posee una sala de exposiciones. Tal como recuerda la inscripción de una de las ventanas de la planta baja, aquí se hospedó el rey Alfonso XII durante una visita a Ávila en 1878. La misma plaza alberga una estatua de San Juan de la Cruz, famoso autor de poesía mística. Palacio de Superunda
Fue construido en 1580 por Pedro de Aguirre, regidor de Ávila a finales del siglo XVI. Los sucesivos miembros de su familia fueron los dueños de la mansión, hasta que en el siglo XX fue adquirido por el pintor italiano Guido Caprotti. Palacio de Almarza
Es una mansión del siglo XVI con blasones de las familias Dávila, Águila y Guzmán. Hoy acoge la residencia de la congregación religiosa de las Siervas de María. Convento de Santa Teresa
Sobre la casa en la que nació Santa Teresa, uno de los personajes más importantes de la historia de Ávila, se levantó este convento. Aún se conserva la habitación en que nació, hoy capilla, y el huerto original. En el coqueto museo que alberga este convento también hallaremos varios recuerdos de Santa Teresa. Palacio Núñez Vela
Contiguo al convento está este palacio, sede de la Audiencia Provincial, con una magnífica planta renacentista y señoriales escudos de armas. Y frente a la Puerta de la Santa, nos encontramos un edificio de nueva construcción que alberga el Centro de la Mística. Palacio de Polentinos
Nuestra siguiente cita se encuentra en el palacio de Polentinos, del que destaca su portada plateresca y los medallones que asoman al patio. En la actualidad es sede del Archivo General Militar. Ayuntamiento e iglesia de San Juan
Antiguo foro romano y mercado semanal desde tiempos de los Reyes Católicos, en el Mercado Chico, una plaza rodeada de soportales, encontramos el Ayuntamiento. Fue proyectado por el arquitecto Vázquez de Zúñiga y destaca por su fachada de granito, la elegante escalera interior y el retrato de Santa Teresa de cuerpo entero. Enfrente se halla la iglesia de San Juan, entre cuyos muros fue bautizada la santa en 1515.

Palacio de los Velada y palacio de Valderrábanos
Del primero de estos edificios no podemos perdernos su característica torre esquinada sin almenas. En el palacio de Valderrábanos, cuyo propietario fue Gonzalo Dávila, maestresala de los Reyes Católicos, llamará nuestra atención la fachada que muestra el escudo familiar. Ambos edificios han sido rehabilitados como hoteles.

Los Cuatro Postes

La Catedral del Salvador, un monumento que te sorprenderá por su aspecto de fortaleza militar, es sólo uno de los atractivos que nos esperan en esta ruta. Descubriremos en nuestro camino encantadoras ermitas y mansiones centenarias hasta llegar a los Cuatro Postes, otro de los símbolos de Ávila.

Catedral del Salvador
Este templo gótico es una de las catedrales más antiguas de España, ya que se inició a comienzos del siglo XII. El famoso poeta García Lorca dijo de ella que era “formidable en su negrura sangrienta”. La cabecera se construyó integrada en la propia muralla, gracias a la torre “cimorro”, una de sus señas de identidad. En su interior, no podemos perdernos el retablo mayor (adornado con pinturas de Pedro Berruguete), la imponente sillería del coro y la girola, donde se encuentra la obra cumbre de Vasco de la Zarza, el sepulcro de El Tostado. También es recomendable la visita al museo catedralicio. Palacio de los Verdugo y palacio de los Águila
El palacio de los Verdugo es una bella obra del siglo XVI. Por su parte, el palacio de los Águila, construido por don Rodrigo del Águila, caballero de Santiago y corregidor de Madrid, es hoy un espacio adscrito al Museo del Prado. Capilla de Mosén Rubí
Esta capilla está relacionada con el linaje de los Bracamonte, nobles franceses que llegaron a Castilla en tiempos de Juan II. Por voluntad de una de sus descendientes, se fundó en 1512 una obra conjunta de hospital y capilla. En 1872 comenzaron a residir en ella monjas dominicas. Palacio de Piedras Albas
Adosado a las murallas, el Parador de Turismo ocupa este palacio del siglo XVI, en cuyo jardín podemos encontrar muestras de varias piezas arqueológicas. Ermita de San Martín
Por la puerta del Arco del Mariscal abandonamos el recinto amurallado para llegar a la ermita de San Martín, declarada monumento histórico-artístico en 1983. Posee una torre mudéjar que seguro nos gusta. Monasterio de la Encarnación
Seguimos por el castizo barrio de Ajates hasta este edificio que nos ayudará a conocer un poco mejor la figura de Santa Teresa. En el interior resalta la celda de la santa, decorada con algunos elementos de cocina rescatados en la restauración realizada en 1968. El museo que alberga recrea un recorrido histórico por la reforma de la orden del Carmelo y varios recuerdos personales de esta figura histórica. Ermita de Santa María de la Cabeza
En un principio estuvo dedicada a San Bartolomé. El primitivo edificio del siglo XII se ha reformado varias veces, cambiando incluso de nombre al instalarse una imagen de nuestra Señora de la Cabeza. Ermita de San Segundo
Este edificio románico fue declarado Monumento Nacional en 1923. En el interior alberga una escultura en alabastro del citado santo, primer obispo de Ávila, tallada por Juan de Juni. Cuatro Postes
Acabamos en los emblemáticos Cuatro Postes, un humilladero surgido en la Edad Media. La estructura actual es del siglo XVI y se cuenta que allí fueron sorprendidos la joven Teresa y su hermano Rodrigo cuando pretendían fugarse para buscar el martirio en tierras árabes. Desde este lugar puedes obtener la mejor vista de Ávila.
 

Cerrar



Recorrido


Imprescindibles